Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2005 12:00:00 AM

El rebusque formal

Lunes 7. Ximena Gutiérrez, lectora de SEMANA.COM, cree que el gobierno debería "clasificar a los informales como parte del aparato productivo de un país incapaz de generar alternativas de supervivencia más dignas".

El rebusque formal El rebusque formal
Para referirse a quienes viven del empleo informal, los fríos y calculadores economistas, al servicio de la tecnocracia, acuñaron en 1980 el término "rebusque".

Hoy, cuando se sabe que seis de cada diez colombianos forman parte de ese sector, entendimos que en realidad el tal "rebusque" es un ejercicio laboral que, en términos productivos, es tan válido como cualquier empleo formal.

Por eso deberíamos reconsiderar el uso de ese terminacho y más bien clasificar a los informales como parte del aparato productivo de un país incapaz de generar alternativas de supervivencia más dignas.

Es más, estoy por creer que el verdadero "rebusque" -el rebusque formal-, es aquel que nos atropella cuando después de divulgar las maquilladas cifras sobre desempleo, nos irradian con las campañas de la 'carita feliz' y el optimismo enmascarado.

¿Recuerdan la iniciativa de las empresas que venden pinturas y mampostería para que los colombianos pintáramos la casa con los "Colores de la esperanza", mientras el Congreso aprobaba la UVR? ¿Sabrán los Padres de la Patria que la nueva Ley de Vivienda ha dejado a 380.000 compatriotas sin techo y que los bancos están embargando hasta el sueldo mínimo?

Y es que mientras unos promueven sus productos con el cuento de la reactivación, otros le sacan jugo al ofrecimiento de empleo. Pero en el fondo, los que tratan de convencernos con esas artimañas, buscan sobrevivir aún a costa de los desempleados. Como quien dice, río revuelto ganancia de pescadores.

Una muestra de esa viveza para sacar provecho de otros, son ciertos avisos clasificados que se publican en algunos diarios o revistas. Sin embargo, en tiempos de recesión, los clasificados siguen siendo fuente de permanente consulta. Al menos así me lo confirmó el asesor de la OIT, Hugo López Castaño.

El diario, entendido como esa vitrina de papel que con palabras atropelladas busca vendernos algo, no tiene otro espacio más recurrente en el cual se refleje la necesidad de los colombianos, como los clasificados: allí se vende de todo, hasta órganos vitales. Y se solicitan mujeres con dientes parejos, cabello bien cuidado y 1.80 de estatura, para trabajar en contabilidad.

Pero lo más grave: a través de los clasificados -y dado el poder de credibilidad de la prensa- también se agarra al pueblo incauto. Está claro: El rebusque formal también existe. Y medio pueblo vive del otro medio.

Punto aparte: La crisis diplomática -superada- entre Colombia y Venezuela, la mediación de Brasil y el recuerdo de otro guerrillero que fue capturado hace poco en Ecuador, nos indica que Colombia es el único país que no ha dado un giro a la izquierda.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.