Home

Nación

Artículo

Gustavo Petro Ganador del Pacto por Colombia, celebra su victoria
Gustavo Petro Ganador del Pacto por Colombia, celebra su victoria - Foto: ESTEBAN VEGA LA ROTTA

entrevista

“Son de la yihad petrista, Petro es Dios, no se equivoca, es intocable, no es humano”: Gilberto Tobón se sincera sobre el presidente de la República y su círculo más cercano

En diálogo con SEMANA, el aspirante a la Alcaldía de Medellín revela detalles de sus conversaciones con el expresidente Uribe. Sobre el Pacto Histórico, no deja títere con cabeza.

Gilberto Tobón se despachó con toda en su entrevista con SEMANA. El aspirante a la Alcaldía de Medellín habló de lo que piensa del Gobierno de Gustavo Petro, de su familia y de sus seguidores.

“En la lucha, en el ejercicio de la política, muy matoneado en redes sociales porque hay mucho fanatismo político. Medellín, además, está capturada por un sistema de propaganda de odio que ha fomentado el alcalde, Daniel Quintero, a través de sus bodegas. Tiene tuiteros que él paga y para eso ha conseguido bastante plata”, aseguró sobre las constantes críticas que recibe.

Y agregó que nunca le han perdonado haberse reunido con el líder del Centro Democrático. “Me reuní con Álvaro Uribe cordialmente para hablar de Medellín y eso fue casi un crimen. Como ellos son de la yihad petrista, Petro es Dios, no se equivoca, es intocable, no es humano. Yo no creo en eso. Él es un ser humano común y corriente, tiene cualidades y defectos”, dijo.

Sobre el Gobierno, también habló. “Es más, los santistas están mandando en el Gobierno de Petro y Uribe es el demonio. ¿Qué es ese fanatismo y ridiculez? Entonces, ¿la paz total es una mentira de Petro?”, dijo.

“A mí no me decepcionó Petro, no he sido un petrista entusiasmado. Decepcionado de Petro debe estar Gustavo Bolívar, a quien respeto mucho, porque el presidente le metió el caballo de Troya de Roy Barreras para la presidencia del Senado. Petro no va a ayudar a Bolívar. Por eso, en parte, se puede ir del Congreso, además con razón. Él es un hombre que perdió demasiado dinero por estar al lado de Petro. A Bolívar lo defiendo. De Petro no espero milagros. Creo que hay que hacer reformas”, dijo.

Tobón hizo declaraciones muy duras también respecto a la primera dama, Verónica Alcocer. “Tremendo. Es una mujer ambiciosa y astuta. Tiene mucho poder y va a tener más. Me da la impresión de que Petro no es capaz de enfrentarla. Ella tiene más poder de lo que la gente cree. Esa es la sensación que tengo”, dijo. Aseguró que Alcocer “le resta” a Petro.

Lea la entrevista completa

SEMANA: En los últimos días, su nombre ha estado en medio de la controversia. ¿Cómo se encuentra?

Gilberto Tobón (G. T.): Bien. En la lucha, en el ejercicio de la política, muy matoneado en redes sociales porque hay mucho fanatismo político. Medellín, además, está capturada por un sistema de propaganda de odio que ha fomentado el alcalde, Daniel Quintero, a través de sus bodegas. Tiene tuiteros que él paga y para eso ha conseguido bastante plata. Me reuní con Álvaro Uribe cordialmente para hablar de Medellín y eso fue casi un crimen. Como ellos son de la yihad petrista, Petro es Dios, no se equivoca, es intocable, no es humano. Yo no creo en eso. Él es un ser humano común y corriente, tiene cualidades y defectos.

SEMANA: ¿Se arrepiente de la reunión con Uribe?

G. T.: Jamás. Soy un hombre que digo lo que pienso y pienso lo que digo. No me arrepiento. ¿Me voy a poner a pedirles permiso a los fanáticos de izquierda?

SEMANA: ¿Fue fácil encontrarse con Uribe? Usted ha sido un fuerte crítico del expresidente.

G. T.: Fui crítico duro, pero principalmente de Iván Duque. Yo le dije de frente a Uribe que él había sido desafortunado en dos ocasiones: en una, porque había promovido a un hombre falso e hipócrita como Juan Manuel Santos. Y, en la otra, a un bobo orgulloso que no tenía idea de administrar lo público. Uribe es un hombre ponderado, no me hizo mayor comentario sobre eso, pero se lo dije. Me sentí tranquilo, no me sentí intimidado. Hubo cordialidad.

