Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/3/2005 12:00:00 AM

Transferencia de soberanía

Viernes 14. Con la globalización y hegemonía estadounidense, hasta la producción y posesión de alimentos está monopolizada, opina Carlos Jaramillo, lector de SEMANA.COM.

Transferencia de soberanía Transferencia de soberanía
La agricultura es señalada como la clave para entender el inicio de las civilizaciones. Todo comenzó en ese momento misterioso e inmenso que conocemos como prehistoria, cuando nuestros lejanos antepasados lograron domesticar las primeras especies vegetales. Esto habría ocurrido hace unos 14.000 años. El surgimiento de la agricultura tuvo un impacto evidente: por primera vez era posible influir en la disponibilidad de los alimentos. Las consecuencias de este descubrimiento fueron estremecedoras: aparecieron las primeras aldeas, los recolectores nómades se transformaron en campesinos sedentarios. La actividad agrícola fue predominante para las economías durante miles de años, antes de la revolución industrial. Pero su importancia no decae ni con la aparición de fábricas ni con la proclamada llegada de una era digital. Después de todo, se trata de producir alimentos. Y sin alimentos, la vida no es posible. De esta forma, miles de generaciones de campesinos en Irak obtuvieron sus semillas de manera informal y sin regulaciones de ninguna clase. Las semillas que eran guardadas en las granjas y su libre intercambio entre las diferentes comunidades fue por largo tiempo la base de la práctica agrícola de este país. Práctica que en la actualidad se ha hecho ilegal bajo una nueva ley promulgada por el administrador de la Autoridad de la Coalición (CPA), Paul Bremen III y conocida como la Orden 81 sobre "Patentes, Diseño Industrial, Información Confidencial, Circuitos Integrados y Variedades de Plantas", contradiciendo la histórica constitución iraquí que prohibía la propiedad privada de los recursos biológicos. Actualmente las semillas que los campesinos tienen permitido plantar son variedades "protegidas" por corporaciones transnacionales en nombre de la reconstrucción de la agricultura y que tienen su origen en Norteamérica (Masanto, Sygenta, Bayer y Down Chemical), otorgándoles una patente o derecho de monopolio exclusivo, utilizando una estratagema denominada Protección de Variedades de Plantas (PVP), que exige, además, que las variedades vegetales deben acatar los estándares de la Convención UPOV (Unión Internacional para la Protección de Variedades Vegetales), la cual requiere que sean nuevas, distintas, uniformes y estables. Las semillas de los campesinos no pueden cumplir con estos parámetros, lo que permite que las semillas protegidas por el PVP sean de dominio exclusivo de estas corporaciones, dominio que se extiende a la producción, reproducción, venta, exportación, importación y almacenamiento de las variedades protegidas. La nueva ley de patentes también les permite a estos gigantes corporativos que controlan el comercio mundial de las semillas, la comercialización de semillas genéticamente modificadas, pese a la resistencia no sólo del pueblo iraquí, sino del mundo entero. Develado el ardid, nos encontramos con que el trabajo de reconstrucción de Irak no está necesariamente implicado en reconstruir economías y capacidades locales, sino implicado en ayudar a las corporaciones autorizadas por las fuerzas de ocupación para capitalizar las oportunidades del mercado iraquí. El marco legal dejado por el señor Paul Bremen, administrador de Estados Unidos en Irak, establece que aunque las tropas norteamericanas abandonaran este país, su dominación esta asegurada desde el punto de vista económico. La Soberanía Alimentaria es uno de los pilares fundamentales de la autodeterminación de los pueblos y las naciones, que implica la decisión y el abastecimiento de los requerimientos de los alimentos de la población a partir de la producción local y nacional, respetando la diversidad productiva y cultural. La defensa de la Soberanía Alimentaria se traduce en la capacidad de autoabastecimiento primero de la unidad familiar, luego de la localidad y por último del país, mediante el control del proceso productivo, de manera autónoma. Con ello, se garantiza el acceso físico y económico a alimentos inocuos y nutritivos. ¿Será que el TLC que intentamos definir con los mismos actores del caso iraquí, en lo que concierne al capítulo agropecuario, nos garantiza nuestra preciada Soberanía Alimentaria? Que nos lo expliquen

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
  • "El mundo cambió. Hoy se requiere mayor flexibilidad en las normas laborales"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.