Tendencias
Algunas líneas del comercio de Pereira se han visto afectadas por la captura de importantes capos y la desbandada de los testaferros. La Cámara de Comercio afirma que la economía va en ascenso

pereira

Unos ríen y otros lloran

Mientras algunos comerciantes se quejan por la caída de sus ventas, los empresarios sostienen que la captura de los grandes capos del narcotráfico es buena para la ciudad.

En los centros comercia-les más lujosos de Pereira ya no se ve un elemento que hasta hace poco era parte del paisaje: el 'traqueto' que salía de compras con su noviecita. Los clientes perfectos. Entraban a los almacenes y en menos de cinco minutos hacían compras millonarias, en efectivo, sin pensarlo dos veces ni pedir rebajas. "Si algo les gustaba, decían: 'empáqueme cuatro o cinco de estos'. No se demoraban nada. Y si llegaba más gente, pagaban y salían todavía más rápido", comenta la vendedora de una lujosa boutique, quien echa de menos las jugosas propinas que le dejaban estos personajes.

Como ella, algunos comerciantes de artículos de lujo están desvelados por las capturas de importantes capos, especialmente de los del norte del Valle: 'Chupeta', 'Don Diego' y 'Macaco'. Saben muy bien que el éxito de las autoridades se refleja inmediatamente en la caída de sus ventas, que estaban disparadas en los últimos años.

SEMANA recorrió la capital risaraldense y pudo constatar que varios negocios están atravesando una temporada difícil. Los concesionarios de vehículos son tal vez los más afectados. Las ventas de camionetas de gama alta y las motos playeras o cuatrimotos, que cuestan cerca de 30 millones de pesos, se vinieron abajo. "Vendíamos mensualmente cinco de esas motos. En septiembre no vendimos ni una", dice la administradora de uno de estos almacenes. Los comerciantes de vehículos relacionan el bajonazo con la captura, por ejemplo, de 'Don Diego', pues desde cuando el Ejército lo detuvo el mes pasado en Zarzal, Valle, sus hombres pusieron pies en polvorosa y con ellos se fueron las jugosas ventas. "Esa gente compraba carros como comprar un paquete de papas", comenta un vendedor, quien recuerda que un día uno de esos personajes entró al almacén y sin más, le compró un bus que le gustó para ir con toda la familia a la finca.

Para nadie es un secreto que 'Don Diego', 'Chupeta' y 'Macaco', entre otros narcotraficantes, por años lavaron parte de sus fortunas ilícitas en la capital risaraldense, tras aprovechar el auge comercial de la ciudad y su ubicación como punto intermedio entre Medellín, Cali y Bogotá.

Otros renglones de la economía que se han visto afectados con las capturas de los capos y la desbandada de sus estructuras son las clínicas estéticas. Los quirófanos especializados en poner silicona, que antes debían ser reservados con varias semanas de anticipación, hoy están disponibles y sin gran demanda "porque las novias también salen damnificadas", explica un cirujano. Lo mismo se puede decir de los más exclusivos sitios de rumba de la zona rosa y Dosquebradas, adonde hace meses el whisky caro se quedó exhibido en los estantes, mientras el aguardiente y el ron son los tragos que hoy se sirven en todas las mesas. Algo parecido ocurre en los almacenes de insumos agrícolas. Varios comerciantes coinciden en que las ventas de alimento enriquecido y los suplementos equinos difícilmente llegan a ser el 50 por ciento de lo que eran meses atrás.

El presidente de la Cámara de Comercio de Pereira, Eric Duport, reconoce que algunos comerciantes están en problemas. Sin embargo, cree que el coletazo por la captura de los narcos no representa ninguna amenaza para la economía de Pereira, que, por el contrario, va en ascenso. El más reciente informe de la Cámara de Comercio sostiene que en el primer trimestre del año la economía de la ciudad creció 7,2 por ciento, el ascenso más alto desde 1997, aunque estuvo 0,8 puntos por debajo del promedio nacional. Lo cual significa que la prosperidad no depende del dinero maldito de los narcotraficantes.