Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/26/1996 12:00:00 AM

SOLTANDO LOS PERROS

El gobierno norteamericano ha amenazado con jugarse dos cartas en el Congreso que con frecuencia ha esgrimido pero nunca ha mostrado.

SOLTANDO LOS PERROS SOLTANDO LOS PERROS
La impresion que la nueva canciller María Emma Mejía causó en su visita a Estados Unidos la semana pasada, no pudo ser mejor. Pero no se puede decir lo mismo del resultado de sus gestiones. La primera en reconocer que aún falta mucho para aliviar las tensiones fue la misma Canciller. Pero si Mejía fue escéptica en sus declaraciones, los voceros del Departamento de Estado, no sólo fueron crudos, sino poco amistosos. Aseguraron que "simplemente por cambiar ministros de Relaciones Exteriores no se están cambiando los asuntos generales de nuestras relaciones bilaterales". Lo que indica que las relaciones entre los dos países todavía no han salido de la sala de cuidados intensivos es que Estados Unidos no ha modificado su posición. Prueba de ello es la andanada de sucesos en contra de Colombia que podrían desatarse esta semana en el país del Norte. Para empezar, el lunes se ventilará por primera vez en el Congreso estadounidense el caso nacional. El tema central del debate será el impacto del narcotráfico en Estados Unidos. Para esta audiencia el gobierno norteamericano ha amenazado con jugarse dos cartas que con frecuencia ha esgrimido pero nunca ha mostrado. La primera sería la intervención del ex director de la DEA en Colombia, Joe Toft. El mismo que en 1994, la víspera de su partida, le dijo a un noticiero de televisión que Colombia era una narcodemocracia, pues él tenía evidencia de esto. Aseguró que el tiempo le daría la razón. Los años no lo traicionaron y es por esto que su participación en este debate ha causado gran expectativa. Toft reveló la semana pasada haber sido quien le entregó los casetes a la campaña de Andrés Pastrana aclarando de una vez por todas lo que había sido la gran incógnita del proceso 8.000. Sus chivas, sin embargo, no se limitaron a dardos contra Ernesto Samper. También criticó a César Gaviria, a quien acusó de dar información errada sobre la Catedral y de negarse a denunciar el narcovideo en el cual un constituyente es filmado cuando recibía un soborno de un emisario de Pablo Escobar. La historia de Toft está trillada en Colombia pero presentada en el Senado de Estados Unidos ante el mundo, adquiere otra dimensión. Otro posible testigo en el Congreso, es la famosa María. La controvertida informante de la DEA, manifestó haber estado presente en la entrega de 400 millones de pesos por parte de la cúpula del cartel de Cali al entonces precandidato presidencial Ernesto Samper en 1990. Supuestamente el episodio tuvo lugar en un apartamento localizado en un sector exclusivo de la ciudad de Cali. Esta historia nunca tuvo mayor credibilidad en Colombia donde se ha puesto en duda incluso la existencia de María. Si aparece ante el Senado con cara y voz, no es seguro que su historia convenza, pero por lo menos dejará claro que existe. Nadie sabe en realidad si Toft o María van a presentarse en el Senado. El senador Jesse Helms con frecuencia incurre en la táctica de anunciar testigos que en el momento de la verdad no aparecen. En todo caso, el nombre de Toft figura en la agenda oficial de la Comisión. El trasfondo de todo esto es que Estados Unidos está ambientando una ofensiva contra el país. Por eso mismo la semana pasada le solicitaron a la Fiscalía volver a revivir la extradición. No se trata de una solicitud seria pues la decisión no es de la órbita de esa entidad si no del gobierno central. Estados Unidos es consciente de esto y sin embargo eleva esta solicitud para dar la impresión de que fue Colombia la que le cerró las puertas a lo que ellos consideran una colaboración eficaz. Como la extradición no es políticamente viable, la solicitud no es más que una justificación para una acción posterior. Algo van a hacer pero nadie sabe qué.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com