Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/2005 12:00:00 AM

La estrategia equivocada

Está bien que el grupo de apoyo a la recuperación de la libertad de Ingrid Betancourt en Paris haga todo lo posible por lograr su objetivo, pero no a costa de la ya maltratada imagen del país, opina Rolando Alberto Vargas, lector de SEMANA.COM.

La estrategia equivocada La estrategia equivocada
Náuseas y repudiación son las sensaciones que me provoca la estrategia utilizada por el grupo de apoyo a la recuperación de la libertad de Ingrid Betancourt en Paris.

Con el objetivo de recolectar firmas, este grupo instaló hace algunas semanas un kiosco en el exitoso Paris-Plage, lugar que reúne en un mes a mas de un millón personas de todas las nacionalidades sobre el borde del rió Sena.

¿Cómo logran el apoyo del público? Simplemente diciendo que en Colombia ocurren el 90 por ciento de los secuestros del mundo (alrededor de 3000 personas privadas de la libertad); que no somos una República Democrática, sino una dictadura disfrazada; que ninguna persona tiene garantizada la seguridad en nuestro país; que el gobierno no hace absolutamente nada por buscar la liberación de los detenidos, pero haciendo entender que él esta directamente involucrado en cada uno de los secuestros; y, lo peor, en todo esto no mencionan ni culpan a la guerrilla, paramilitares u otros grupos delincuentes. Pero sí descargan toda la responsabilidad en el Estado.

La primera reacción de las personas que se acercan a este kiosco es de compasión por esa imagen de país miserable y violento y por supuesto firman. La segunda, es la determinación firme y contundente de jamás ir a esas tierras tropicales donde serán secuestrados en el mismo instante que bajen del avión. En lugar de crear empatía hacia el país y hacia una causa justa, el resultado es exactamente el contrario, la antipatía hacia un pueblo que desconocen y seguramente nunca conocerán por temor.

Yo deseo la liberación de Ingrid y, por supuesto, la de todas las personas que se encuentran en cautiverio. Pero no a costa de una propaganda viciosa que solo le hace daño al país. Aun si fueran ciertas cada una de las afirmaciones de éste grupo de apoyo, al final solo presentan una imagen parcial, distorsionada y malsana de la ya difícil situación de nuestro país.

Me uno a todas las manifestaciones contra el secuestro y a todos los esfuerzos que buscan la liberación de quienes se encuentran retenidos contra su voluntad, pero que utilizan métodos constructivos y van en detrimento de la -ya gastada- imagen del país en el exterior.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.