Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/28/2010 12:00:00 AM

El drama del soldado Calvo

Hincha del Nacional, amante de toda la música, poco rumbero y muy trabajador, el soldado Josué Daniel Calvo pasó casi un año enfermo en el monte.

El drama del soldado Calvo Soldado Josué Daniel Calvo
Un escueto comunicado de las Farc tuvo durante varios meses en vilo a la familia del soldado Josué Daniel Calvo. En una línea decían que el joven militar tenía que ser cargado en una hamaca todo el tiempo, en medio de fuertes combates.

Calvo fue secuestrado por el frente 27 de las Farc el 20 de abril del año pasado durante un combate. El batallón de contraguerrilla al que pertenecía se internó en la zona montañosa de El Encanto, en Vista Hermosa, Meta, tras las huellas de por lo menos 200 guerrilleros que habían estado merodeando el área en esos días. Calvo iba a la vanguardia de la patrulla y, según han relatado algunos de sus compañeros, muy adelantado, cuando los soldados se dieron cuenta de que había caído en una emboscada. Hubo disparos y todos retrocedieron. Pero Calvo ya no estaba con ellos. Hubo confusión. Mientras sus superiores lo daban por desaparecido y pensaban que él pudo haberse guarecido en algún lado de la selva, otros de sus compañeros dicen que cayó herido de inmediato, y que no pudo echar para atrás como los otros.

Los guerrilleros lo arrastraron y se lo llevaron. Días después, los militares encontraron su cantimplora y su toalla y se dieron a su búsqueda, inútilmente.

Ahí empezó el calvario de la familia. Durante varias semanas buscaron información sobre su paradero. Las Fuerzas Militares lo daban por desaparecido, pero no podían confirmar que estuviera secuestrado, pues no habían encontrado rastros de sangre donde ocurrió el combate. Sólo dos meses después, en junio, las Farc admitieron que el soldado estaba en su poder, que estaba herido y que sería liberado. Su padre, don Luis, salió por todos los medios radiante de optimismo ante la inminente liberación. Pero el tiempo pasó y se interpuso una cadena de obstáculos políticos más larga que las anteriores.

Cada día que pasaba de esta semana fue eterno para la familia, especialmente después de que los insurgentes admitieron que la salud de Calvo era tan delicada que no podía moverse por sus propios medios.

El sueño de Calvo

Calvo es un joven de 23 años que desde hacía cuatro había ingresado lleno de ilusiones al Ejército. Vivía en la vereda Fonda, de El Tambo, Cauca, con su papá y su hermana, y el sustento de la familia se derivaba de una pequeña tienda. El muchacho culminó la primaria y desde muy pequeño soñaba con entrar al Ejército.

Su primera rumba fue a los 17 años. Por eso lo recuerdan en ese corregimiento donde vivió casi todos los días de su adolescencia. Su papá, Luis Alberto Calvo, lo describe como un muchacho juicioso. “Es un hijo ejemplar. Nunca me causó problemas”, dice el hombre de 50 años que crió a sus dos hijos solo, sin la ayuda de una madre.

Josué Daniel estudió solamente hasta quinto de primaria, pero logró cumplir su sueño de ingresar al Ejército cuando llegó a la mayoría de edad y fue admitido como soldado profesional.

Primero estuvo combatiendo en Putumayo, y luego en Meta. Solía decirles a sus familiares que estaba haciendo méritos para ser enviado al Sinaí, una misión que los militares consideran un gran premio a sus carreras.

Pero por la incorporación de Josué Daniel al Ejército su familia tuvo que desplazarse de El Tambo, pues la guerrilla comenzó a desconfiar de ellos.

Luego vino la desgracia. A sus 22 años fue privado de la libertad por parte de las Farc, el grupo enemigo que juró combatir desde cuando se hizo soldado. Sin embargo, el paradero de Calvo en principio fue incierto.

A la incertidumbre del destierro que vivía su familia se sumó la desaparición del joven.

“No había pruebas de que estuviera en poder de las Farc. Por eso, legalmente había que declararlo como desaparecido”, le explicó en su momento el coronel Fernando Ávila a SEMANA.

La confirmación del destino de Calvo llegó el 28 de junio de 2009, cuando las Farc le enviaron una carta a su padre. “Queremos informarles a través de esta comunicación pública, que su hijo, el soldado profesional Josué Daniel Calvo Sánchez, fue capturado por guerrilleros de las Farc-EP y atendido por unidades médicas nuestras, luego que fuera herido en combate”, decía la comunicación.

En ese mismo documento, los guerrilleros anunciaron la liberación del soldado, pero esta se dilató hasta hoy.

Mientras sus familiares esperaban ansiosos una pronta liberación, la angustia aumentó este año, cuando las Farc confirmaron que la salud del uniformado no era la mejor.

“El soldado Calvo continúa enfermo y permanentemente está siendo cargado por los guerrilleros en medio de los operativos del Ejército, dado su precario estado de salud”, decía el mensaje de las Farc.

Así, en medio de la selva y con dificultades de salud, el soldado Calvo, hincha del Nacional y amante de cualquier ritmo de música, pasó sus últimos días en cautiverio.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.