Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/28/2005 12:00:00 AM

El pionero 'gonzo'

Con el suicidio de su creador Hunter S. Thompson murió el lado salvaje del Nuevo Periodismo.

No es de extrañar que el último deseo de Hunter S. Thompson fuera que sus cenizas se esparcieran en el aire por un cañón de artillería. Thompson era miembro de la derechista Asociación Nacional del Rifle y siempre adoró las armas de fuego. Se decía que tenía una amplia colección personal y fue precisamente una de esas piezas la que le sirvió para quitarse la vida el pasado 20 de febrero en su rancho de Aspen.

Pero al mismo tiempo Thompson era un icono de la contracultura norteamericana convertido en escritor de culto. Sus agudas críticas a los políticos eran permanentes así como su experimentación con todo tipo de sustancias. "Odio recomendarle las drogas, el alcohol, la violencia o la demencia a cualquiera", aseguró en alguna ocasión, "pero siempre han funcionado para mí".

Con una bien ganada fama de autodestructivo, el pionero del periodismo 'gonzo' fue mucho más que la caricaturesca imagen que lo caracterizó con sus gafas oscuras, la cabeza rapada y el cigarrillo en la boca. The New York Times afirmó en uno de sus obituarios que "Mr. Thompson se las arregló para cambiar el curso de periodismo norteamericano".

Thompson representaba el lado salvaje del Nuevo Periodismo. Esta corriente de periodismo literario rompió en los años sesenta en los Estados Unidos los rígidos moldes de la prensa estadounidense de la época. En diversas revistas, periódicos y suplementos como The New Yorker, Rolling Stone o Esquire comenzaron a proliferar artículos y crónicas escritos con técnicas tomadas de la literatura de ficción. El dato, como pieza fundamental del relato periodístico, dio paso a la escena. Se trataba de reportajes que se debían leer como una novela.

Según cuenta Tom Wolfe en El Nuevo Periodismo, los reporteros de la época, incluyéndolo a él y a Thompson, anhelaban retirarse a escribir una novela y encontraron en el periodismo la trinchera perfecta para sacar provecho de la escritura creativa. El gran éxito de A sangre Fría, la novela de no-ficción de Truman Capote, le dio a la nueva corriente el impulso necesario para transformar el panorama de la prensa norteamericana.

Junto a Wolfe y Gay Talese, Thompson se convirtió en uno de los nombres destacados de la nueva corriente. La actitud crítica que caracterizaba a los 'new journalists', quienes atacaban la noción de objetividad y deslizaban sus puntos de vista, fue llevada al extremo por él.

Thompson dejó atrás cualquier distancia profesional. No sólo se sumergía en la historia, sino que su participación alteraba la situación observada y terminaba convertido en protagonista. El reportero 'contaminaba' los eventos, algo inconcebible para la ética periodística tradicional.

"El escritor debe ser un participante en la escena ...como un director de cine que escribe sus propios guiones, hace su propia cámara y de algún modo se las arregla para filmarse en acción, como el protagonista o por lo menos el personaje principal", escribió en La gran caza del tiburón, otro de sus libros. Esa insólita actitud quedó etiquetada como el periodismo gonzo.

Curiosamente, Thompson encontró por accidente el estilo que lo caracterizó mientras cubría el derby de Kentucky. Presionado por la hora de cierre, decidió arrancar un par de páginas de los apuntes de su libreta y enviarlos sin mayor edición convencido de que lo iban a despedir. Ocurrió lo contrario: el artículo fue un éxito y el resultado fue bautizado como "gonzo". Así nació su estilo subjetivo. "Si puedo escribir así y salir airoso, ¿por qué tenía que seguir intentando escribir como el New York Times?", aseguró en una entrevista.

Aunque Thompson ya había adquirido cierta reputación como corresponsal en Puerto Rico y Suramérica, fue su reportaje novelado sobre una pandilla de motociclistas en 1966 lo que lo catapultó a la fama. "El Premio Cojones de Hierro para escritores independientes a jornada completa correspondió aquel año a un oscuro periodista de California llamado Hunter Thompson, que 'rodó' con los Ángeles del Infierno durante dieciocho meses-como reportero y no como miembro, lo que habría resultado más seguro- con el objeto de escribir Los Ángeles del infierno: la extraña y Terrible saga de la banda de los motociclistas proscritos. Los Ángeles escribieron el último capítulo por él al dejarle medio muerto a golpes en un parador a cincuenta millas de Santa Rosa", explica Wolfe en su ya celebre antología.

El libro de Thompson reveló que los Ángeles eran, más que una amenaza pública, una horda hasta cierto punto patética. De cierto modo, era una crítica a la sociedad y los medios por crear villanos míticos. A partir de ahí comenzó a forjar la fama de ser el cronista del lado oscuro del sueño americano.

En 1972 la revista Sports Ilustrated envió a Thompson a cubrir la carrera de motos Mint 400 en Las Vegas. El producto fue Miedo y asco en las Vegas, un relato a medio camino entre la ficción y la realidad que se convirtió probablemente en su obra más famosa.

Según el mismo Thompson, se trataba de un experimento de periodismo gonzo. En el libro, un periodista que es claramente su alter ego emprende junto con un abogado un viaje alucinógeno entre Los Ángeles y la meca de los casinos con un baúl repleto de drogas. Veintisiete años después de su publicación, en 1998, el libro fue llevado al cine y Johnny Depp interpretó el personaje del reportero.

Además de sus libros y columnas deportivas, la fama de Thompson se sustentó en sus ácidos comentarios políticos para Rolling Stone. Muchas de las frases que acuñó fueron citadas después por Newsweek o The New York Times. Del presidente Richard Nixon afirmó que era alguien capaz de "darte la mano y apuñalarte en la espalda al mismo tiempo" y más recientemente calificó a George W. Bush y Dick Cheney como un par de "matones poderosos".

Algunos aseguran que en los últimos años su trabajo se volvió repetitivo y el mismo Thompson llegó a parodiarse a sí mismo en más de una ocasión. En sus últimas entrevistas admitía que ya no disfrutaba escribir. "Sospecho que escribir es como el sexo, que sólo es divertido para los principiantes. Las putas viejas no sonríen mucho".

El legado de Thompson -más allá de su excentricidad- es difícil de calcular, aunque algunos han hecho el intento. Además del amplio listado de libros que se podrían calificar como 'gonzo', en la BBC Andrew Walker afirmó que las producciones de Michael Moore, quien es director, protagonista y estrella de sus películas, así como Super Size Me, el documental donde Morgan Spurlock arriesga su salud para demostrar el valor nutritivo de los productos McDonalds, hacen parte de la tradición que Thompson inauguró.

*Periodista de SEMANA.COM. Correo: storrado@semana.com

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.