Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/9/2005 12:00:00 AM

Teoría para los teóricos

La teoría dice que el Estado no debe ni subsidiar ni proteger sectores económicos. Pero, desafortunadamente, la realidad es muy diferente. Columna de Andrés Felipe Arias, ministro de Agricultura.

Teoría para los teóricos Teoría para los teóricos
La teoría, la ortodoxia, los modelos económicos convencionales son contundentes: el Estado no debe ni subsidiar ni proteger sectores económicos puntuales pues ello implica la distorsión a los precios relativos de la economía y, por ende, conduce a una asignación ineficiente de recursos. Muy bien por la teoría. Desafortunadamente, la realidad es muy diferente. Los países desarrollados irrigan grandes volúmenes de subsidios y ayudas directas a sus sectores agrícolas. En efecto, entre el año 2000 y el año 2002 los países desarrollados se gastaron 230 mil millones de dólares (!!!) en este tipo de subsidios para proteger sus productos agrícolas. Al hacerlo, inducen reducciones artificiales en los precios internacionales de estos productos y, por ende, anulan la competitividad de la producción agrícola en los países menos desarrollados. En un libre mercado de verdad, la competitividad de la producción agrícola de los países en desarrollo sería mucho mayor a la de los países desarrollados. En efecto, se estima que las políticas de subsidios por parte de los países desarrollados reducen las exportaciones agrícolas de los países menos desarrollados en 37 mil millones de dólares al año. Dada la externalidad positiva que un sector agrícola fuerte le genera a cualquier sociedad (entiéndase ocupación lícita y pacífica del territorio), se deduce entonces la razón por la cual los países en desarrollo reaccionamos protegiendo nuestra agricultura con aranceles o subsidios. Este es el equilibrio natural en el juego del comercio agrícola internacional. Ahora, ello no quiere decir que sea el equilibrio óptimo. Por supuesto, el equilibrio óptimo es el de libre mercado puro. Es aquel en el cual los países desarrollados eliminan su proteccionismo agrícola desmontando el desmesurado gasto que hacen a través de subsidios a sus productores agrícolas. En ese equilibrio las exportaciones agrícolas de los países en desarrollo aumentarían significativamente y sus niveles de pobreza se reducirían de manera importante. Y, además, los recursos económicos de los países desarrollados se asignarían de manera más eficiente, sus economías crecerían más y, así, su demanda por las exportaciones agrícolas de los países menos desarrollados aumentarían mucho más. Se generaría un círculo virtuoso de crecimiento económico para los dos grupos de países. Pero ese equilibrio óptimo no se da. ¿Por qué? Porque nadie se atreve a desproteger su sector agrícola si el otro no lo hace. Es lo que en la teoría de juegos se conoce como el dilema del prisionero. El equilibrio observado es subóptimo simplemente porque ninguno de los jugadores confía en que el (los) otro(s) se moverá hacia el equilibrio óptimo. Esto no es ideología, ni dogma, ni heterodoxia, ni ortodoxia. Es la realidad y punto. Esa es la razón que justifica la protección agrícola focalizada en Colombia (y los pocos subsidios que podemos entregar a nuestros agricultores dada la gran restricción fiscal). Y es también la razón por la cual creemos en los TLC´s y no en las aperturas unilaterales como la de principios de los noventa. Abrimos nuestro mercado agrícola sólo en la medida en que nuestra contraparte también abra su mercado. En efecto, en la negociación con Estados Unidos para el TLC hemos planteado dos puntos de resistencia que son coherentes con este principio. Primero, que entre tanto se mantengan los subsidios en ese país, Colombia deberá preservar mecanismos para proteger a sus agricultores contra las distorsiones y reducciones artificiales en precios que se derivan de dichos subsidios. Segundo, que no es suficiente una reducción arancelaria por parte de Estados Unidos (acceso nominal). Requerimos, además, una institucionalidad de mediano y largo plazo para que nuestros productores puedan resolver ágilmente los obstáculos al comercio que se generan por las medidas sanitarias y fitosanitarias que se imponen en ambos países (acceso real). En síntesis, un libre comercio puro para el sector agrícola es lo ideal, si todos los países le jugaran a ello. Pero la realidad del comercio internacional agrícola es muy diferente. Ello implica, a diferencia de lo que diagnostican nuestros grandes teóricos criollos, que Colombia sólo debe liberar su comercio agrícola en la medida en que sus socios comerciales también lo hagan. Es lo que ha guiado las negociaciones de libre comercio en este gobierno. Es lo que garantizará que nuestra agricultura continúe fortalecida, lo cual es estratégico para cualquier país, pero, sobretodo, para un país como Colombia, en donde libramos (y estamos ganando) una dura batalla contra un terrorismo narcotraficante y sanguinario. * Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.