bolívar

Horror en Bolívar: hombre recibió 18 puñaladas y su pareja huyó con el asesino

La víctima, de nacionalidad venezolana, fue hallada en una vivienda del municipio de Turbaco.


Como Jesús David Parra Urdaneta, de 27 años, fue identificada la víctima del atroz crimen perpetrado dentro de una vivienda ubicada en el barrio Villa Andrea, en Turbaco, Bolívar.

El trágico hecho, que se ha convertido en un completo misterio, se conoció en la madrugada de este martes 17 de mayo, luego de que vecinos se percataran que la puerta de la casa se encontraba abierta y la entrada llena de sangre. Ante esto, de inmediato dieron aviso a las autoridades.

Pese a que se sostienen diversas versiones, lo único seguro para la Policía es que el homicida le propinó 18 heridas en el cuerpo con un arma blanca.

Según habitantes de la comunidad, al parecer, la noche anterior habían visto a Parra Urdaneta en la terraza conversando junto a otro hombre, con quien se rumora que la mujer sostendría una relación clandestina. Fue luego cuando fueron escuchados, aparentemente, en medio de un fuerte altercado.

Otra versión relata que el asesino, quien era conocido por la víctima, llegaba a guardar su motocicleta en la vivienda, y la mujer, quien residía allí junto a sus dos hijos pequeños, era expareja de Jesús David cuando vivían en Venezuela y este le habría dado posada luego de llegar a Colombia.

Después de que se cometió el hecho, vecinos señalan que la mujer huyó, aparentemente, con el autor del homicidio.

La Policía Metropolitana de Cartagena continúa la investigación del macabro suceso y asegura tener pistas del responsable y su cómplice.

Presunto asesino de taxista apuñalado en Barranquilla quedó en libertad

Luego que se lograra la detención de uno de los presuntos responsables del caso del taxista Rangel Roqueme González, quien fue asesinado en Barranquilla con un arma blanca en la urbanización de Caribe Verde cuando iba a ser despojado de sus pertenencias, se conoció en las últimas horas que fue dejado en libertad.

Como ilegal declaró un juez la captura del sujeto, que habría tomado el servicio junto a otro implicado para atracar a González, quien había logrado ser aprehendido por la comunidad, pero por presuntas irregularidades de la Policía en el proceso esta no fue válida. Sin embargo, continúa vinculado al cometido.

Por su parte, la Policía Metropolitana de Barranquilla aseguró que avanza la investigación contra la segunda persona que habría participado en el homicidio del taxista, de quien se tienen rastros y se espera pronto lograr su paradero, para garantizar la justicia del acto criminal.

El caso

De acuerdo con la información inicial, el conductor del vehículo de servicio público recogió a un pasajero que le propinó varias heridas con arma cortopunzante por robarle sus pertenencias.

El hecho se presentó en el sector Caribe Verde y, según la versión preliminar, el delincuente, quien simuló ser un pasajero, esperó a que el conductor arrancara el automotor para agredirlo mientras lo despojaba de sus pertenencias.

Una de las hipótesis que manejan las autoridades es que el taxista se opuso al atraco, por lo que recibió varias heridas del atacante que tras cometer el ilícito huyó del lugar. El conductor murió en el lugar de los hechos.

Sin embargo, minutos después fue descubierto por varios motorizados y transeúntes en una zona boscosa. Tras retenerlo, le propinaron una fuerte golpiza.

Uniformados de la Policía Metropolitana de Barranquilla se hicieron presentes en el sitio. Trasladaron al presunto delincuente a un centro médico y lo pusieron a órdenes de la Fiscalía. Testigos habrían advertido a las autoridades que en el hecho participó otra persona.

El comandante operativo de la Policía Metropolitana de Barranquilla, coronel Óscar Daza, confirmó que efectivamente el presunto responsable del homicidio había sido capturado. Señaló que, luego de que la comunidad reportara el asesinato del conductor, se activó el blindaje zonal, haciendo cierres de vías.

El oficial señaló que esa situación obligó a los sospechosos a huir al espacio boscoso donde las unidades del Modelo Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes se adentraron en la maleza para perseguirlos guiados por las características suministradas por la comunidad.