Home

Medellín

Artículo

Edificio Continental Towers de Medellín, en riesgo de colapso desde 2013.
Edificio Continental Towers de Medellín, en riesgo de colapso desde 2013. - Foto: Cortesía: Alcaldía de Medellín.

medellín

Fijan fecha para la detonación del edificio Continental Towers de Medellín

El Ejército Nacional custodiará los materiales que serán transportados vía aérea.

El Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres de la capital de Antioquia informó en la mañana de este 28 de noviembre que, según el cronograma, el próximo 6 de diciembre se llevaría a cabo la implosión del edificio Continental Towers, ubicado en un exclusivo sector del barrio El Poblado que amenaza con desprenderse.

Sin embargo, la detonación está condicionada al operativo de trasladado de los explosivos que se utilizarán en la maniobra que está siendo esperada desde el año 2013, cuando los organismos de socorro les ordenaron a los propietarios de este edificio desocupar los lujosos apartamentos a razón de que las condiciones de seguridad eran críticas.

El Ejército Nacional se encargará de custodiar el material que se transportará vía aérea para no generar mayores traumatismos y descartar emergencias. En las próximas horas se llevará a cabo una reunión entre la Alcaldía, los representantes de la compañía que adelantará la implosión y los uniformados para definir el cronograma de la detonación.

Pero las fechas ya estarían definidas por parte de la administración distrital, dado que un informe técnico sugirió cuanto antes la caída de la unidad residencial a razón de que representa un alto riesgo para las personas que circulan por la zona. En consecuencia, se ordenó la evacuación del edificio Interclub de manera preventiva hasta que se implosione.

“Continuamos ahora con un avance de un 65 por ciento de las perforaciones donde van a quedar los detonadores, estamos poniendo como fecha el 6 de diciembre. Estamos, pues, atentos a ese cronograma cómo va hasta la fecha, que lo hemos cumplido, digamos a detalle”, afirmó Laura Duarte, directora del Departamento de Gestión del Riesgo.

Esta maniobra no ha sido fácil de ejecutar porque las personas que construyeron la unidad residencial hicieron muros que no estaban dentro de los diseños, entonces la empresa que tiene a cargo la detonación no ha podido tener como base principal los planos suministrados por el constructor privado dado que habrían sido alterados.

El alcalde Daniel Quintero Calle confirmó que el único remedio para reducir el riesgo que hay en el edificio Continental Towers de Medellín es demolerlo. La decisión se tomó con base en un estudio técnico contratado por el distrito con la firma de ingeniería Castañeda Muñoz Ingeniería Civil S. A. S.

Fueron nueve las conclusiones presentadas al Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres. Cada párrafo describe las razones por las que se debería borrar del mapa al edificio que amenaza con caerse desde hace nueve años, pero que no había sido intervenido por las administraciones a la espera de la reacción del constructor.

En primer lugar, el grupo de expertos afirmó que en la obra hubo una redistribución de la carga vertical y se aumentaron significativamente las demandas de fuerza en algunas partes de la estructura para mantenerla de pie. A ese escenario se llegó luego de que se removieran algunos muros de mampostería que hacían parte de la resistencia.

Estos elementos le daban soporte a los pisos y rampas. Varias denuncias públicas emitidas por los propietarios del conjunto relacionan a fleteros en la destrucción del inmueble. En varias imágenes registradas en las redes sociales han quedado en evidencia los ilegales mientras desvalijan partes de las viviendas, porque no había vigilancia para frenarlos.

En una parte del archivo se lee que las mediciones topográficas adelantadas en las últimas semanas revelan un movimiento de la estructura con dirección sur – occidental, hacia el sector donde fueron construidas las rampas de los parqueaderos. Este escenario obligó al distrito a confirmar la implosión.

“Las cargas actuantes generan demandas que sobrepasan las resistencias nominales y están muy cerca de las resistencias confiables (teóricas) de varios elementos, y se está alcanzando una condición muy cercana a un estado de equilibrio inestable de la estructura”, registraron las unidades técnicas de la firma de ingenieros contratada.