SEMANA: Usted dijo que el expresidente Uribe no ordenó los falsos positivos y lo cuestionaron.

G. T.: Se necesita ser muy ingenuo para creer que él reunió a los generales y les dijo: “Mátenme civiles”. Así no se gana una guerra. Uribe no es una persona tonta. ¿Qué fue lo que pasó? El Ejército no fue muy combatiente de la guerrilla durante 50 años. Entonces, Uribe, cuando llegó al Gobierno, se puso un sombrero y un poncho y sacó a los soldados de los cuarteles a combatir porque los encontró jugando escondidijos. Él tuvo que asumir el protagonismo de la guerra y para poderlo asumir tuvo que controlar al Ejército. “Señores generales, me tienen que informar todos los operativos contra la guerrilla”, les dijo. Eso causó que algunos suboficiales y oficiales cometieran atrocidades. Son los responsables y deben pagar, aunque Juan Manuel Santos les inventó en la JEP una pantomima de que si confiesan los manda a un kínder a dar clases sobre seguridad. Santos era el ministro de Defensa, tenía a su mando la tropa y a él los petristas le prenden velas. Es más, los santistas están mandando en el Gobierno de Petro y Uribe es el demonio. ¿Qué es ese fanatismo y ridiculez? Entonces, ¿la paz total es una mentira de Petro?

SEMANA: ¿El país ha sido desagradecido con Uribe?

G. T.: Sí. Me parece que ha sido objeto de una crítica extrema. Pudo haber cometido errores y los cometió: haber establecido la reelección no fue un buen mecanismo.

SEMANA: ¿Está hablando de Uribe para acercarse a la centroderecha y conquistar un voto uribista en su campaña para la Alcaldía de Medellín?

G. T.: Estoy buscando los votos de los medellinenses, no solamente de los uribistas. Lo que no estoy buscando son los votos que tiene amarrado con dinero Daniel Quintero. Él es muy amigo de Petro, y el presidente no dice nada. El alcalde ha hecho actos de corrupción gravísimos. Igual, no creo que Petro lo vaya a apoyar mucho porque el presidente es inteligente y astuto. El alcalde sueña con ser presidente. ¡Ave María, pues hombre! Es un sueño infantil.

SEMANA: Usted asegura que Uribe no fue el autor de los falsos positivos, pero no lo dijo cuando fue candidato al Senado por Fuerza Ciudadana, un movimiento de izquierda.

G. T.: El pasado ya pasó y el pasado no se puede alterar. El futuro es incierto, el hombre solamente tiene el presente. No me puedo devolver, pero lo que dije lo sostengo.

Gilberto Tobón dice que no tiene planeado un nuevo encuentro con Álvaro Uribe. - Foto: Semana

SEMANA: ¿Tiene planeado un nuevo encuentro con Uribe?

G. T.: No lo tengo planeado, pero, si él lo tiene planeado, con muchísimo gusto le salgo. ¿Cuál es el problema? Soy un hombre autónomo, tengo mi propia cabeza.

SEMANA: ¿Haría alianzas con el Centro Democrático para la Alcaldía de Medellín?

G. T.: Las alianzas no las haría yo, sino ellos. Estoy abierto a que me apoyen para cambiar lo que pasó en Medellín en estos cuatro años.

SEMANA: Es decir, si el Centro Democrático quiere aliarse con usted, ¿acepta?

G. T.: Sí. Si me lo dice el Partido Liberal, el Conservador, si me lo dice Germán Vargas Lleras, a quien le he dado muy duro, también.

SEMANA: ¿Lo decepcionó el petrismo? Lo han criticado muy fuertemente.

G. T.: No. Soy un hombre de 73 años y eso me da fortaleza para ser alcalde de Medellín. No quiero ser alcalde para salir de ministro o presidente. A mí no me decepcionó Petro, no he sido un petrista entusiasmado. Decepcionado de Petro debe estar Gustavo Bolívar, a quien respeto mucho, porque el presidente le metió el caballo de Troya de Roy Barreras para la presidencia del Senado. Petro no va a ayudar a Bolívar. Por eso, en parte, se puede ir del Congreso, además con razón. Él es un hombre que perdió demasiado dinero por estar al lado de Petro. A Bolívar lo defiendo. De Petro no espero milagros. Creo que hay que hacer reformas.

