Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/29/1999 12:00:00 AM

TIRO AL BLANCO

Tras la certificación de la semana pasada, el gobierno norteamericano planea una nueva <BR>estrategia para Colombia.

TIRO AL BLANCO, Sección Nación, edición 878, Mar 29 1999 TIRO AL BLANCO
Desde que el presidente Bill Clinton recibió a Andrés Pastrana en visita de Estado a
Washington estaba cantada la certificación plena a Colombia que se anunció el viernes de la semana
pasada. Incluso la tan cacareada certificación de derechos humanos resultó ser bastante más moderada con
el gobierno colombiano que la del año pasado. No hubo acusaciones directas a brigadas militares ni de
violación a la libertad de prensa por parte del gobierno como en febrero del 98. Pero detrás de este cambio de
actitud con Pastrana y su equipo se esconde una gran preocupación por lo que pasa en Colombia. Así se
evidenció el 19 de enero pasado cuando la secretaria de Estado, Madeleine Albright, anunció los nombres de
los cuatro países que Más 'preocupan' a los Estados Unidos: Nigeria, Indonesia, Ucrania y Colombia. Y
les preocupan porque en ninguno de ellos es fácilmente predecible lo que va a suceder. Pero a pesar de la
confusión y la expectativa sobre lo que pueda pasar en Colombia, todos están de acuerdo en qué hacer al
respecto: esperar. Las 'guías de prensa' que distribuyen los funcionarios del gobierno piden hacer toda clase
de declaraciones de apoyo al proceso de paz, pero enfatizando en que "el problema es colombiano y debe ser
solucionado por colombianos". Y el entusiasmo que comparten de labios para afuera con el proceso de paz
va acompañado de un profundo escepticismo por dentro, aun entre los más optimistas. Mientras tanto los
norteamericanos se están preparando para lo peor. Por un lado, están fuertemente comprometidos en
rescatar al Ejército colombiano de su postración. Y los dos hombres en que confían para esta labor son el
ministro Rodrigo Lloreda y el general Fernando Tapias. Los gringos han fomentado la creación de un
batallón especial con 1.000 soldados colombianos profesionales, que recibirá toda la ayuda antinarcóticos,
para limitar cualquier acusación a violación de derechos humanos. Ya están siendo entrenados por más de 50
soldados de las fuerzas especiales del ejército norteamericano y a mediados del año llegarán al menos 100
más. La ayuda militar es estrictamente antinarcóticos, pero como dijo a SEMANA un alto funcionario del
Pentágono, "si los guerrilleros interfieren en la labor de erradicación, se convertirán en blancos legítimos".
Los estadounidenses aseguran que las Farc ya no solamente prestan seguridad a los cultivos, sino que
procesan y transportan la droga.En materia de derechos humanos los norteamericanos han decidido irse
lanza en ristre contra el paramilitarismo. El reciente secuestro de defensores de derechos humanos por parte
de Carlos Castaño los puso en la mira de Estados Unidos, y las autoridades de ese país piensan prestar
especial colaboración judicial a jueces y fiscales colombianos para enjuiciarlos.El tercer frente, al menos
por tradición el más importante, es el de antinarcóticos. Y actualmente en las diferentes agencias hay
un debate interno sobre las bondades de la fumigación aérea. Esto a raíz de que los cultivos ilícitos
aumentaron en un 28 por ciento el año pasado, a pesar de que el gobierno colombiano cumplió todas las
metas de erradicación. Quienes se oponen a seguir fumigando piensan que el costo social, político y material
es demasiado alto, sin contar el peligro que corren los hombres y las aeronaves en esta labor. Sus
defensores alegan que en el Guaviare, donde se hizo fumigación extensiva, los cultivos disminuyeron en un
10 por ciento. El aumento sustancial fue en Caquetá y Putumayo, donde no se fumigó. Especialmente
en Putumayo, donde los norteamericanos sospechan que ha sido introducida una variedad peruana de
mata de coca de alto rendimiento. Pero a pesar de las discusiones lo más probable es que continúen
las fumigaciones sin mayor éxito. Por eso los norteamericanos tienen guardado un as bajo la manga. Se trata
de seguir los pasos del Perú, montando una gran ofensiva contra las aeronaves que transportan la pasta y la
base de coca desde pistas clandestinas en las zonas de producción hacia los laboratorios, y de éstos hacia
el exterior. Según los organismos de inteligencia norteamericanos, lo que realmente ha dado resultado en el
Perú, que no permite la fumigación aérea, es un estricto control de los vuelos clandestinos. Pilotos de la
fuerza aérea peruana derriban todo avión no identificado, a tal punto que se volvió enormemente peligroso para
los narcotraficantes el hacer estos vuelos. Al haber pocos compradores en las zonas de producción, los
precios se desplomaron y los campesinos abandonaron los cultivos ilícitos, acogiéndose a programas de
desarrollo alternativo. El área cultivada se redujo en un 70 por ciento en los últimos cinco años en
Perú.Funcionarios del Departamento de Estado confirmaron que Estados Unidos está resuelto a repetir este
esquema en Colombia. Para ello los norteamericanos piensan proveer a la Fuerza Aérea Colombiana con
cazas interceptores A-37, especialmente diseñados para derribar aviones pequeños. Sin embargo hay un
problema. Como estos aviones tienen una autonomía de vuelo limitada, es necesario construir pistas
especiales a lo largo y ancho del país. Aunque ya hay varias de ellas, casi todas deben ser alargadas para
que los A-37 puedan operar. A todo esto ha habido un contratiempo adicional. El fenómeno de 'La Niña' ha
hecho imposible realizar la obra civil de extensión de las pistas, toda vez que el concreto necesita tiempo
seco para fundirse apropiadamente. Se espera que la infraestructura física esté lista hacia finales del año y
que la red de interceptores esté operando en su totalidad a lo largo y ancho del país a comienzos de
2000.Entretanto los norteamericanos monitorean sigilosamente el comportamiento de las Farc, no sólo frente
al proceso de paz sino a la labor antinarcóticos. Contrario a lo que se ha dicho, los satélites han mostrado
que no ha habido ningún incremento masivo en los cultivos ilícitos en la zona de despeje, lo cual ha sido
interpretado como un gesto de buena voluntad por parte de las Farc de no hacer mal uso del proceso de paz.
Mientras tanto siguen esperando, con preocupación, para ver la evolución de los acontecimientos durante un
año que consideran será fundamental para Colombia en todos sus frentes. nLos 4 países que más procupan a
Estados Unidos son Nigeria, Indonesia, Ucrania y Colombia

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com