Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/5/1982 12:00:00 AM

"TODOS SOMOS CULPABLES"

ENTREVISTA: HERNANDO SANTOS CASTILLO

"TODOS SOMOS CULPABLES" "TODOS SOMOS CULPABLES"
SEMANA. "El Tiempo" tuvo siempre mucha influencia en la política liberal. Ahora no. Con esta, lleva tres derrotas. Apoyó a Lleras Restrepo, apoyó a Barco y ahora a López. ¿Cómo lo explica?
HERNANDO SANTOS. Soy modesto:
yo no tengo la influencia del doctor Santos. El jefe de redacción no es Alberto Lleras, ni los redactores Jaime Barrera Parra, Hernando Téllez o Jorge Zalamea. El periódico, cuando se fundó se propuso llevar al partido liberal al poder; luego, mantenerlo y elegir presidente a Eduardo Santos. Con semejantes finalidades, tenia que jugar un papel político importante. Yo sólo soy periodista. No tengo ambiciones presidenciales. Enrique tampoco. Espero que mis hijos no las tengan. Ni mis nietos.
S. En torno a la caida del partido liberal, se ventila un juicio de responsabilidades. ¿De quien es la culpa, según ustedes?
H.S. Como en "Fuente ovejuna": "todos a una". Todos somos culpables. Quizás la única persona que no lleva velas en este entierro es Barco. O las lleva muy pequeñas. Desda la llegada de Turbay al poder, decidimos achacarle al liberalismo todos los pecados: el clientelismo era liberal, la deshonestidad también, el fraude, las guerrillas... Y los conservadores, que tenían medio gobierno, no eran responsables de nada. Bueno, todo eso tuvo su influencia en el resultado electoral.
S. Ustedes fueron toda la vida oficialistas. Pespetaron el resultado de las convenciones estatutarias. ¿Por qué esperaron hasta última hora para apoyar a López? ¿No influyó ese hecho en la caida del partido?
H.S. No creo. Garcia Márquez, cuando nos insultó, dijo una cosa muy cierta: que siempre apoyábamos candidatos que no nos gustaban. El último candidato, con todo respeto, no era el de nuestra preferencia. Sabiamos que tal como andaban las cosas, no ibamos a ganar. Esperamos. Abrimos un compás de espera para ver si surgía una fórmula de unión. Propusimos algunas que no gustaron a nadie. Después de diversos lapsos de espera, acogimos, quizás con demora, la decisión de la Convención.
S. ¿Cuál seria la causa principal de la derrota?
H.S. Hay un hecho innegable: existe en el país un clima contra la reelección. Contra eso, no pudo el prestigio de Lleras Restrepo, ni la extraordinaria batalla librada por López, recorriendo el país, metiéndose en todos los pueblos, en medio de un calor infernal... No, el país no quiere conjugar el verbo reelegir. Lo sabe ahora el doctor Turbay y lo sabe el doctor Pastrana.
S. ¿Qué sigue ahora? ¿Cuál va a ser la política del periódico?
H.S. No vamos a revivir querellas antiguas entre el doctor Lleras y el doctor López, ni entre Santofimio y Galán. Yo pondré "El Tiempo" al servicio de la unión liberal .
S. Parece dificil lograrla.
H.S. Dificíl, sí, porque la división de ahora es pequeña frente a la que se viene en el 86. La de hoy fue en proporción de cuatro a uno. La que viene puede ser de tres a tres.
S. ¿Está pensando en Santofimio y Galán?
H.S. Y puede haber un tercer candidato liberal.
S.¿Así es de pesimista? ¿No hay fórmulas de unión?
H.S. Si encuentro fórmulas, las propondré. Pero yo no soy un genio. El partido tiene gente que puede proponer fórmulas magnificas.
S. ¿Usted piensa que "El Tiempo"' debe apoyar a Betancur?
H.S. Personalmente (y no como director de "El Tiempo"), pienso que no podemos ir en contra de lo que decidieron tres millones de colombianos. Una de las cosas significativas de esta elección es que un candidato abiertamenté liberal se enfrentó a un candidato que se llamó nacional, cosa esta que tuvo mucha influencia. El Frente Nacional caló mucho en la mentalidad colombiana .
S. ¿No cree que hay dos corrientes antagónicas entre los conservadores?
H.S. Creo que en este primer cuatrienio ellos apenas están debutando. Ante la posibilidad de mantenerse en el poder (cuatro años son muy poco y el ponqué oficial es muy grande) permanecerán unidos.
S. Y los liberales no...
H.S. Y los liberales no. La derrota nunca aguza la inteligencia de los derrotados.
S. ¿Entonces?
H.S. Yo creo que el doctor Alvaro Gómez tiene muchas posibilidades de ser el sucesor del presidente Betancur.
S. Inquietante pronóstico, desde el punto de vista liberal.
H.S. ¿Por qué? Alvaro Gómez es uno de los colombianos mejor preparados. También a él lo civilizó el Frente Nacional. Como jefe conservador en los gobiernos liberales no hay queja contra él. Seguramente él va a buscar una posición administrativa. Las suyas son ambiciones justas, y a mi no me asustan porque yo también me civilicé. Desgraciadamente.
S. Y Galán, ¿qué?
H.S. Afronta una situación muy dificil.
El no desea colaborar, pero muy probablemente el doctor Lleras Restrepo y sus amigos, si. Si no maneja esta situación, todo lo suyo puede desvanecerse en el aire.
S. ¿No le parece que desde el punto de vista liberal, usted está trazando un panorama sombrio?
H.S. Ustedes me recuerdan a tres sobrinos que tengo en Paris: todo lo que no sea de color rojo encendido les parece catastrófico.
S. ¿Quiénes son esos sobrinos?
H.S. En orden de parentesco, son Enrique Santos Calderón, Plinio Apuleyo Mendoza y Gabriél Garcia Márquez.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.