Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/26/2006 12:00:00 AM

¿De qué país habla el Censo?

Semana.com analizó los datos del Censo con la demógrafa Carmen Elisa Flórez y el resultado se parece en muy poco a lo difundido hasta hoy.

¿De qué país habla el Censo? Carmen Elisa Flórez. Foto: Oficina de Comunicaciones, Universidad de Los Andes.
Que al país le va mal en educación. Que tenemos la misma tasa de crecimiento demográfico anual de los Estados Unidos. Que nuestras mujeres pasaron en un siglo de tener 14 hijos en promedio a 2.4.

Todas esas afirmaciones, resultado de la presentación el lunes 22 de los primeros datos del Censo General 2005, parecen no tener peso alguno para los expertos. Según ellos, la calidad de la información ofrecida hasta hoy por el Dane, la interpretación que se ha hecho de ella -dado lo confuso de los datos-, y las cifras con que se han comparado los resultados actuales no permiten, en la mayoría de casos, definir el país presente.

Luego de consultar con diversas personas las contradicciones y vacíos del censo actual, y de escuchar, en el programa Hora Veinte de Caracol Radio, al decano de economía de la Universidad de los Andes, Juan Carlos Echeverri, afirmar que los 250.000 millones que se invirtieron en la realización del censo se perdieron, así como la credibilidad del Dane, Semana.com se reunió con la demógrafa Carmen Elisa Flórez.

Flórez, quien además de ser una de las personas que más sabe de la materia en el país es economista y profesora de la Universidad de los Andes, analizó los resultados y su nivel de confiabilidad. Y sus conclusiones fueron bastante parecidas a las de Alejandro Gaviria, futuro decano de economía de los Andes, quien en el mencionado programa de Caracol puso en duda los análisis que se han hecho sobre temas como la educación y el crecimiento demográfico.

Fecundidad

Bajo el título de “Censo General 2005, un siglo de cambios demográficos. 1905-2005”, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística presentó al país el primer segmento de resultados. En ellos incluyó una comparación con las supuestas cifras obtenidas al indagar sobre los mismo temas en el censo realizado en 1905. Según el Dane, a principios de siglo las mujeres colombianas tenían un promedio de 14.1 hijos, una cifra absolutamente absurda.

“No se de dónde sacaron esa cifra porque en ninguna población en el mundo se ha observado un nivel de fecundidad de 14. Lo máximo que se ha llegado a observar en una población es 9.5. Entonces, se podría decir que el máximo es 10. La única manera de llegar a 15, por ejemplo, es que el 100% de las mujeres se embaracen apenas son fértiles. Si no hay ninguna otra restricción se puede llegar a ese máximo teórico, pero eso nunca ha pasado en este país. Lo máximo que se estimó, en el censo de 1905, fue un promedio de 7 hijos por mujer. Esa cifra se mantuvo constante por algún tiempo y luego empezó a bajar. En ese sentido, el promedio de 2.4 del que hablan en el presente si es consistente”, dice Flórez.

Educación

En el tema educativo, el Dane presenta información sobre la tasa de alfabetismo, la asistencia escolar y el nivel educativo. Dadas las cifras que presentó, muchos se aventuraron a afirmar que al país le iba bastante mal en el tema educativo. Sin embargo, dicha conclusión obedece a un problema de interpretación y la edad de las poblaciones entre las que se hicieron algunas de las preguntas, la cuales eran muy bajas (niños de tres y cinco años) para medir temas como la asistencia escolar y el analfabetismo.

Alfabetismo

Según el Censo, hoy en Colombia el 89.9 por ciento de la población de cinco años y más sabe leer. Pero, como indica Carmen Elisa Flórez, el nivel de alfabetismo no debe incluir niños de esa edad. “No necesariamente alguien a esa edad ya sabe leer o escribir. El alfabetismo es un tema que tiene que verse con población ya más adulta y si ahí las cifras son bajas sí es un problema, pero a los cinco años no lo es. En ese tema, para poder decir que se avanzó o no en la educación, hay que controlar por edad. Tocaría mirar cómo hicieron la pregunta. Si sólo se preguntó: sabe leer y escribir o si se trata del alfabetismo funcional (que va mucho más allá e incluye entender lo que se lee, por ejemplo)”.

Asistencia escolar

En este tema la situación es similar a la del alfabetismo. Los datos indican que el 30.5 por ciento de la población de más de tres años asiste a un establecimiento educativo formal. “Cómo van a sacar el dato a partir de los tres años cuando a esa edad, si acaso, algunos niños van al preescolar. Incluso en las zonas rurales la gente empieza a ir a la escuela mucho más tarde, a los siete años. Si uno mide por debajo de esa edad, es obvio que las cifras empeoran. En lo que hasta hoy ha presentado el Dane no hay claridad realmente en las poblaciones de referencia y eso genera confusiones cuando se compara con otros años. Los datos que dan ahora no se pueden juzgar con respecto a los anteriores porque en este tema nunca se preguntó para los tres años de edad. Entonces no pueden, con base en esto, sacar conclusiones de que la educación ha ido empeorando, cuando de partida están tomando diferentes poblaciones de referencia. No se si fue que se apresuraron a sacar resultados, pero lo que hacen genera mucha confusión”, según Carmen Elisa Flórez.

