Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/8/2006 12:00:00 AM

El miedo de una madre

El miedo de una madre Este es el sector del banano en la plaza de mercado de Barranquilla, uno de los más amenazados por los grupos de pistoleros.
(Barranquilla, junio 26 de 2004)

Testimonio de Enriqueta Hernández de Colina ante la Unidad de DH de la Fiscalía. Ella es la madre de Luis Carlos Colina Hernández, uno de los testigos clave que dieron lugar al inicio de este proceso. Colina fue asesinado.

“El día 15 de junio de 2004 a eso de las 7 de la noche, mi hijo Luis Carlos estaba en la casa con todos y sus dos hermanas. Como yo vivo siempre con ese sobresalto yo lo llamé para el patio, donde estaba un poco oscuro, eran las 7.30 p.m.. La hija mía estaba en la sala, pero la puerta de la sala estaba cerrada. La hija mía, Silvana, dice que vio por los calados de la casa unos tipos que miraban para adentro, como buscando algo. Entonces ella vio los tipos y le dijo a la niña de ella que abriera la puerta. la niña dice que los tipos le preguntaron que si ahí era que vivía Luis Carlos, pero la niña esta advertida de que cuando llegaran a preguntar por él, dijera que no vive ahí.

Pero la niña no contestó nada, ella llamó a la mamá, que es Silvana. Cuando Silvana salió a la puerta el tipo le preguntó por Luis Carlos pero era me gritó de la puerta: “mami buscan a Luis Carlos”, ese grito fue para que yo entendiera y él tuviera tiempo de esconderse. Yo me paré, salí corriendo a la puerta. Cuando salí me impresionó mucho porque yo vi dos tipos, uno escondido entre el callejoncito que pega con la terraza y estaba armado, tenía un revólver como escondiéndolo y tenía una gorra puesta hasta casi los ojos, que casi no se le veía la cara. El otro hablaba conmigo y me preguntó a mi; me dijo que Luis Carlos le había dicho que fuera a la casa a hablar con él, y yo le contesté que él no vivía aquí en la casa, que él venía era por temporadas a visitarnos.

Entonces, la otra hija mía que se llama Yeimy, salió a la puerta y le preguntó al tipo que para qué buscaba al hermano y el tipo contestó: “que lo llaman allá... allá”, señalando hacia la esquina. El tipo estaba todo nervioso, pero con todo lo que hablaba conmigo, él miraba para adentro como buscando al hijo mío. El tipo es moreno, grueso, tiene como una forma de cicatriz en la cara, del lado izquierdo, y una gorra de color beige metida hasta las cejas. vestía un suéter como beige y el pantalón era como marroncito de tela de lino. Yo le dije que me dejara la razón que cuando él viniera yo iba a dársela.

El no dijo y voltió y se fue caminando rápido con el otro tipo, cuando iba en la mitad de la cuadra yo me salí más afuera para donde cogía y doblaron en toda la esquina a mano derecha, yo pensé en el mismo momento irme detrás de ellos para seguirlos pero pensé que él ya me había analizado bien a mi y me dio miedo...”

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.