Tendencias

Home

Cali

Artículo

El alcalde de Buenaventura, Víctor Hugo Vidal Piedrahíta, se encuentra estable tras sufrir quebrantos de salud. - Foto: LEÓN DARÍO PELÁEZ-SEMANA

nación

Mandatario de Buenaventura se está recuperando en Cali; posiblemente se nombraría a un alcalde encargado

Víctor Hugo Vidal Piedrahíta presentó quebrantos de salud mientras se encontraba en su despacho.

En las últimas horas, la Secretaría General de Buenaventura (Valle del Cauca), informó que el alcalde Víctor Hugo Vidal Piedrahíta presentó quebrantos de salud mientras se encontraba en su despacho. De inmediato fue trasladado al Hospital Distrital, Luis Ablanque de La Plata.

Los médicos, luego de examinarlo, lo diagnosticaron con cifras tensionales altas y decaimiento, al parecer, por descompensación, por lo que fue remitido a un IV nivel de atención, en la capital del Valle.

“Al arribar el mandatario a la Casa de Salud en Cali, le fueron practicados una serie de exámenes clínicos para poder determinar la causa de la descompensación y la subida de presión arterial. Por consiguiente, este viernes tan pronto se tengan los resultados de los exámenes se estará dando a conocer a la comunidad en general, la evolución del estado de salud del alcalde Vidal, que en este momento se encuentra estable”, informó a través de un comunicado la Secretaría General.

Asimismo, anunciaron que dependiendo del estado de salud del alcalde, y en el marco de las leyes y la Constitución Política, se estaría procediendo al nombramiento de un alcalde (e) mientras el titular se recupera.

“Desde el Gabinete Distrital continuamos atentos a la evolución de la salud del alcalde Víctor Hugo. Seguiremos dando a conocer por este medio, la evolución del señor alcalde a medida que se conozcan los anuncios de los galenos que tienen a su cargo la atención médica de Vidal Piedrahita”, se lee en el oficio.

Finalmente, reiteraron a nombre del gabinete en pleno y la gestora social Edith Obando, su agradecimiento por la preocupación del estado de salud del gobernante de Buenaventura.

Destruyen dos minas ilegales de oro en Buenaventura

En otros hechos, la minería ilegal es una de las principales fuentes de ingreso de la disidencia Jaime Martínez en el Valle del Cauca. La extracción y comercialización de estos recursos deja cuantiosas ganancias con las que financian en buena medida sus actividades ilegales; por eso, las autoridades procuran golpear estos negocios.

En esa línea, la Fuerza Naval del Pacífico de la Armada dio a conocer un duro golpe asestado a este grupo delincuencial, en jurisdicción de Buenaventura, con la destrucción de dos minas de oro que generaban millonarios ingresos mensuales. El hallazgo se efectuó en el sector rural de Zaragoza, a unos 30 kilómetros del casco urbano del distrito portuario.

En el lugar fueron encontradas y destruidas de manera controlada dos máquinas clasificadoras de minerales artesanales, dos máquinas excavadoras, cuatro motores industriales y tres motores tipo motobomba. De igual manera, hallaron una escopeta calibre 12, una pistola, munición de diferentes calibres y dos equipos de comunicación, elementos que quedaron incautados.

Este operativo contra la disidencia Jaime Martínez, que no dejó ninguna captura, lo adelantaron miembros de la Armada, el Ejército Nacional, la Fuerza Aérea, la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación.

Las autoridades tasaron en 956 millones de pesos el valor de los elementos usados en las minas ilegales de oro y en más de 91 millones de pesos mensuales los ingresos obtenidos de la venta del material precioso extraído.

El daño ambiental causado por la disidencia con estas minas ilegales es grande, pues se estima que al menos cinco hectáreas fueron deforestadas. Esta laceración se suma al vertimiento indiscriminado de elementos tóxicos como el mercurio, que afectan no solo el agua, sino también la fauna y la flora.

En lo corrido de este año, la Armada ha destruido al menos ocho minas ilegales en el litoral Pacífico.

De otro lado, Los Espartanos y Los Shottas, las dos bandas que han atemorizado a la población de Buenaventura, Valle del Cauca, con sus cruentos enfrentamientos por el control territorial del tráfico de estupefacientes, dieron una muestra de voluntad de paz.

Los cabecillas de estas estructuras anunciaron, en medio de las conversaciones que han venido sosteniendo desde que el presidente Gustavo Petro comunicó su voluntad de lograr una ‘paz total’, que levantarán las fronteras invisibles en la ciudad.