Nivel educativo

Flórez analizó estas cifras teniendo en cuenta lo ocurrido en el censo del 93. “No se por qué la gente ha dicho que el tema educativo ha empeorado en el país. Los indicadores señalan que ha ido mejorando. Por ejemplo, en el caso de preescolar el porcentaje pasó de 2.4 en el 93 a 4.7 en el 2005, eso es muy bueno. En primaria estamos ahora en 36.6 por ciento, cuando antes era de 48, pero decrece a favor de niveles más altos de formación, lo cual también es positivo. Es así como en secundaria sube de 30 a 32 por ciento y a eso se suman además los porcentajes de formación media técnica (4 por ciento) y el de normalista ( dos por ciento). Ya en rangos profesionales, la cifra también sube. Creo que hubo confusión porque el Censo del 93 presentaba una cifra compacta a ese respecto y, en cambio, este desagrega esa categoría en tres. Hace ocho años se hablaba de un nivel educativo en ese rango del 7 por ciento, hoy, al sumar las diferentes opciones que lo componen la cifra llega al 12.8 por ciento, entonces también mejora. La única cifra que no cambia mucho en este caso es la de analfabetismo, que se mantiene sobre el 9. Y en eso no hay variación porque lo que confirma es que se trata de población muy adulta, población de tercera edad. Pero claro que nivel educativo el país ha ido mejorando”.

Estado conyugal

En este punto, las cifras del Dane señalan que un 44.4 por ciento de los colombianos son solteros, un 23.8 son casados, un 22.3 vive en unión libre, un 4.3 es viudo y un 5.2 divorciado. Para sacar estos datos, el Dane tomó como población de referencia a todas las personas de diez años y más.

De partida, muchos expertos señalan que usualmente las preguntas sobre estado civil se realizan para poblaciones de 15 años hacia arriba, con la idea de tener unos resultados más cercanos a la realidad. “Aunque usualmente se hacen desde una edad más elevada, el Censo del 93 también lo calcula desde los 10 años. El punto, entonces, es saber cómo lo preguntan y cómo lo presentan. Porque uno puede preguntar desde los 10 años para captar si la edad de primera unión ha venido bajando, pero esa información no se puede usar para presentar el porcentaje de uniones en un país, cuando es una realidad infrecuente par gente que está debajo de los 15 años.

Igual, en cuanto al 44 por ciento que señalan como solteros, la cifra me parece un poco alta porque si se miran las tendencias en nupcialidad, eso querría decir que el porcentaje de matrimonios ha estado bajando y que posiblemente la edad del matrimonio ha estado subiendo. Y en las cifras que había disponibles, de estudios previos, el porcentaje de nupcialidad no había cambiado mucho. Cambian, eso si, el tipo de uniones. Las uniones consensuales han venido ganando terreno; eso sí es evidente en cualquiera de las encuestas que uno mire, pero no creo que el porcentaje de solteros haya subido. Tendríamos que ver si es un fenómeno que se esté dando, pero lo que se ha observado hasta ahora no da indicios de que estuviera pasando.

En cuanto a la comparación con los datos de 1905 en este segmento, es posible que la cifra de solteros en esa época señale cerca de un 20 por ciento más con respecto al 2005 porque en ese tiempo unión libre y divorciado no eran opciones para seleccionar. Así que seguramente estos dos grupos estaban incluidos en la opción de solteros y por eso la cifra es mucho más alta. Por eso digo que en el afán de sacar datos, sacaron datos que no son directamente comparables. Yo entraría a mirar por qué entonces el porcentaje de casados no ha cambiado”.

Colombianos en el exterior

Según los datos del Censo, un 3% de hogares en Colombia tiene experiencia migratoria. Sin embargo, el cálculo de esa población genera varias dudas entre los demógrafos. “Hay un problema en este punto y es que el Dane no ha dejado ver el cuestionario que en últimas se aplicó. Entonces uno no sabe cómo hicieron esa pregunta y así ver qué es lo que están captando, si captan sólo los hijos u otros familiares. Además, si esta pregunta la hicieron en la muestra y no en el formulario ampliado, ya tiene problemas de representatividad”.

