Tendencias

Home

Cali

Artículo

Jorge Iván Ospina Alcalde de Cali
El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina Gómez, no se quedó callado ante las recientes acusaciones en su contra. - Foto: daniel jaramillo

nación

“Se desatan tiburones buscando presa”: alcalde Jorge Iván Ospina tras las acusaciones que ha recibido por polémico contrato de Emcali

Congresistas y concejales dicen que no todo el peso puede recaer en el exgerente Juan Diego Flórez y que el alcalde de Cali también debe asumir su responsabilidad.

La renuncia de Juan Diego Flórez a la gerencia de Empresas Municipales de Cali (Emcali) tras el escándalo por millonarios sobrecostos en un contrato adjudicado a unión temporal AMI 2022, no es suficiente. Al menos así lo aseguran varios concejales de la capital del Valle del Cauca y congresistas de la República.

Asimismo, cientos de ciudadanos le piden a Jorge Iván Ospina que renuncie a su cargo como mandatario de Cali. Incluso, en las últimas horas, el sindicato de Empresas Municipales de Cali realizó en inmediaciones de la Alcaldía y la Plazoleta Jairo Varela, una protesta con la que hicieron dicha exigencia, sumado a ello, también pidieron el desistimiento de toda la junta directiva de dicha entidad.

Con algarabías, pancartas y cansados de la supuesta “corrupción” que se está presentando en esta administración municipal, exigieron de manera inmediata la renuncia de Ospina, junto con todos los gerentes, subgerentes y funcionarios de libre nombramiento y remoción de Emcali.

Esta situación se presenta tras la renuncia del gerente de Emcali, Juan Diego Flórez, quien, al parecer, no pudo explicar el millonario contrato con sobrecostos con televisores de 47 millones de pesos.

Sin embargo, Jorge Iván Ospina Gómez manifestó en su cuenta de Twitter: “Se desatan los tiburones buscando presa, pues equivocados están, no participo, no es la función del alcalde actuar en los procesos de contratación de Emcali, y cada vez que existe denuncia o duda procedemos, y por cierto, no se ha perdido un peso y siempre se toman correctivos”, aseveró.

Continuó diciendo: “Pero sus angustias electoreras, sus deseos de superar sus cobardías, los orientan a instalar situaciones no ciertas, pues no nos vencerán y como siempre ha ocurrido quedarán expuestos ante nuestro pueblo por sus mentiras”, dijo.

Los tremendos sobrecostos en el contrato no dejan de sorprender. En el documento se aprobó la compra de sillas por más de $17 millones y sistemas de pantalla por $765 millones, precios que a todas luces superan los valores en el mercado. Ante este presunto entramado de corrupción, los concejales recordaron que no es la primera vez que Emcali está envuelta en polémicas por el manejo de recursos.

“Está tan podrida la olla en Emcali que los sindicatos piden rendición de cuentas de todos los gerentes de unidades estratégicas y los propios voceros sindicales retiraron de la junta directiva a quienes tenían voz y voto en toma de decisiones, lo que es grave”, dijo la concejala Ana Erazo. Para ella, la cancelación del contrato, que según el alcalde se hará efectiva pronto, no es la solución a la problemática: “Pasó con Caligen, con Klarsen y el alcalde está diciendo que va a cancelar este contrato para evitar situaciones similares”.

En esa misma línea se pronunció Roberto Ortiz afirmando que “esto de Emcali no es nuevo, por eso Contraloría, Fiscalía y Procuraduría deben tomar acciones, porque seguro quedan más cosas por descubrir”. Adicionalmente, manifestó que Mauricio Ospina, hermano del alcalde, y Juan Carlos Abadía, exgobernador del Valle del Cauca destituido por participación indebida en política, están detrás del desastre en Emcali.

Esta acusación ha sido negada por el alcalde al asegurar que Juan Diego Flórez no es cuota política de Abadía y que fue él quien lo llevó en su momento a la gerencia de la entidad.

Entre tanto, Ortiz instó al mandatario a dar un paso al costado: “Es hora de asumir responsabilidades políticas y el alcalde es miembro de junta directiva de Emcali”. Y advirtió: “Se debe identificar quién es el sastre que confecciona los pliegos de licitaciones al interior de Emcali. Hay que investigar a una empresa que se llama Espetra, que según información, es la encargada de esa confección para escoger proveedores en la compañía”.

Juan Martín Bravo se sumó a estas voces y no solo solicitó acciones sociales y disciplinarias, sino también consecuencias penales. “Los caleños pedimos sanciones de tipo penal, porque aquí de nada sirve que se anuncien investigaciones, pero al final no pasa nada”, aseveró.

De otro lado, el senador Alexánder López pidió que Ospina renuncie a su cargo como alcalde. “Alcalde Jorge Iván Ospina, ¿y para cuándo su renuncia después de todo el daño que usted le ha hecho a la ciudad?”, escribió López, después que se conociera la renuncia de Juan Diego Flórez a la gerencia de Emcali.

A este pedido también se sumó el congresista Christian Garcés. “El alcalde Jorge Iván Ospina debe renunciar por los escándalos de corrupción y la lamentable situación de Cali. Todos unidos por el bienestar de los caleños”, manifestó.