Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

La desgarradora despedida de la niña de 12 años que murió en el bombardeo

La madre de Ángela María Gaitán intentó rescatarla cuando hombres armados se la llevaron reclutada. La niña fue una heroína en medio de la guerra. SEMANA habló con sus familiares y amigos.

Con apenas 12 años de edad, Ángela María Gaitán Pérez fue una heroína en medio de la guerra. “Yo no me quiero morir ni que le pase nada a ustedes, mamá. ¡Váyase ya!”, fue lo último que le dijo esta pequeña a su madre, Luz Pérez Bonilla, el 4 de agosto. Para entonces Ángela llevaba dos semanas reclutada a la fuerza por alias Gildardo Cucho, jefe de una estructura disidente de las Farc. Él y sus hombres sacaron a la niña de su casa en la vereda Vista Hermosa Alta, a tres horas en motocicleta desde Puerto Rico, en Caquetá.

Ángela solo estudió hasta segundo de primaria y vivía con sus padres y hermanos: dos niños de 17 y 8 años, y dos niñas, una de 4 y la bebé de 6 meses. Luego de la tragedia, Luz y su esposo, Carlos Alberto Gaitán, como mejor pudieron repartieron entre familiares y amigos a todos sus hijos para que no corrieran la suerte de Ángela.

Según las autoridades civiles, la mayoría de los menores no tenían dos meses de reclutados. En la foto, Diana Medina, de 16 años, sepultada en su cumpleaños.

Luz, una campesina de 30 años, llora sin consuelo cada vez que recuerda lo que le pasó a su niña. El día que se la llevaron, el 21 de julio de este año, ella vio a Cucho o el Viejo con sus hombres, armados y de uniforme. Pensó que se trataba de un patrullaje más. Pero Ángela desapareció a las siete de la noche. Al otro día, Luz fue por las veredas cercanas y los vecinos le dijeron que no había nada que hacer: la niña estaba en poder del grupo. En las siguientes semanas, Luz indagó aquí y allá, y se enteró de dónde podría estar su hija. Quiso ir a rescatarla. De ese modo llegó hasta una vieja casa. “Ahí la encontré, estaba con otras dos niñas, iguales que ella. Solo me dijo que me fuera para que no nos jodieran. La fui a abrazar, pero me dijo que rápido me fuera”, recuerda Luz. Eso fue todo. Y la familia recibió una última razón de otros campesinos: que a la niña la habían puesto a planificar para evitar que quedara embarazada. Ante esa noticia, los padres ya presumían lo peor.

Puede leer el resto de este artículo aquí.

Cargando Comentarios...
05

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.