video

Tik Tak: el cohete de Roy Barreras

Sin que falten fuertes protestas internas, Roy Barreras recuperó su ímpetu en el petrismo, ahora como presidente del senado. Pero su caso no deja de ser un tejido de ironías. Escuche a María Isabel Rueda.


Suena el primer Tik Tak de hoy viernes 24 de junio en SEMANA y suena por los lados del inagotable senador Roy Barreras, que ha demostrado que en materia política tiene más vidas que un gato.

Porque de salir peleado con Germán Vargas de Cambio Radical hace años, pasó a compadre de Álvaro Uribe, luego a gladiador de Juan Manuel Santos y, ahora, a general de Gustavo Petro en el Congreso.

Lo irónico son varias cosas. La primera, que en su nuevo papel ha destapado las primeras grietas de importancia en el Pacto Histórico. María José Pizarro terminó acusada de mentirosa por el senador Alexander López, que le corrigió, de manera muy vehemente, la declaración en el sentido de que la elección de Barreras como presidente del Senado no fue, como dijo ella, ni democrática, ni concertada, ni dialogada. A Gustavo Bolívar, de la entraña del petrismo, también le cayó esa elección como una patada.

Otra ironía es que, por lo menos en fachada, Barreras tuvo que retirarse durante la última semana de campaña por cuenta de su papel en los petrovideos. Hoy maneja las mayorías propetristas en el Congreso.

Y una tercera ironía es que los petristas que no quieren ver a Roy en la presidencia del Senado no tuvieron ninguna objeción en que se vinculara a la campaña y hasta llegara, en un momento dado, a sonar como posible vicepresidente de Petro, antes de que apareciera en el firmamento la opción de Francia Márquez.

En fin. Roy es un tejido de ironías. Pero nada que hacer, tiene conocidísimas habilidades como conciliador, además se sabe el Congreso de Pe a Pa, de la A a la Z y a la clase política la conoce de cabo a rabo. Y ni hablar del detalle con el que sabe del Estado. Él sabe dónde hay para repartir y qué es lo que hay que repartir.

Le ayuda además que no es político de profesión, sino de vocación, su verdadero oficio fue durante muchos años la medicina. Sin duda alguna es un hombre inteligentísimo, que sabrá manejarle divinamente a Petro las intimidades de las rutas parlamentarias para que sus proyectos no simplemente pasen, sino que vuelen como cohetes.