Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2006 12:00:00 AM

Carnaval democrático

"En muchas regiones de Colombia se cocinan candidaturas al margen de la ley. A veces no se escoge el mejor, sino al más estúpido, comodín arrodillado y manejable por cacicazgos de clientelistas, guerrilleros y paracos", escribe Félix Manzur, lector de SEMANA.COM.

Carnaval democrático Carnaval democrático
Si la vida es un carnaval, los actos políticos y democráticos parecen ser lo mismo. Con barreras, limitaciones, cortapisas, constreñimientos legales o ilegales, funcionarios que llegan impuestos por la ilegalidad se disfrazan bajo el manto de la legalidad y la honestidad sacramental, incluso traicionando a sus padrinos, es la farsa carnavalesca de la democracia colombiana.¿es acaso el pueblo colombiano, folclórico, burlesco, bufón y tolerante de esta parafernalia abusiva¿
 
En esta parodia de carnavalismo político se reclama que a los subversivos se les regaló curul y ministerios, y que el hecho de truncar las aspiraciones de exparamilitares a los procesos constitucionales eleccionarios y democráticos viola flagrantemente el principio de igualdad y oportunidad.
 
Es  sabido que quien esté al margen de la ley tiene que pagar ante la nación, la sociedad entera y la comunidad internacional por todos los delitos cometidos y que los pactos deben cumplirse sin mentiras ni engaños de parte y parte. Al M-19 todo se le perdonó, muertes, genocidios, masacre de magistrados y presuntamente plata cantante y sonante de los extraditables de la época para tomarse el palacio de justicia. Popeye, el sicario de Pablo Escobar cantó y  arrastró consigo políticos, empresarios, ministros y a muchos colombianos.
 
Bien conocido es que el principio sagrado de la democracia para lograr el sano poder, exento de corruptelas, es acceder al elector primario mediante el sufragio puro, honesto, sin  constreñimiento de ninguna naturaleza. ¿Es nuestra democracia mostrable para el mundo?, ¿es democracia, plutocracia, narcodemocracia, clientedemocracia o dictademocracia lo que tenemos?
 
¿Y qué decir de los famosos cases de contratistas, constructores y fabricantes de alcaldes, gobernadores, diputados, concejales, senadores y representantes?
 
En muchas regiones de Colombia se cocinan candidaturas al margen de la ley. A veces no se escoge el mejor, sino al más estúpido, comodín arrodillado y manejable por cacicazgos de clientelistas, guerrilleros y paracos. También el cartel del contrato impera en sana y franca lid.
 
Como si fuera poco, el carnaval y violando los preceptos del articulo 179 de la constitución nacional numeral 5 que les prohíbe ASPIRAR a hermanos, hijos, alcaldes, sobrinos y esposos o esposas de alcaldes, gobernadores, a  muchos les IMPORTA un soberano pepino inscribirse en listas para Cámara de Representantes a sabiendas que están inhabilitados. Cuando se les tumba la curul, gobernación o alcaldía de manera cándida cínica y desvergonzada se burlan de los electores diciendo que si hubieran sabido jamás habrían aspirado. La ruina del municipio o gobernación es absoluta,
 
después viene el elegido dizque como el salvador del cataclismo económico dejado precisamente por su inconstitucional elección.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.