Tendencias
Los denunciantes esperan que la autoridad ambiental tome cartas en el asunto.
Los denunciantes esperan que la autoridad ambiental tome cartas en el asunto. - Foto: Tomada de Facebook: Ariosto Jose Parra Cordero

santander

Denuncian que 30 mil abejas murieron envenenadas en Santander

Los afectados señalaron que una fumigación mal realizada provocó el envenenamiento.

Una familia de apicultores de Ocamonte, Santander, está denunciando que al menos 15 colmenas de abejas fueron envenenadas. De acuerdo con la queja, las pérdidas superarían los 20 millones de pesos.

Los denunciantes son Ariosto José y Argelio Parra Cordero, quienes aproximadamente hace un año hicieron un préstamo en el banco para iniciar un nuevo proyecto con el único objetivo de generar mayores ingresos, pero por estos días están preocupados tras una fumigación realizada en cultivos de caña de azúcar. Dicen que con esta acción provocaron una muerte masiva en sus abejas.

Estos hermanos denuncian que los cultivadores aledaños le estarían echando veneno en los trapiches que no tienen encerrado las gaveras, donde se hace el procedimiento de la panela, lo que hace que las abejas lleguen hasta este lugar y para ahuyentarlas le estaría aplicando veneno y una vez infectadas estas llegan hasta las colmenas y es ahí cuando se estarían trasmitiendo el veneno que les produjo la muerte de alrededor de 30.000 abejas.

Están echando un veneno que es Sevin 180 y otros venenos, están fumigando las cañas para hacer cultivos, o fumigan también para sembrar café o cualquier otro cultivo, ellas absorben ese veneno, llegan al cajón y comienzan a comer envenenando a las otras colmenas”, expresó Ariosto en SEMANA.

Ante este proyecto de innovación, el cual está ubicado en zona rural del Ocamonte, en la vereda San José de Guaduas, piden a los demás cultivadores generar más cultura, ya que estos animales, aparte de ser la principal fuente de vida del ser humano, son el sustento económico de esta familia.

La perdida en temas económicos transciende entre los $16 millones a $ 25 millones de pesos. Esta emergencia ambiental nos tiene muy afectados, me siento triste y acongojado por la muerte de las abejas”, aseveró Ariosto en este medio.

Así mismo, SEMANA se comunicó con Argelio quien en estos momentos está a cargo de la colmena, el cual hizo un llamado a la autoridad ambiental para que atienda esta problemática que hoy los tienen perjudicados.

Este hombre asegura que le hicieron un daño a él y a la naturaleza, motivo por el cual exige la presencia en el lugar de la Corporación Autónoma de Santander (CAS) y personas del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), para que inicien una investigación de lo sucedido.

Yo tengo unas muestras que tomé para que las autoridades competentes se las lleven, las analicen y le puedan hacer el estudio pertinente para saber qué pasó en ese envenenamiento”, mencionó Argelio en este medio.

Tras esta situación, este apicultor también hizo un llamado general a aquellas personas que estarían utilizando estas prácticas, para que tomen conciencia de que las abejas sirven en múltiples beneficios como medicina natural para la gripa.

Se espera que las autoridades ambientales tomen cartas en el asunto para evitar que otros sectores en donde se presentan colmenas se puedan ver afectadas por esta misma acción que pone en riesgo a la naturaleza.