valle del cauca

Alerta ambiental: río Cali presenta coloración y olores extraños, ¿qué sucede?

Los ciudadanos también han notado que afluente tiene una coloración extraña.


Ante la alerta generada por el aumento de turbiedad, cambio de coloración, sedimentación en el río Cali en las últimas semanas, el Dagma a través de sus grupos de Recurso Hídrico y Laboratorio Ambiental han intensificado los operativos de inspección, vigilancia y control en el afluente.

La autoridad ambiental confirmó que esta contingencia se presenta por un aumento del drenaje ácido de las minas de carbón que descargan a la quebrada El Chocho. Este drenaje se mezcla con las aguas residuales a su paso por los corregimientos de Montebello y Golondrinas generando esta coloración e impacto a la cuenca.

Francy Restrepo, directora de Dagma, dio detalles al respecto. “Algunos caleños andamos preocupados porque vemos nuestro río con espumas, hemos percibido olores, hemos visto una coloración sobre las piedras. He escuchado todo tipo de rumores, que se debe a minería ilegal, al oro; la realidad es que tenemos unas descargas puntuales de aguas residuales domésticas provenientes del corregimiento de Montebello, a su vez, la situación de minas que no han sido debidamente cerradas”, aseguró

La titular de la dependencia ambiental también dio un parte de tranquilidad a los caleños. “Vamos a mirar todos los esfuerzos de las entidades que tenemos con estas dos situaciones para llevar a cabo los estudios y la implementación de tecnologías que permitan dar un tratamiento a estas aguas residuales y mejorar la calidad de nuestro río Cali”, indicó.

El corregimiento Montebello tiene cerca de 30.000 habitantes y que los mismos vierten sus aguas residuales en la quebrada El Chocho, de manera directa. “En la zona se encuentran en polígonos mineros, minas que no están funcionando, pero generan la situación ambiental. Solo hasta cuando se realice la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales Montebello y se implementen todos los sistemas que permitan captar y tratar el drenaje ácido de las minas de carbón de la ciudad, se pondrá fin a los cambios en la coloración y la presencia de espumas en el río Cali”, dijo Restrepo.

Añadió que el impacto mayor por los vertimientos se genera en la zona rural de la capital del Valle del Cauca, que se encuentra en la jurisdicción de la Corporación Autónoma Regional del Valle (CVC).

“El Dagma envió copia del informe que fue resultado de las visitas realizadas, para que la Corporación tome las medidas convenientes con el fin de mejorar las condiciones de la quebrada El Chocho, de tal manera que estas se reflejen en la calidad y condiciones del río Cali”, concluyó la directora.

Cabe recordar que a inicios del pasado mes de junio, algunos ríos de Cali y Jamundí se tiñeron de rojo; dicha tonalidad s debió a un análisis que adelantaron la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) y la Universidad Autónoma de Occidente.

Fueron cuatro los afluentes intervenidos: los ríos Cali, Aguacatal, Pance y Jamundí. En estas fuentes hídricas se realizaron pruebas de trazadores para conocer sus dinámicas.

Para poder monitorear el comportamiento del agua y llevar a cabo los estudios posteriores fue necesario aplicar una sustancia de color rojo en el agua, la cual es inofensiva para la potabilización del agua, los peces o el medioambiente, y tampoco afecta las actividades productivas en los afluentes.

“Durante las pruebas se aplicó rodamina WT, un químico inerte de color rojizo, con propiedades fluorescentes, que tiñó por unas horas las aguas superficiales de los ríos. También se utilizó como trazador el compuesto químico cloruro de sodio, sal común o sal de cocina”, explicó la CVC.

La entidad ambiental explicó además que “los trazadores son sustancias o reactores que se inyectan a sistemas hídricos (ríos, lagunas, aguas subterráneas) para conocer el movimiento de las sustancias disueltas, así como las rutas y tiempos de desplazamiento del agua y las sustancias disueltas”.