Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/2/1996 12:00:00 AM

UN POLICIA EN APUROS

La Fiscalía descubrió cinco cheques girados por Elizabeth Montoya al coronel Germán Osorio cuando éste se desempeñaba como edecán del Presidente.

UN POLICIA EN APUROS UN POLICIA EN APUROS
El pasado 15 de julio, tres días después de su accidentado regreso de Roma, el coronel de la Policía Germán Osorio desconcertó a los fiscales que lo interrogaron. Durante las tres horas que duró su declaración, el antiguo edecán del Presidente dio muestras de estar muy bien preparado para enfrentar el intenso interrogatorio a que fue sometido. Sin titubear y con una notable seguridad, Osorio respondió las inquietudes de los fiscales que buscan a los responsables del asesinato de Elizabeth Montoya de Sarria, ocurrido a comienzos de febrero pasado. Después de su cita en la Fiscalía, Osorio creyó que su futuro estaba despejado y así se lo hizo saber a algunos amigos, a quienes les habría dicho que los investigadores solo tenían indicios circunstanciales en su contra en el proceso de la 'Monita retrechera'. Al oficial no le generaba ninguna preocupación el hecho de que su nombre estuviera vinculado a otros dos expedientes: el de los ministros Horacio Serpa, Juan Manuel Turbay y Rodrigo Pardo y en una indagación preliminar abierta en su contra por el presunto delito de enriquecimiento ilícito.Fue justamente en la pesquisa sobre el supuesto incremento patrimonial donde Osorio empezó a tambalear. SEMANA estableció que hasta el martes de la semana pasada los fiscales no habían logrado consolidar pruebas sólidas que demostraran que Osorio se había enriquecido ilícitamente. Las pesquisas adelantadas en Bogotá, Cartagena y Sasaima, donde Osorio posee propiedades, no habían arrojado resultados muy emocionantes. Sin embargo las cosas cambiaron cuando expertos en asuntos financieros de la Fiscalía terminaron un primer análisis de las cuentas bancarias de Elizabeth Montoya y su esposo, Jesús Amado Sarria.SEMANA estableció que los investigadores descubrieron que en el período agosto- diciembre de 1994, cuando Osorio se desempeñaba como edecán del presidente Ernesto Samper, los esposos Sarria le giraron al oficial al menos cinco cheques por una suma cercana a los 19 millones de pesos. La Fiscalía estableció que cuatro de esos cheques fueron girados directamente por Elizabeth Montoya a nombre del oficial de la Policía.Los títulos valores habrían sido girados contra una cuenta que la señora de Sarria tenía en la zona industrial de Bogotá. Fue con base en el hallazgo de los cheques que el jueves pasado la Fiscalía tomó la sorpresiva decisión de ordenar la captura del coronel Osorio, quien de inmediato fue recluido en los calabozos de la Dijin, al sur de la ciudad.Pero si en el proceso por enriquecimiento ilícito Osorio va a tener que dar muchas explicaciones, su situación en el tema de la muerte de Elizabeth Montoya empieza a complicarse poco a poco.Así, en los últimos días los fiscales han logrado desbaratar la estrategia de Osorio consistente en minimizar la realidad de su relación personal con los Sarria. En tal sentido, para la Fiscalía ha sido fundamental la colaboración que ha prestado el ex piloto Luis Fernando Farfán, quien asegura haber sido testigo de excepción de numerosos encuentros entre Osorio, Elizabeth Montoya y Jesús Amado Sarria. De acuerdo con la versión entregada por Farfán en la Fiscalía a partir de 1991 el coronel Osorio y los Sarria se reunieron en el hotel Marazul de San Andrés; en el barrio Ciudad Jardín de Cali; en el criadero Lady Di, en Tocotá, Valle del Cauca, y en un apartamento del norte de Bogotá. Según el ex piloto, en esas charlas no se notaba ningún tipo de jerarquía, sino que por el contrario era evidente un alto grado de amistad entre esas tres personas.Pero quizá lo que más les llamó la atención a los investigadores de la Fiscalía, fue el relato de un episodio presenciado por Farfán en los últimos días de noviembre de 1995, en la residencia de Jesús Sarria en Bogotá. Según el ex piloto, Sarria recibió una llamada en su teléfono celular y después de dialogar un rato con su interlocutor perdió los estribos y empezó a gritar. Cuando colgó, descontrolado, le dijo a uno de sus hombres que fuera a buscar al 'Flaco' porque según él se le estaba escondiendo. Además le dio instrucciones a su empleado para que le dijera a1 'Flaco' que le tenía que responder por lo que le pasara. Según Farfán, ese era el apodo que en la organización de Sarria le tenían a Osorio. Lo que ha llamado la curiosidad de la Fiscalía es que dos semanas después de este episodio, es decir, el 13 de diciembre, se produjo la captura de Sarria. Al mismo tiempo los investigadores tratan de establecer si existe alguna relación entre la captura de Sarria y las cinco llamadas telefónicas que éste le hizo al coronel Osorio entre el 17 de noviembre y el 11 de diciembre del año pasado.En otro aparte de su declaración, Farfán le dijo a la Fiscalía que no le cabía duda de que Osorio conocía las vinculaciones de los Sarria con el narcotráfico porque era muy evidente el derroche de dinero, especialmente en Elizabeth Montoya, quien no ahorraba esfuerzos para hacer ostentaciones de su riqueza.Así, con el hallazgo de los cheques y la comprobación de que Osorio tenía una estrecha relación de amistad con los Sarria, la Fiscalía empieza a consolidar una especie de cerco jurídico sobre el ex edecán del presidente Samper. La entrega de dinero al oficial de la Policía les permitió a los investigadores arrancar un proceso por enriquecimiento ilícito derivado del narcotráfico, del que Osorio difícilmente podrá escabullirse. Al mismo tiempo, al quedar sin piso las explicaciones de Osorio sobre su relación con los Sarria, la Fiscalía empieza a tener elementos que podrían conducir a que el oficial termine vinculado al proceso penal por la muerte de su benefactora.Las fuentes allegadas a los intrincados hilos de este proceso no dudan en asegurar que el alto gobierno debe estar muy preocupado por la suerte del ex edecán presidencial. Es de público conocimiento que entre el primer mandatario y Osorio existe una estrecha relación de amistad. Por eso produjo tanta inquietud en la opinión la manera tan particular como el gobierno creó para Osorio un cargo en la embajada de Colombia en Roma, a donde el oficial viajó tres días después de la muerte de la 'Monita retrechera'.Quienes conocen de cerca a Osorio aseguran que es un hombre que no aguanta presiones y es muy vulnerable cuando siente que está en desventaja. Así lo previó el controvertido documento supuestamente elaborado por el DAS en junio pasado, que se refirió a Osorio como un "traidor en potencia". Un síntoma de que el tema de Osorio es preocupante para el gobierno fue la actitud del presidente Samper, el viernes en la mañana, cuando los periodistas le preguntaron por la captura de su ex edecán. El jefe de Estado se limitó a decir: "No tengo comentarios al respecto".

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com