nación

Tik tak: al cambio de Gustavo Petro aún le faltan cara y direccionales

Ayer el presidente proyectó cambio en todos sus anuncios. Sin embargo, sus diez compromisos de gobierno, que no dejaron a nadie sin dormir anoche, sí nos obligan a amanecer pensando mucho en el cómo y en el hacia dónde. Escuche a María Isabel Rueda.


A las 7:15 a. m. suena el segundo Tik Tak de hoy lunes 8 de agosto en SEMANA y suena por los lados de los anuncios de fondo del nuevo presidente de Colombia. El día de su posición hubo dos discursos, el de la Plaza de Bolívar y el que hizo entre los ministros entrantes, en el que el mensaje central fue clarísimo.

El tiempo es un bien escaso señores economistas, como quien dice, empiecen ya. Porque la luna de miel no dura. El presidente Petro sabe que la reformas que no se tramiten en el primer año de su gobierno tienen altas posibilidades de quedarse enredadas.

En salmuera, pero no por mucho, la tributaria que será presentada el día de hoy, la pensional, la laboral, la de salud y la educativa. Como quien dice, hay trabajito. Hoy muy probablemente, como digo, conoceremos concretamente los primeros detalles de la tributaria que tiene a muchos sectores del país con la respiración contenida. Aunque el presidente Petro aseguró ayer que no será confiscatoria.

El discurso del presidente electo fue moderado, medio tranquilizador, un poco genérico. Es decir, no dejó sin dormir a nadie de noche. Pero sí amanecemos todos pensando concretamente en los 10 compromisos que anunció ayer. Primero, la paz total con sus consecuencias, dudas, entre el procedimiento que se utilizará con el ELN y con los clanes de la droga invitados a acogerse, mediando unas conversaciones a una posible nueva legislación.

Segundo, la política de los cuidados, que quién sabe cuántos subsidios estatales comprometerá. Tercero, la igualdad de género, a cargo del ministerio de Francia Márquez. Cuarto, un acuerdo nacional para fijar la nueva ruta en Colombia. Porque a los 12 millones de Petro se le quedaron por fuera 11 millones y medio de colombianos. Quinto, un gobierno que promete escuchar y que caminara con los colombianos de todos los rincones. Es decir, un gobierno que gobernará con el pueblo.

Seis, recuperar la seguridad de las familias colombianas combatiendo el crimen de muchas maneras, en eso fue muy enfático Petro. No sobra ninguna manera de combatir el crimen. Siete, cero tolerancia con la corrupción, promesa muy fácil de hacer, pero muy difícil de cumplir. Ocho, la protección del medio ambiente, con la subsecuentes dudas que surgen sobre la posible parálisis de Ecopetrol. Nueve, el desarrollo del conocimiento y la tecnología. Aunque, curiosamente el único ministerio que faltaba por nombrar ayer era el de Ciencia y Tecnología y, diez, el cumplimiento de la Constitución, promete Petro.

Lo que falta por verse es como influirán los diálogos territoriales, que ya adelante el nuevo gobierno, con propósitos vinculantes, que significa nuevas leyes y probablemente nuevas reformas constitucionales. En resumen, cambios sí se respira, pero el país está esperando que coja cara y ponga direccionales.