regionales

ICBF restableció derechos de niña de 7 años tatuada en Pereira

El instituto determinó que al hermano de la menor, que aparece en el video compartido en redes sociales por sus padres, también lo tatuaron.


Esta semana usuarios de redes sociales difundieron un video en el que se ve a una niña acostada en una camilla negra, abrazada a su mamá, mientras un hombre le tatúa un diseño cerca del tobillo.

Después de dos días de que el video se conociera, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) informó que abrió un proceso de restablecimiento de derechos en favor de la niña de 7 años.

Sorpresivamente, el ICBF dio a conocer que el equipo del ICBF de la regional Risaralda estableció que el hermano de 10 años también fue tatuado y por tanto, se le realizó un proceso de restablecimiento de derechos con ubicación en medio familiar y acompañamiento psicológico.

Asimismo, la Defensora de Familia ordenó la creación de una petición para que el Centro Zonal de Armenia adelante la verificación de derechos de un tercer hermano, de 15 años, quien se encuentra con su familia paterna en la capital de Quindío.

Por su parte, la madre de los tres menores de edad fue amonestada y tendrá que tomar un curso pedagógico, ya que según el instituto, esta acción vulneró los derechos a la integridad de sus hijos.

La polémica del video

En la grabación se escucha a una persona decir que “están en vivo”, transmitiendo por Facebook, la mamá consuela a la pequeña que se ve angustiada por el dolor que supone hacerse un tatuaje, más para alguien de tan poca edad.

Aunque no es muy clara la frase completa, la mujer le advierte que no llore, porque si van a grabar, muchas personas podrán verla y dirán “no, esa señora maltrata a esa niña, viene el Bienestar Familiar y se la lleva”.

En la grabación también se ve cómo dos hombres y un menor de edad miran sonrientes cómo le hacen el tatuaje a la pequeña, mientras esta se queja por el dolor y llora.

“Respira normal, respira normal”, le dice la mujer en varias ocasiones a la niña, así como otro de los presentes intenta aliviarla al asegurarle que “ya van a terminar”.

Después de varios minutos de lamentos de la pequeña, el tatuador finaliza su trabajo. La pierna de la pequeña, que durante todo el video está estirada, tiene un diseño de una especie de flor de color negro y de unos 3 o 4 cm de largo.

“Bien, hermosa, bien”, dice la persona que graba, cuando termina el procedimiento y el tatuador limpia la herida. “Se hace lo que se puede por tanto amor”, añade el hombre.

Los usuarios en redes sociales insultaron y criticaron a los padres. Por ejemplo, Yeimy Escobar, dijo en la publicación de Sonata Estéreo que le daba pesar la situación y que esperaba que “a esa mujer la metan a la cárcel y se la quite Bienestar Familiar”.

Para Martha Arévalo, “parece cuando a las vacas les ponen un hierro caliente para marcarla e identificarlas como dueños”.

Por el contrario, una usuaria de nombre Elizabeth Rodríguez defendió a los padres, diciendo que si la niña no hubiera querido el tatuaje, no hubiera aguantado el dolor.

De la misma forma, Carolina Gaona comentó en Facebook que a corta edad ya tenía claro lo que quería hacer con su físico y que aun siendo menor de edad también se tatuó. “Y para las personas que dicen que la mamá es mala madre por haberle dado ese permiso, déjenme decirles que ella, mi hermana, es la mujer mas luchadora que conozco y para mí, ya siendo mayor de edad, es un gran ejemplo a seguir”, anotó en un comentario en el video.