Tasa de crecimiento

Aunque esta cifra no aparece en los datos aparecidos en el informe del Censo, fue incluida en el discurso de lanzamiento del director de la entidad, quien se dedicó a hacer algunas reflexiones en torno al tema. Según él, en Colombia hay un crecimiento demográfico anual de 1.02 por ciento. “Esa cifra es muy baja. Si tenemos una tasa de fecundidad del 2.4. por ciento actualmente y una posible tasa de natalidad del 20, sería necesario que se presentara una tasa de mortalidad de 10 para tener esa tasa de crecimiento. Según lo que se ha observado nuestras tasas de mortalidad estaban el 7 y no creo que hayamos subido. Entonces un 1 por ciento es muy bajito, yo esperaría un 1.5. o 1.6”.

Causa cambio de residencia

Los datos en este caso no permiten hacer un análisis de la situación de desplazamiento o movilidad de la población a nivel nacional, pues nunca se determina el número de personas que cambió de lugar de residencia. Pero además entre las razones no aparece, por ejemplo, orden público. En ese sentido, lo más cercano es amenaza para su vida que alcanza un 3 por ciento. En cuanto a la opción que fue elegida el mayor número de veces (razones familiares con un 49.8 por ciento), la pregunta es tan abstracta que puede hacer referencia a cualquier cosa. Por ello, es necesario conocer la metodología para hacer un análisis real.

Tendencias que se mantienen

Sobre la información del Censo, hay algunos apartados que sí permiten verificar tendencias que venían manifestándose en estudios anteriores. Tal es el caso del número de personas por hogar. En ese tema, por ejemplo, el crecimiento de hogares unipersonales se sostiene (el 11.5 por ciento de los colombianos viven solos). “Eso ha venido cambiando en las últimas décadas y está relacionado con el proceso de envejecimiento y los cambios que se han dado en la organización familiar. Los abuelos ya no viven con sus hijos casados sino solos. Entonces es una tendencia de personas mayores y en estratos altos”.

Este nuevo patrón de comportamiento, así como la baja en el número de hijos, hacen que el promedio de número de personas por hogar baje. Por eso es consistente que en el presente el promedio de personas por hogar sea de cuatro. De todas maneras, y aunque es normal que la cifra baje cada vez, no hay que desconocer que en los estratos bajos los hogares extensos y compuestos siguen siendo importantes en el país.

Preguntas y conclusiones

¿Por qué hubo tantos problemas con el análisis de las cifras y con el Censo mismo?

Carmen Elisa Flórez. Creo que no podremos saber si hubo problemas con el Censo hasta que no tengamos los datos para poder analizar la consistencia interna, es decir, si los datos internamente son consistentes con la tendencia que venía presentando la población. No es que no pueda haber cambios, pero no pueden ser tan bruscos. No podemos pasar de una tasa de crecimiento de 1.8 a 1, por ejemplo, en tan poquito tiempo. Para que eso pase se necesita un cambio en fecundidad muy marcado. En general, creo que se apresuraron a sacar los datos sin analizar las consecuencias de hacerlo. Lo otro que tampoco ha sido claro es cómo se va a mirar la cobertura del censo, pues ellos inicialmente habían dicho que se iba a hacer una encuesta de cobertura para mirar qué porcentaje de la población se quedó sin censar y después decidieron no hacerlo, y eliminaron la muestra de cobertura. Sin embargo, el día del lanzamiento dijeron que iban a incluir unas preguntas en la muestra de hogares para captarla. Mientras eso no se haga no podemos saber si las cifras que están dando pueden ser aceptadas.

¿Hasta dónde los datos que ha presentado el Dane permiten tener alguna idea real de Colombia y planear país?

CEF. Con estas cifras no puede planearse país. Mire nada más la mala interpretación que se ha dado a lo de educación. En cuanto a lo otro, lo que se refiere a vivienda probablemente permite sacar tendencias, pero cuando ya empieza uno a entrar a variables particulares que se refieren a grupos especiales de población, al no saber la referencia de la que se está hablando, es imposible sacar algún análisis y poder decir algo con el censo. Entonces respecto a hogares si, pero ya sobre estado civil y educación, lo que sacaron no me atrevería a usarlo.

Por eso, Carmen Elisa Flórez cree que el Dane debería permitir el acceso a la documentación sobre la metodología empleada para el análisis del censo. “Hubo mucha discusión al principio sobre cómo se iba a hacer, ahora deberíamos ver cómo se hizo. Porque yo estuve en el comité del censo y mirábamos un cuestionario, luego otro, y después no nos volvieron a invitar. Y en últimas, cuando a mí me hicieron el censo no me preguntaron lo que había visto en esos cuestionarios. Además viendo con otras personas del comité, a ellas les hicieron unas preguntas y a mi otras, entonces tampoco hemos coincidido con un cuestionario. No sabemos cuántas preguntas diferentes se hicieron. Alguna vez se le preguntó al director del Dane y él respondió que la máquina sacaba aleatoriamente. Pero no pueden hacerse preguntas diferentes para todos porque si no luego sacar datos es imposible. Entonces que dejen tener acceso a la metodología para ver como lo hicieron”.


VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • 30 años del concierto de conciertos: la noche que todos maduramos

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.