nación

Aparecen nuevas versiones sobre la caída del avión norteamericano.

Lunes 17, 14:00 horas. Un testigo asegura que la guerrilla derribó el avión y posteriormente secuestró a sus ocupantes. El General Teodoro Ocampo, director de la policía desmiente la afirmación, mientras que continúa la búsqueda de los extranjeros desaparecidos.


Un campesino que quiso mantener en secreto su identidad, aseguro que la guerrilla le estaba disparando desde abajo al avión Cessna 208 Caravan, de matrícula estadounidense que el pasado jueves cayó en un cerro en el corregimiento Orteguaza a cinco horas de Florencia, capital del departamento de Caquetá. "Los tiros que pegaban en las alas y otros lados sonaban secos y retumbaban por el cañón", dijo.

En la aeronave, sobre la cual voceros norteamericanos no han precisado ni las identidades de los pasajeros ni la tarea que cumplían; pero que según los informes oficiales cumplían labores de inteligencia, viajaban cuatro estadounidenses y un colombiano. Éste último, identificado como el sargento Luis Alcides Cruz y Jenny Thomas, uno de los extranjeros, fueron asesinados por milicianos de las Farc, los demás se encuentran en su poder.

Por su parte, el General Ocampo descartó que la avioneta haya sido derribada por los dos rockets de los que habla el campesino. "Esa avioneta no fue derribada", dijo el oficial. Además aseguró que los impactos le fueron hechos al avión estando aterrizando de emergencia.