SEMANA: ¿Por qué el alcalde Daniel Quintero y su gente lo atacan con vehemencia?

G. T.: Porque me tienen miedo. Él me buscó a mí, fui con mi equipo, me propuso que participara en su candidatura a la Alcaldía y le dije que no.

SEMANA: ¿Pero ambos son progresistas y los unió el respaldo a Petro?

G. T.: Daniel Quintero, ese muchacho, no es progresista. Él es un vivo, que es muy distinto, por la forma como administra la ciudad y que es totalmente cuestionable. Es liso y mañoso. Lo digo por la forma como contrata, como les da contratos a los amigos, por la forma como maneja el dinero. Miren cómo tiene las Empresas Públicas. Él es un desastre. No es torpe, es muy astuto.

SEMANA: Diana Osorio, la primera dama, también lo ataca.

G. T.: Es codiciosa, llena de poder y sueña con ser la primera dama como Verónica Alcocer. Esa señora me tiene sin cuidado. Daniel Quintero buscó impulsar a su mujer con Petro, soñó hasta con la Vicepresidencia, pero Petro es muy astuto. Petro no tiene en el corazón a ese muchacho. Lo ha utilizado, pero qué lo va a poner de candidato presidencial. No creo. Al final buscó ubicar en el gabinete a su mujer, pero el presidente no le dio juego.

SEMANA: ¿Qué opina de Federico Gutiérrez?

G. T.: Es un hombre joven, inmaduro. Tiene un estilo de un muchacho light, mechudo, hizo una mala alcaldía, no hizo una sola obra. Es un vanidoso.

SEMANA: Es decir, ¿con él no haría una alianza política?

G. T.: Hago alianza con gente que tenga poder político, con liberales, conservadores, Cambio Radical. ¿Cuál es la fortaleza electoral de Fico?

SEMANA: Obtuvo más de 5 millones en la primera vuelta presidencial.

G. T.: Esos votos no eran de él. Eran de Uribe, del Partido Liberal, del Partido Conservador. Sé que es un candidato muy difícil de vencer, pero no ha dicho que se lanza. Si él se lanza, sacrifica su posible candidatura a la Presidencia para suceder a Petro.

SEMANA: ¿Fico sería un candidato fuerte para suceder a Petro en caso de que al Gobierno no le vaya bien?

G. T.: No. No lo veo como un candidato fuerte, sino como candidato. Es que es la feria de las vanidades. Si Petro administra regular y no hace las reformas, vuelve la derecha reforzada.

SEMANA: ¿Y haría una alianza con Sergio Fajardo?

G. T.: ¿Por qué no? He atacado mucho a Sergio, pero, si él y su equipo deciden apoyarme, claro.

SEMANA: ¿Aspirará por Fuerza Ciudadana, el movimiento de Carlos Caicedo?

G. T.: No necesariamente. Petro no quiere a Fuerza Ciudadana. El presidente no les ha cumplido en nada a ellos en tres meses. Les prometió el oro y el moro. Quería los votos. Al fin y al cabo, sacamos 450.000 votos. Yo, si me tengo que ir por firmas, me voy. Es lo más probable.

SEMANA: Pero Petro es cercano al gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, el principal líder de ese movimiento.

G. T.: ¡Hombre! Petro es un calculador total. El presidente tiene un cerco sanitario santista. Las malas lenguas dicen que Petro es el tercer mandato de Santos. Hay unos cinco ministros en las esferas de mando. Él no va a apoyar jamás a Caicedo. Yo le he dicho a Caicedo: ustedes van a tener que irse a la oposición porque Petro no ha hecho sino darles palo. ¿Amigo? Amigo el ratón del queso.

SEMANA: Gustavo Bolívar pidió que le quitaran el apoyo a usted. ¿Eso le dolió?

G. T.: No. Estimo mucho a Gustavo Bolívar, es el hombre más capaz que tiene el Pacto Histórico, honesto, trabajador, sacrificó su patrimonio por andar detrás de Petro, pero el presidente prefirió a Roy Barreras. ¿Y quién es Barreras? Marxista, seguidor del comediante Groucho Marx, quien decía: “Señoras y señores, estos son mis principios. Claro que si no les gustan, tengo otros”. Lo mismo que el tití Armando Benedetti, porque salta de palo en palo como un mono y nunca cae. Bolívar tiene razón en estar molesto con Petro.

