cúcuta

En Cúcuta se implementa la primera planta piloto para producir abono orgánico

Estos sistemas de producción tecnificados nunca han sido utilizados en la región.


En la ciudad fronteriza de Cúcuta se desarrolló la primera planta piloto de compostaje que permitirá la producción de abono orgánico en todo este territorio. Esto es gracias al convenio interadministrativo firmado entre la Secretaría de Infraestructura Municipal y la Universidad Francisco de Paula Santander (UFPS).

El objetivo inicial es evaluar tres sistemas de compostaje para el tratamiento de los residuos orgánicos de grandes generadores de la ciudad. Estos sistemas de producción tecnificados nunca han sido utilizados en la región.

El proceso consiste en evaluar sistemas abiertos y cerrados con aireación forzada, y el sistema tradicional de compostaje. De cada proceso se evalúa la mezcla ideal que permite tener los mejores resultados en relación a la calidad del abono.

De otra parte, el alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez, señaló que la creación de la planta ha tomado alrededor de un año, desde su construcción hasta el diseño de los procesos de compostaje, los cuales empezaron a implementarse recientemente.

“En la primera planta piloto de compostaje para nuestro municipio buscamos evaluar la degradación controlada de los residuos y poder producir con ellos un abono orgánico de excelente calidad. Con orgullo debo decir que este proceso lo estamos realizando de la mejor manera posible, teniendo en cuenta la ciencia y los aspectos técnicos esenciales como se hace en las grandes ciudades del mundo. Cúcuta no es inferior, gracias a este proceso esperamos tener, muy pronto, una planta de compostaje moderna al servicio de nuestro municipio”, aseguró el mandatario.

Inicialmente, el sistema piloto estableció nueve diseños experimentales para los tres tratamientos con aproximadamente nueve toneladas de residuos orgánicos. El novedoso tratamiento de los residuos es posible gracias a la implementación de un sistema cerrado con paredes ecológicas; estas paredes fueron fabricadas con más de 460 kilos de plástico reciclado.

“Desde la administración municipal se le ha apostado a la recuperación de nuestra identidad como la ciudad de los árboles. Para sembrar y mantener más de 110 mil árboles, como lo hemos propuesto, se requiere mucho abono. De aquí surge la necesidad de aprovechar los residuos orgánicos que a diario se generan en nuestro municipio, y al mismo tiempo incursionamos en una práctica favorable para el medio ambiente”, expresó Ángel Andrey Bohórquez, subsecretario de Medio Ambiente.

Por otro lado, cabe mencionar que la Universidad Francisco de Paula Santander, con la supervisión de la Subsecretaría de Medio Ambiente, ha integrado profesionales competentes, así como estudiantes de semilleros de investigación de los programas de Ingeniería Agroindustrial e Ingeniería Agronómica, y al grupo de investigación en ciencia y tecnología agroindustrial.

El proyecto caracterizó a grandes generadores de residuos orgánicos de la ciudad como plazas de mercado, supermercados, universidades, agroindustria y materia de poda, evidenciando una producción superior a 30 mil kilos de residuos orgánicos por día. Ante la inexistencia de una planta de compostaje para el municipio, estos residuos son desechados sin ningún aprovechamiento.

Con la planta piloto, y los hallazgos investigativos en la implementación de procesos novedosos de compostaje, el municipio podrá establecer una planta de compostaje moderna donde se procesen los residuos orgánicos de la ciudad, disminuyendo la presión al relleno sanitario Guayabal y produciendo abono orgánico de excelente calidad para su utilización en el mantenimiento de la silvicultura urbana, entre otras acciones de sostenibilidad ambiental.