Tendencias

Home

Medellín

Artículo

Daniel Quintero Calle, alcalde de Medellín.
Daniel Quintero Calle, alcalde de Medellín. - Foto: Cortesía Alcaldía de Medellín.

medellín

Las batallas que enfrentará el alcalde Daniel Quintero en el Concejo de Medellín

La venta de las acciones que EPM tiene en UNE y la transformación del aeropuerto Olaya Herrera serán las discusiones que cobrarán protagonismo en los próximos días en la capital de Antioquia.

El alcalde Daniel Quintero Calle insistirá en el Concejo de Medellín con dos proyectos que ya le fueron negados: la venta de las acciones que EPM tiene en UNE y la transformación del aeropuerto Olaya Herrera en una empresa industrial y comercial del Estado. Aunque la mayoría de corporados no lo respaldan, el mandatario se jugará las últimas cartas.

La enajenación de UNE ha sido la más recalentada. En cuatro oportunidades se ha discutido en el recinto, pero la mayoría le ha dado la espalda al mandatario por dos razones: La primera, desconfían el uso que le dará la administración a los más de $ 2.3 billones que saldrían de la transacción; la segunda, porque se agotaría el patrimonio público.

El objetivo de Quintero Calle es que le aprueben la activación de una cláusula de protección al patrimonio público que blinda la estabilidad del negocio a favor de Medellín. Sin embargo, el beneficio está condicionado a una fecha de vencimiento. Hasta el mes de agosto de 2024 se podrá hacer uso del recurso para salir bien librado de la compañía.

La bancada del Centro Democrático ha sido la que más reparos le ha hecho al proyecto, a pesar de que el expresidente Álvaro Uribe Vélez planteó la necesidad de aprobar la venta de las acciones por el temor de que la cláusula llegue a la caducidad y las finanzas del distrito no se puedan saldar cuando se suelte a la compañía de comunicaciones.

Al interior del partido hay un descontento porque la aprobación de la enajenación representaría un cheque en blanco para el alcalde en el período electoral, así lo reconoció el concejal Sebastián López en medio de la última sesión donde se le cerró las puertas a la iniciativa que encabeza la gerencia general de las Empresas Públicas de Medellín (EPM).

“Digo no a la venta de UNE, tras enterarme de un entrampamiento por parte del alcalde Daniel Quintero y la junta directiva de EPM por un billón de pesos. Nos dimos cuenta de que tienen preparado realizar un aporte extraordinario para Quintero, para que lo utilice en lo que él considera, para la próxima elección”, señaló el corporado del Centro Democrático.

Frente a este escenario crítico que respaldan otros nueve concejales con diversos argumentos que llevan al mismo punto: el voto negativo para la venta de las acciones de UNE, el mandatario del distrito se planteó impulsar nuevamente la iniciativa con miras a recuperar el dinero que no le está prestando utilidades a la compañía que él preside.

Mientras trata de recoger argumentos que haga tambalear el voto de la oposición, también presentará la transición del aeropuerto local de la ciudad en una Empresa Industrial y Comercial del Estado, con el fin de aportar dinero a la inminente construcción de la segunda pista del aeropuerto Internacional José María Córdova del municipio de Rionegro.

En dado caso de que la transición de la terminal aérea de Medellín no se ejecute en las tierras del oriente del departamento, se plantearía el trasladado hacia nuevos aeropuertos que tomarían forma en las poblaciones de San Pedro de los Milagros o en Santa Fe de Antioquia, localidad ubicada en la subregión del occidente antioqueño.

“Todos los actores ahora reconocen varias cosas. La primera, que hay un problema con el valor de las tierras y es necesario comprarlas, porque se han valorizado y son una de las más caras del país. Todos los actores estamos concientizados de que hay que avanzar, porque en la Medellín futuro, Rionegro se convierte en un hub de transporte”, dijo el alcalde Daniel Quintero Calle en la instalación de las sesiones ordinarias del Concejo.