Home

Medellín

Artículo

Este doble homicidio aún es materia de investigación.
Este doble homicidio aún es materia de investigación. - Foto: Capture de video

antioquia

Autoridades identifican a los dos hombres venezolanos asesinados en El Carmen de Viboral, Antioquia

Los hechos ocurrieron en la vereda La Florida de este municipio del oriente antioqueño.

Hay consternación en el municipio de El Carmen de Viboral, oriente antioqueño, por el violento asesinato de Wilson José Andrade Aguilar, de 25 años de edad, y de Ricardo Antonio Oviedo Cabrera, de 30 años, ambos de nacionalidad venezolana.

Los hechos ocurrieron el pasado 8 de diciembre en la vereda La Florida, a aproximadamente 45 minutos del casco urbano de este municipio.

“Inicialmente, la comunidad alertó a las autoridades sobre este hecho violento, por lo que la policía y el CTI se trasladaron al sitio para hacer la inspección técnica de los cuerpos. Se trata de dos personas venezolanas que se encontraban en esa vereda la noche inmediatamente anterior. Iniciaremos la investigación como lo establece el código de procedimiento penal y poder dar con la captura de los responsables”, sostuvo Leonardo Aristizábal Zuluaga, secretario de gobierno de El Carmen de Viboral.

El CTI de la Fiscalía será la entidad encargada de la investigación del doble homicidio, con la que establecerá con exactitud las causas del crimen. De acuerdo con la Secretaría de Gobierno de este municipio, ya son 11 las personas asesinadas este año.

Terror en el oriente antioqueño

Las fachadas de una chiva en el municipio de Argelia, oriente antioqueño, amanecieron marcadas con mensajes alusivos a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), nombre que utiliza de respaldo el Clan del Golfo. Las autoridades activaron un plan para dar con los responsables de las intimidaciones.

En imágenes registradas por transeúntes, se observan las letras dibujadas a la ligera sobre este medio de transporte con aerosol rojo, donde dan cuenta, supuestamente, de que el grupo delincuencial hace presencia en la zona.

Los hechos ocurrieron, específicamente, cuando hombres armados interceptaron el bus tipo escalera que transitaba en la vereda El Rosario del municipio de Argelia. Luego, estos hombres descendieron a los pasajeros, donde les quitaron los celulares y otras pertenencias de valor.

¿'Triángulo de las Bermudas’ en Antioquia? Van 15 desaparecidos en un mismo punto

Human Rights International bautizó un punto en el Bajo Cauca antioqueño como el ‘Triángulo de las Bermudas’ por las 15 denuncias que advierten sobre extrañas desapariciones. En la coordenada figura el recorrido que empieza en el corregimiento de Jardín y termina en las veredas de Puerto Bélgica.

Las víctimas no se pierden por accidente. Según las alertas que han emitido los defensores de los derechos humanos, las organizaciones delincuenciales les tienden una trampa a los jóvenes que caminan o se movilizan en mula para vincularlos al conflicto que sostienen entre ilegales por el control de la zona.

En la lista de emisores aparecen los hombres de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), que también promocionan su accionar criminal bajo la sombrilla del Clan del Golfo, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y, recientemente, Los del Bajo, un grupo que se armó como brazo ilegal de Los Caparros.

En este sector, ubicado sobre el municipio de Cáceres, ya son 15 familias las que han perdido del mapa a sus hijos entre 2020 y 2022. Sin embargo, Human Rights International sospecha que hay un subregistro, a razón de que los parientes no denuncian todas las desapariciones por temor de los actores armados.

Los casos reportados están siendo investigados por la Fiscalía General de la Nación y advertidos a la Defensoría del Pueblo, que decidió cobijar este territorio con una alerta temprana por el riesgo que enfrentan las comunidades. En el radar hay homicidios selectivos, amenazas, masacres, secuestros y desplazamientos.

Ahora bien, de los quince jóvenes que se sospecha fueron retenidos por los grupos delincuenciales organizados en esta subregión de Antioquia, solo cinco aparecieron vivos y otros dos más muertos, con signos de violencia en sus cuerpos. Del resto de las víctimas no se tiene información sobre sus paraderos.