barranquilla

Tragedia en Barranquilla: murió menor intoxicada con veneno para hormigas

El potente insecticida fue absorbido rápidamente por el organismo, acabando con la vida de la menor de tres años de edad.


El hecho se registró en la carrera 9 con 98D, barrio Las Malvinas, suroccidente de Barranquilla, donde aparentemente en un fatal descuido una menor de tres años de edad ingirió un insecticida utilizado para matar hormigas.

Según el relato de la madre de la víctima, el pasado viernes 13 de mayo la pequeña habría sido socorrida a un centro médico luego de que presentara convulsiones por presuntamente llevarse a la boca el frasco que se encontraba en la cocina de la vivienda.

Ante la alta complejidad del estado de salud en el que se encontraba la menor, fue remitida al Camino de alta complejidad Adelita de Char, y según informes médicos, presentaba lesiones neurológicas por la rápida absorción del producto en su organismo.

Pese a los esfuerzos asistidos por el cuerpo médico, horas más tarde se confirmó que la pequeña no logró sobrevivir.

El trágico suceso que cobró la vida de la menor ha causado una gran consternación. Las autoridades continúan en investigación para esclarecer lo ocurrido y el cuerpo fue trasladado a Medicina Legal para realizar la necropsia en rigor.

Por su parte, tras conocerse el caso, el secretario de Salud, Humberto Mendoza, reiteró la importancia de la supervisión a menores en el que indicó que “la cocina es un ambiente donde hay productos que pueden ser potencialmente riesgosos para los niños. A pesar de los trabajos médicos en el camino Adelita de Char y en el paso el bosque, no fue posible a dar alcance para recuperar la vida de la niña”.

Preocupantes cifras de accidentes caseros que afectan a menores y adultos mayores

Los menores de cinco años y los adultos mayores de 65 son los sectores de la población con mayores riesgos de sufrir accidentes caseros, por lo que el Ministerio de Salud hizo un llamado especial a madres, padres y cuidadores a adoptar medidas de prevención para evitar que se presenten estas situaciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el accidente en el hogar como un acontecimiento fortuito, generalmente desgraciado o dañino, o acontecimiento independiente de la voluntad humana, provocado por una fuerza exterior que actúa rápidamente y que se manifiesta por un daño corporal o mental. Estos ocurren dentro de la vivienda o en zonas de patio, jardín, garaje y acceso a pisos o escaleras.

Según el Informe Mundial sobre Prevención de las Lesiones en los Niños de ese organismo internacional, las cinco causas principales de muerte por lesiones son: accidentes de tráfico, ahogamiento, lesiones cerebrales, quemaduras por fuego, caídas e intoxicaciones.

“En el caso de los niños, los accidentes ocurren en el marco del desarrollo de todas esas actividades propias de su desarrollo que realizan sin comprender ni medir los riesgos: correr, saltar, trepar, examinar objetos y llevárselos a la boca e ingerirlos. En algunos casos, las causas de estos accidentes también están asociadas a la supervisión insuficiente de los padres o cuidadores”, indicó el subdirector de Salud Ambiental del Ministerio de Salud y Protección Social, Jairo Hernández.

Aseguró que “para el caso de los adultos mayores las causas están también asociadas a la edad y con ella la pérdida de algunas capacidades y funciones físicas y psicológicas: la lentitud en sus reflejos, la menor movilidad y equilibrio, la disminución de la agudeza visual y auditiva. La principal causa de muerte accidental en el mundo y en Colombia es la caída, los adultos mayores son el grupo más vulnerable”.

Recomendaciones

- Disponer de momentos de diálogo con los miembros de la familia sobre los riesgos de accidente y normas básicas de seguridad y autocuidado.

- Mantener una supervisión permanente con niños y niñas, no dejarlos solos en casas ni en cuartos cerrados.

- Tener especial cuidado con estos colectivos poblacionales: niños y niñas y adultos mayores.

- Evitar asignar tareas a los niños, niñas y adolescentes que son propias de los adultos como cuidar a sus hermanos o abuelos, cocinar o manipular herramientas.

- Reparar o cambiar equipos defectuosos. Salir de los juguetes y objetos rotos.

- Evitar ingerir bebidas alcohólicas o sustancias psicoactivas cuando se está al cuidado de los niños y niñas.

Factores de riesgo y medidas de prevención en la vivienda

- Cocina: cubiertos al alcance de los niños, mangos de utensilios de cocina asomando de las mesadas o cajones mal cerrados, comidas y líquidos muy calientes, frascos y vasos de vidrio que se rompen con facilidad; no utilizar disolventes como el alcohol para limpiar la cocina, cerrar la llave de gas cuando no se esté utilizando, mantener los productos potencialmente tóxicos en su envase original y guardarlos en lugares altos y bajo llave.

- Baño: ahogamiento por inmersión, bañeras cóncavas y el piso mojado son causa frecuente de caídas y golpes, electrocución al manipular secadores de pelo o afeitadoras eléctricas.

No dejar nunca a un bebé solo en el baño ni al cuidado de otro menor; no ofrecerles juguetes pequeños, porque mojados o enjabonados pueden ser tragados fácilmente; tener buena ventilación en el baño para evitar exceso de vapor que cause mareos; el piso de cualquier bañadera o ducha debe ser antideslizante y en la salida poner una alfombra antideslizante; instalar agarraderas cerca al inodoro para facilidad y seguridad de adultos mayores; enchufes deben estar altos, botiquines deben estar altos y bajo llave, fuera del alcance de los niños; mantener el piso seco.

- Habitaciones: camas no deben estar debajo de las ventanas; despejar suelos de las habitaciones para evitar tropiezos; las ventanas deben estar protegidas con barrotes en los que los niños no puedan meter la cabeza; evitar pisos encerados; no caminar con medias.

- Balcones: poner protección metálica hasta 1,70 m de altura o hasta el techo; verificar estado de las barandas, pues no deben permitir paso de la cabeza de los niños y niñas.

- Patios: mantener el patio limpio y organizado, pues cuando está mojado, sucio o con objetos tirados en el piso, puede causar resbalones y caídas.

- No dejar baldes o piletas con agua en el patio, plaguicidas o venenos para insectos, todos estos, incluidas herramientas de jardinería, guardarlos en lugares altos. Sogas de colgar ropa deben estar a dos metros de altura.