video

Tik Tak: Centros Poblados, de tumbis en tumbis

No se sabe qué está resultando peor, si la manera en que la unión temporal Centros Poblados desapareció los 70 mil millones del anticipo para llevarles internet a remotas escuelitas, o el proceso para recuperarlos. Primero, entre la Fiscalía y el Ministerio hay una diferencia multimillonaria en la cifra del tumbis. Y los del tumbis le quieren embutir al Ministerio, como parte de la devolución, unos equipos que aparecen comprados antes de la licitación. Y no acaben de aterrarse, porque hay más. Escuche a María Isabel Rueda.


Suena el primer Tik Tak de este jueves 19 de mayo en SEMANA y suena por los lados del tumbe de la unión temporal Centros Poblados, con la conectividad en remotas poblaciones del país, léase escuelitas.

Porque no se sabe qué está resultando peor, si la pérdida de los 70 mil millones del anticipo o el proceso que ha seguido para recuperarlos. Las rarezas de todo lo que ha pasado entre una y otra etapa son de no creer.

Primero, los acusados, entre ellos el señor Emilio Tapia Aldana -que va de carrusel en carrusel-, se han defendido de devolver la totalidad de los 70 mil millones alegando que la mayor parte de este anticipo sí alcanzó a ser invertida en la compra de equipos del objeto del contrato. Según la Fiscalía, existen pruebas como facturas y testimonios para demostrarlo, razón por la cual, pues la propia Fiscalía está dispuesta a hacer un acuerdo con Tapia para que de los 70 mil millones solo devuelva 6.000 y pico.

Pero el MinTIC, que fue el ministerio que gestionó el contrato con Centros Poblados, no solo cree que los acusados deben pagar la totalidad del anticipo, sino además una multa de 30 mil millones por haberse hecho efectiva la cláusula penal del contrato, que es el castigo que tenía el contrato incluido por si se presentaba, como se presentó, su incumplimiento.

¿Y qué alegan a los abogados del Ministerio? Atérrense de su gravedad: que esas compras de equipos se hicieron antes -¡ojo!-, antes siquiera de la adjudicación del contrato. Es decir, sin existir todavía el contrato, porque la licitación aún no se había adjudicado, ya se habían comprado los equipos.

Esto mínimo indica que algo muy oscuro ocurrió en el proceso de adjudicación del contrato, como para que los que se iban a ganar la licitación se anticiparan sin contrato en mano a comprar los equipos que utilizarían en la ejecución del contrato. Y esos mismos equipos son los que ahora Centros Poblados quieren embutirle al Ministerio como parte de pago del anticipo.

Por eso, o para eso, la Fiscalía y el Ministerio están lejísimos en ponerse de acuerdo sobre cuánto deben devolver al fin los acusados; mientras la Fiscalía se contenta a cambio de ofrecerles a los señores una rebaja de la sentencia con que nos devuelvan 15 mil millones, el Ministerio pide todo el anticipo de 70 mil millones más 30 mil millones más de la multa, ¿cómo entender una diferencia tan monumental?

Hay argumentos jurídicos que incluso sugieren que parte del anticipo se usó para aceitar a las compañías que se prestaron para hacer la unión temporal, que finalmente fue la que licitó y ganó. Es decir, que con la plata del anticipo de un contrato se integró la unión temporal y eso para no hablar de las pólizas de cumplimiento falsificadas.

Es decir, por donde uno escuche en este asunto que se llama Centros Poblados sale porquería, y ojo, porque hoy se firma el segundo contrato, esta vez con la ETB y una compañía de nombre Skynet.