Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/19/2006 12:00:00 AM

El intercambio humanitario, la primera víctima mortal del atentado

La posibilidad de un intercambio humanitario entre el gobierno y las Farc quedó prácticamente descartada por el carro bomba en la Universidad Militar

El intercambio humanitario, la primera víctima mortal del atentado El intercambio humanitario, la primera víctima mortal del atentado
Los atentados terroristas suelen dejar víctimas heridas en el escenario. Tras la explosión del carro bomba de ayer en la Universidad Militar, quedó gravemente lesionada la posibilidad de un intercambio humanitario que permita la liberación de 58 secuestrados que hoy están atrapados en lo profundo de la selva. En efecto, todos los avances que Gobierno y Farc habían hecho en los últimos tiempos fueron frenados en seco por la onda explosiva en el centro de estudios y de inteligencia de las Fuerzas Armadas.
 
Para el Jefe del Estado no hay ninguna duda de que ese artefacto fue puesto por las Farc. Por eso, reaccionó con dureza tanto en la forma como en el contenido. Volvió al uso de adjetivos severos contra los miembros de esta guerrilla –los calificó una y otra vez de terroristas, en general; y en particular, le dijo fantoche a Raúl Reyes el vocero que suele llevar la vocería en el tema del intercambio- y reversó las medidas tomadas hacia delante. Así le ordenó al comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, que no buscará más acercamientos, dijo que no habría una zona de despeje y exigió optar por la vía del rescate militar de los secuestrados.

Con su señalamiento a las Farc, el Jefe del Estado cerró cualquier otra posibilidad de la autoría del atentado. Y es que llegar hasta los responsables de este hecho terrorista es una misión que se debe adelantar en medio de un ambiente enrarecido por los supuestos montajes de atentados planeados por los propios militares que hoy son investigados por la Fiscalía y la Procuraduría.

Sin embargo, que este sea uno de los complejos militares más importantes del país es una variable que se debe considerar a la hora de buscar a los culpables. Hay una carga simbólica si fue la guerrilla porque el mensaje sería más que evidente: “Nos les entramos a la casa y les hacemos esto”.

Fuentes de inteligencia consultadas por SEMANA.COM informaron, sin embargo, que al menos se puede calificar de “atípico” el uso del explosivo R-1 por parte de la guerrilla. Este elemento lo usan las Farc como potenciador de otros explosivos y rara vez lo han usado en solitario. Claro que lo que ocurre es que en la guerra los derechos exclusivos de armas no existen, sino que cada parte hace uso de lo que tenga a su alcance.

El explosivo R-1 iba escondido en una pipeta dentro de la camioneta que, para la guardia que vigilaba las entradas del claustro, se hizo pasar como el tanque de un vehículo a gas.
¿Cómo pudieron tener un carné?, ¿quién les facilitó uno para clonarlo? Esas son preguntas que los investigadores trataban de responder. Lo cierto es que el conductor presentó el carné que le autorizaba el ingreso a uno de los parqueaderos internos donde sólo se estacionan los vehículos del personal administrativo de la Universidad Militar, lo que hace pensar que, posiblemente, se clonaron la identificación y el carro. “Pero esta forma de atacar no es propia de las Farc”, dijo un profesor de la Escuela Superior de Guerra experto en seguridad, que pidió la reserva de su nombre.

Otra variable a considerar es que en el recinto estaban tomando clases varios oficiales que la próxima semana ascenderán de rango. Mayores y coroneles del Ejército que irán a diferentes unidades militares de todo el país. Precisamente en el momento de la explosión se encontraban en un break. Sería fácil zarandear la fortaleza del Ejército atentando contra mandos medios de esta fuerza, y las Farc podrían estar interesadas en ello.

Adicional a esto, en uno de los auditorios se encontraban el delegado de la oficina de Derechos Humanos de la ONU para Colombia, Juan Pablo Corlazzoli, y el comandante del Ejército, general Mario Montoya, quienes participaban de un evento durante la celebración de la semana por los Derechos Humanos. Precisamente, dos de los uniformados que resultaron heridos hacían parte de la escolta del general.

En el ambiente tras el atentado quedó gravitando una sensación de desconcierto. Hay demasiados antecedentes que oscurecen el panorama. Por ejemplo, la reciente entrevista que el ex guerrillero Farid Motta, preso en la cárcel de La Picota, le concedió a SEMANA. Si bien es cierto el escepticismo que se debe tener frente a las declaraciones de un condenado que fue informante del DAS y colaborador de los ‘paras’, sus advertencias sobre nuevos atentados que se estarían planeando desde el Ejército con la ayuda de presos en la cárcel son un elemento para tener en cuenta.

El último antecedente que deberán considerar los investigadores es el de las advertencias de algunas embajadas en Colombia, entre ellas la de Estados Unidos y la de Gran Bretaña, para que sus conciudadanos no circulen por algunos sectores del norte de Bogotá, entre ellos, el afectado este jueves.
 
Sin embargo, para el Jefe del Estado no hay dudas y no hay que irse por otras teorías: “Fueron las Farc”, sentenció. Lo concreto hoy es que sea quien haya sido, la primera víctima gravemente herida que causó este atentado es el intercambio humanitario. Uribe fue categórico. No va a conversar con esta guerrilla porque para él, sería ceder al chantaje terrorista. Así, la onda explosiva alcanzó a impactar en la esperanza de los familiares de los secuestrados que nuevamente se hundieron en la desazón.

Y sí el objetivo de los autores de la bomba era ponerle fin a la posibilidad del intercambio más que matar personas, hay que decir que lograron claramente su objetivo.



VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • 30 años del concierto de conciertos: la noche que todos maduramos

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.