regionales

Murió niño de 10 años tras caer al embalse El Hato en Cundinamarca

El menor fue sacado del agua por sus familiares, pero falleció minutos después en un hospital cercano.


Este domingo, a dos horas de Bogotá, una familia vivió una tragedia con la muerte de un pequeño de tan solo 10 años que cayó en las aguas del embalse El Hato, del municipio Carmen de Carupa, Cundinamarca.

De acuerdo con información oficial, el hecho se registró hacia el mediodía del 18 de octubre, cuando fue reportada la desaparición de un niño.

De inmediato se movilizaron unidades de emergencia, pero al llegar al sitio, a 75 kilómetros de la capital del país, el menor ya había sido rescatado por personal del parque.

El niño, de quien no trascendió su identidad, se encontraba en la orilla de la represa y fue trasladado al Hospital Habacuc Calderon, en Carmen de Carupa, mientras especialistas de salud lo atendieron en el camino mediante reanimación cardiopulmonar.

Sin embargo, los esfuerzos de los médicos no fueron suficientes y el pequeño falleció una hora después en el centro hospitalario.

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) emitió un comunicado lamentando el hecho y aclarando que, en un primer momento, el menor se reportó como desaparecido luego de que su familia ingresara al espejo de agua al interior del parque, “actividad que está prohibida”.

Tras conocer la situación, indicó la CAR, se activó el protocolo de emergencia para buscar al menor con ayuda de bomberos del municipio de Simijaca y la Policía de esa población, quien fue hallado exactamente en la parte oriental del espejo de agua.

Embalse El Hato, en Cundinamarca
El embalse El Hato, en Cundinamarca, está ubicado a 75 km de Bogotá y reabrió sus puertas el 10 de octubre. - Foto: Colparques.net

Luis Fernando Sanabria Martínez, director general de la CAR Cundinamarca, lamentó el suceso y anunció que la entidad trabaja junto a autoridades competentes para esclarecer los hechos.

La reapertura del parque embalse El Hato por parte de la CAR se dio el fin de semana del 10 de octubre, cuando el ente anunció también que seis espacios ecoturísticos volverían a abrir sus puertas al público.

El Hato es reseñado por la CAR como fuente de abastecimiento de agua para consumo humano que cuenta con un espacio de 130 hectáreas, en las cuales los visitantes pueden realizar actividades como ecoturismo, pesca deportiva y deportes acuáticos, además, cuenta con una gran diversidad de flora y fauna.

El parque abrió sus puertas el sábado y seguirá recibiendo visitantes todos los días, excepto el primer día hábil de cada semana, en un horario de 8:00 de la mañana a 4:00 de la tarde.

Así mismo, el aforo de visitas permitidas por autoridades es de 300 personas al día, que deben ingresar en grupos conformados por máximo 10 personas.

El parque ubicado en el municipio de Carmen de Carupa permite también que sus visitantes escapen del ruido de la ciudad en un espacio que le apuesta a los servicios ecoturísticos, evitando cualquier clase de impacto negativo en el medio ambiente.

Reabren parques ecoturísticos en Cundinamarca
Varios parques ecoturísticos en Cundinamarca han reabierto sus puertas tras siete meses cerrados por la pandemia de coronavirus. - Foto: CAR Cundinamarca

Además de El Hato, también fueron reabiertos tras aprobación de protocolos de bioseguridad, y luego de siete meses cerrados como consecuencia de la pandemia de coronavirus, los parques ecoturísticos Laguna del Cacique Guatavita, Río Neusa, Embalse Neusa y el parque Juan Pablo II.

En cada uno de esos espacios rigen normas específicas para mantener los protocolos de bioseguridad recomendados por el Ministerio de Salud para prevenir los contagios de covid-19.

Por ejemplo, el parque ecoturístico Juan Pablo II, en el municipio de Chiquinquirá, Boyacá, tiene un aforo permitido de 500 personas al día y abre todos los días, excepto el primer día hábil de la semana, en un horario de 8:00 de la mañana a 4:00 de la tarde.

En cuanto al parque Laguna del Cacique Guatavita, uno de los principales escenarios de ecoturismo de la región y ubicado en jurisdicción del municipio de Sesquilé, a 57 kilómetros de Bogotá, funcionará todos los días, excepto el primer día hábil de cada semana, en un horario de nueve de la mañana a cuatro de la tarde, y se permiten recorridos de máximo 30 personas, saliendo cada 15 minutos.