SEMANA: ¿Cree que Petro fue desagradecido con Bolívar?

G. T.: Sí, creo eso. Lo soltó. El presidente prefiere a Roy Barreras, es mi impresión. Barreras tiene más poder que Bolívar en el Estado.

SEMANA: ¿Por qué cree que Santos está mandando en el Gobierno Petro?

G. T.: El ministro más importante es santista; el presidente del Senado, santista; Armando Benedetti, santista; el ministro de Educación, santista; Mauricio Lizcano, santista. Todos con poder.

SEMANA: Pero Santos en campaña dijo que él no respaldó de frente a Petro.

G. T.: ¿Y es que usted le cree a Santos? Por favor.

SEMANA: ¿Espera que el petrismo lo apoye en su candidatura a la Alcaldía de Medellín?

G. T.: No estoy esperando eso, pero Petro solo no pone alcalde de Medellín. Medellín es la capital mundial del antipetrismo.

SEMANA: Si tiene que decidir entre una alianza con el petrismo o el uribismo, ¿qué escoge?

G. T.: La pregunta es astuta, pero no me voy a comer la trampa. Yo tengo un programa, los que lo adhieran pueden apoyarme. Pueden ser goditos.

SEMANA: ¿Por qué quiere ser alcalde de Medellín?

G. T.: Porque la ciudad está en un total estado de desgobierno. Las calles están llenas de huecos, la movilidad está igual o peor que en Bogotá. Transitar diez kilómetros en la capital paisa puede tardar hasta hora y media cuando antes se hacía en diez minutos. Se han dedicado a abandonar las comunas y a gastarse el dinero en contratos cuestionables. Empresas Públicas está secuestrada literalmente por el alcalde.

SEMANA: ¿Cómo evalúa la gestión del presidente Petro hasta ahora?

G. T.: Ustedes acaban de revelar que, en materia de nombramientos en embajadas, ha seguido la misma política tradicional que criticó. Está haciendo cosas muy propias del santismo. No es echando discursos de medioambiente. Entonces, uno va a Naciones Unidas y se echa un discurso bien logrado, dice que el petróleo y el gas son un veneno y la matica de coca es una bendición de la naturaleza. ¿Qué cree que produjo eso en la DEA? Risa. Lo mantengo con un puntaje de 3, casi que lo bajo a 2,9, ahí raspadito.

SEMANA: ¿Y quiénes son los mejores ministros?

G. T.: Álvaro Leyva, muy inteligente; José Antonio Ocampo, muy preparado; y en parte el ministro Iván Velásquez, pero tiene que cambiar esa mirada que tiene como de loco. ¡Serénese, así asusta a la gente!

SEMANA: Pero Velásquez está con un bajo perfil mientras siguen asesinando a líderes sociales.

G. T.: Creo que Petro lo tiene para los más altos designios. Esperemos que se vaya uno que hay que reemplazar, que es muy inepto, y para allá va Velásquez: de fiscal general de la Nación.

SEMANA: ¿Y los más rajados?

G. T.: La ministra Irene Vélez, una muchacha muy agraciada, como decimos en Antioquia, pero es la mujer Davivienda: siempre está en el momento y en el lugar equivocados. El ministro de Transporte, Guillermo Reyes, me parece un hombre tenebroso, es hasta plagiario, es el típico burócrata.

SEMANA: ¿Y Francia Márquez?

G. T.: Es una mujer valiosa que salió de la nada. ¿Sabe por qué la puso Petro? Porque sacó 700.000 votos. Si no, no la pone (risas). No vaya a creer que Petro es seguidor de Francia. La tienen ninguneada. No le dan mucha presencia en el Gobierno.

SEMANA: ¿Cómo ve el papel de Verónica Alcocer?

G. T.: Tremendo. Es una mujer ambiciosa y astuta. Tiene mucho poder y va a tener más. Me da la impresión de que Petro no es capaz de enfrentarla. Ella tiene más poder de lo que la gente cree. Esa es la sensación que tengo.

SEMANA: ¿Ese papel de Verónica Alcocer le suma o le resta al presidente?

G. T.: Le resta y a mediano plazo.

SEMANA: Por último, ¿cree que Petro gobernará solo durante cuatro años?

G. T.: No se prolongará. Petro no tiene fuerza para prolongarse. Él no lo va a intentar.