Tendencias
Esta imagen sin fecha publicada el 21 de septiembre de 2022 por la cuenta de Instagram de Interpol Venezuela muestra al fugitivo malasio Francis Leonard Glenn, conocido como Fat Leonard, después de su captura en Maiquetía, Venezuela
Esta imagen sin fecha publicada el 21 de septiembre de 2022 por la cuenta de Instagram de Interpol Venezuela muestra al fugitivo malasio Francis Leonard Glenn, conocido como Fat Leonard, después de su captura en Maiquetía, Venezuela - Foto: AFP

estados unidos

Responsable de sonado escándalo de corrupción en Estados Unidos pide asilo en Venezuela

Fue detenido en el aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía cuando se disponía a huir a Rusia, según la Interpol.

Una semana después de ser capturado por las autoridades venezolanas atendiendo una circular roja en su contra, Leonard Francis, el fugitivo conocido como Fat Leonard y quien orquestó el mayor escándalo de corrupción en la historia de la Marina de Estados Unidos, solicitó asilo en ese país.

El empresario malasio, que se declaró culpable en 2015 de ofrecer unos 500.000 dólares en sobornos a oficiales de la Armada para que les asignaran contrataciones a sus astilleros, fue detenido en el aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía cuando se disponía a huir a Rusia, informó la oficina de Interpol en Caracas.

De acuerdo con la Interpol venezolana, el fugitivo “había ingresado al país procedente de México con escala en Cuba, para luego proseguir con destino final a la República Federativa de Rusia”.

El organismo señaló que sería puesto a disposición de las autoridades judiciales para dar inicio a los trámites de extradición.

Francis se fugó de su arresto domiciliario en San Diego, California, cortándose la tobillera electrónica de monitoreo GPS que le fue puesta tras ser acusado y condenado por corrupción.

El hecho se registró tres semanas antes de que un juez le dictara sentencia luego de ser encontrado responsable del caso de corrupción.

La Policía fue enviada a su residencia en San Diego al notar que el dispositivo reportaba problemas, tras lo cual se logró “verificar que ya no estaba allí”, dijo el supervisor adjunto del Cuerpo de Alguaciles, Omar Castillo.

El diario San Diego Union-Tribune reportó, en su momento, que el dispositivo de GPS fue encontrado en la vivienda, y que sus vecinos informaron haber visto vehículos de trasteo circulando en la propiedad los días previos a su escape.

Arrestan a grupo de modelos y fotógrafo en Dubai por tomar fotografías obscenas en un balcón
El empresario malasio se declaró culpable en 2015 de ofrecer unos 500.000 dólares en sobornos a oficiales de la Armada para que les asignaran contrataciones a sus astilleros. - Foto: Getty Images

Tras conocerse ese hecho, la Policía Federal de EE. UU. solicitó la expedición de la circular roja ante la Interpol que se hace vigente entre los países miembro, entre los cuales se encuentra Venezuela.

Los alguaciles y el Servicio de Investigación Criminal de la Marina ofrecían una recompensa de 40.000 dólares por información que permitiera su captura.

Tras su recaptura hace semana en Venezuela, fuentes del Gobierno de ese país señalaron a CNN que Francis solicitó asilo, pero no detalló si el proceso ya inicio su trámite o se atenderá la solicitud de Estados Unidos donde está pendiente su condena tras ser hallado responsable del caso de corrupción.

Las investigaciones

Las investigaciones que se iniciaron en 2013 estuvieron relacionadas con hechos cometidos en ciudades y puertos en todo el Pacífico, incluidos Singapur, Tokio, Bangkok y Manila. En ese año fue arrestado y se declaró culpable dos años después.

Debido a problemas de salud, incluido un cáncer de riñón, permanecía en detención domiciliaria desde 2018 y cooperaba con los fiscales en calidad de testigo.

Tras las indagaciones, varios funcionarios de la Armada de EE. UU. fueron arrestados luego de ser acusados de aceptar dinero en efectivo, prostitutas y viajes con todos los gastos pagos a cambio de llevar barcos a los puertos donde operaba la empresa contratista de Francis, que brindaba servicios como combustible y remolcadores.

El hombre, de nacionalidad malaya, dirigió una empresa contratista militar en Singapur y se declaró culpable en 2015 de ofrecer 500.000 dólares en sobornos, así como vender embarcaciones con sobreprecios de hasta 35 millones de dólares, según los fiscales.

El acuerdo de declaración de culpabilidad de Francis ante la justicia de EE. UU. lo obligaba a devolver los 35 millones de dólares en favor del Gobierno y aunque pagó 5.000 millones hace varios años, huyó sin haber pagado el resto.

Todavía debe al Gobierno 30.000.000 de dólares, de acuerdo con el abogado de uno de los oficiales de la Marina condenados, Joseph Mancano.

*Con información de la AFP.