video

Tik Tak: el destape del Iván Duque íntimo

Este fin de semana hubo cosecha de entrevistas del presidente saliente. Pero solo en SEMANA llegó a destapar sus intimidades. Habló del amor por su esposa y la ridícula crítica a su famosa chaqueta celeste; habló de la amistad y camaradería con su hermano y de la injusta manera en que una persona intentó aprovecharse de la ingenuidad y generosidad de su madre. Escuche a María Isabel Rueda.


Suena el primer Tik Tak de hoy lunes, primero de agosto en SEMANA y suena por los lados de las abundantes entrevistas, cada una en su estilo, desde luego, que el presidente Duque resolvió dar este fin de semana a diferentes medios como despedida de su última semana de mandato.

Todas tienen el común denominador, como es lógico, de que resume una defensa de su mandato, el haber logrado la reactivación económica en medio de una pandemia, un huracán, la presión inflacionaria mundial y la amenaza de una recesión en Estados Unidos.

Con todo, Colombia crecerá 6, %, le dice al diario El Tiempo, pero también se atreve a advertirle al próximo gobierno que no desbarate el sistema de salud, que ese sistema de aseguramiento funciona; sobre la paz total, pide prevenir que la entrega de personas de los clanes se vaya a convertir en un fenómeno de sustitución de franquicias y que, por el contrario, lo que tiene que haber es un sometimiento pleno a las normas, pero ofrecerles a los narcos una rebaja de penas se puede interpretar como una patente de corso para vengarse de la fuerza pública, como efectivamente se está haciendo, porque se cotiza con el plan pistola para negociar con el Estado.

Pero es quizá SEMANA la que logre romperle la coraza y el corazón y lo pone a hablar de temas personales e íntimos, como los ataques de los que han sido víctimas su esposa, su madre y su hermano. De difíciles calificó los ataques contra su esposa, dice que María Juliana es el amor de su vida y que con el cuento de la moza de Duque afectaron a colaboradores honestos como María Paula Correa.

Contra su hermano, que ha sido su compañero, su confidente y su amigo, pues lo defiende diciendo que no participó jamás en reuniones oficiales, mientras según el presidente Duque, aquí se han vivido presidentes que han tenido hijos de secretarios privados y cuñados en cargos públicos, y familias repartidas por toda la estructura de poder.

También se refiere a las críticas feroces y por un traje de la primera dama que Duque califica como una crítica ridícula y que fue algo que ambos tomaron con humor. Finalmente, sobre los ataques a su madre, dice que una persona evidentemente utilizó de manera indebida su nombre, cuando Juliana Márquez es reconocida por su desinterés, su generosidad y su preocupación que se hizo más patente en la pandemia, cuando -y eso es absolutamente verdad- se dedicó a repartir discretamente donaciones de alimentos en varios rincones del país.

Será lo único que a corto y mediano plazo escuchemos de Iván Duque, porque a partir del domingo entrante, él advierte silenciarse por respeto con el nuevo gobierno, y el país entrará en modo Petro, que llega acompañado de ‘cipote maletada de sorpresas’, de manera que agarrémonos de la silla.