video

Tik Tak: lo que va de sometimiento a acogimiento

María Isabel Rueda analiza los anuncios del gobierno entrante sobre su propuesta de paz total.


Suena el segundo Tik Tak de hoy jueves 4 de agosto en SEMANA y suena por los lados de las pistas que nos están llegando, poquito a poco, sobre la autopista de lo que se conoce ya con el nombre de paz total.

Porque ayer, el canciller electo, Álvaro Leyva, lo dijo clarito, aumentando las preocupaciones sobre el tema. Que esto de la invitación a las bandas criminales no será un sometimiento, sino un acogimiento, término que incluso resaltó, figuró, en el acuerdo de La Habana.

La diferencia, según explica, es que el sometimiento consiste en entregarse a la justicia bajo las normas penales vigentes, sin ningún beneficio. En cambio, el acogimiento implica acogerse a otras reglas de juego que imponga el Estado y que pueden incluir beneficios penales, incluidas unas penas más blanditas y más corticas.

Es decir, justicia restaurativa; o sea, más JEP para los que en este momento están matando policías, amenazando con paros armados y paralizando el transporte de Cali. Pero, además, inundando de coca al mundo entero.

Pasar de sometimiento a acogimiento no es solo una diferencia semántica, sino que media la diferencia que va entre pagar una pena de 30 o más años, a una de máximo ocho, a cambio de unas acciones restaurativas.

Son cerca de 28 los grupos que podrían estar interesados en acogerse, en lugar de someterse. Incluidas las disidencias de las Farc, encabezadas por el resucitado, Iván Mordisco, a quien se da por muerto. Lo mismo que, Iván Márquez, a quien también se llegó a dar por muerto, pero, que apareció medio muerto en una clínica de Caracas.

Se queda uno pensando si los del partido, los Comunes, a su vez, no estarán pensando en que tendría que haber habido una diferencia entre los que firmaron el acuerdo de La Habana y lo han venido cumpliendo, con los que no lo firmaron, o sí lo firmaron, pero después pusieron conejo. A saber, terminará dando lo mismo haber pactado la paz que haber continuado en la guerra.

El gobierno todavía no arranca cuando ya están planteadas todas estas dudas. De aquí a que aterricemos el concepto de paz total, es más probable que aparezca el asesino de Jorge Eliécer Gaitán, o que se demuestre que Lee Harvey Oswald no fue el que disparó contra el presidente John F. Kennedy.