Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/27/2006 12:00:00 AM

Entre la tiza y el internet

Hay una preocupación universal por que la educación se ajuste a las exigencias del mundo contemporáneo. ¿Cómo está la situación en Colombia? Análisis de Álvaro Rodríguez Gama y Carolina Cano*, de la Universidad Nacional.

Entre la tiza y el internet Entre la tiza y el internet
El corte academicista o tradicional instaurado en Colombia a finales del siglo XIX, en el que prevalecían la memorización y la repetición de conceptos, es puesto en la cuerda floja ante el alto número de posibilidades que ofrece la educación contemporánea.
 
Atrás ha quedado la época en la que el estudiante requería de la imponencia de su profesor para ser iluminado y alimentado cultural y cognitivamente, de allí que el término alumno, con sus dos principales significados etimológicos (persona sin luz e individuo para alimentar), debería ser reevaluado en el léxico de los educadores.
 
La educación tradicional tuvo un extraordinario papel para la difusión inicial de las ciencias pero, poco a poco, sus características llegaron al límite de su acción, y sus formas y derivados entraron en controversia en aspectos tales como: magistrocentrismo, memorismo, enciclopedismo, verbalismo, pasividad, contenidos curriculares rígidos, exámenes, notas, clases repetidas (hasta con los mismos chistes), horarios estrictos, llamadas a lista, silencio en el salón, exposiciones magistrales (con un sector significativo de los alumnos durmiendo con los ojos entre abiertos), vacaciones para no tener que pensar durante ellas y poder olvidar todo lo que se aprendió sólo para pasar el examen.

En Colombia, los modelos pedagógicos fueron marcados desde un principio por la mano fuerte del conductismo, en cuyo marco prevalece la pasividad del educando, quien debe responder de manera automática al conocimiento impartido, sin derecho a refutar o interactuar; esos estilos están siendo en buena parte desplazados por la dinámica del constructivismo, donde la conexión entre realidad y conocimiento contribuye al proceso de construcción mental del aprendizaje, el cual es factible a través de la interacción social, en otras palabras, surge la humanización como agente fundamental de la educación.

Antecesores importantes de las nuevas pedagogías con sus reflexiones e investigaciones han sido: Rosseau, Pestalozzi, Fröebel, Tolstoi, Key, Dewey, Montessori, Decroly, Ferrière, Consinet, Neill, Piaget y Vigostki.

La inmersión del individuo en los procesos sociales, a través del tiempo, ha generado modelos pedagógicos como la escuela nueva (EN), la pedagogía conceptual, la enseñanza para la comprensión, la educación problémica, la pedagogía de la liberación, además de la adquisición de competencias aplicables a cada medio social, etc. Y qué decir de la gama interactiva y vertiginosa que ofrece el nuevo milenio: información en línea y a distancia, espacios virtuales, lenguaje audiovisual.
 
Dichas ofertas exigen cambios en el sistema educativo y quienes hacen parte de él se ven obligados a asumir una formación y un desarrollo de competencias para actuar de manera productiva dentro del mismo. Ante esta situación, aparece el desafío: ¿cuál debe ser la principal preocupación de un docente en una sociedad no sólo del “saber”, sino del saber hacer?

Del tablero a la red

Las tecnologías en la comunicación han transformado la actividad educativa y tanto docentes como estudiantes deben conocer sus aplicaciones para lograr un aceptable desarrollo en las nuevas propuestas. El uso de ayudas tecnológicas en las aulas de clase se hace indispensable ante un público estudiantil que, además, cada día se siente menos atraído por la educación tradicional.
 
Hay una situación que es preocupante, aunque cotidiana: clases en las que el estudiante domina herramientas de tecnología que en una parte significativa de casos son desconocidas por el educador. Grupos de profesores que pertenecieron a formas de educación en las que incluso la comunicación instrumental estaba en un segundo plano.
En el transcurso de la última década se pasó de la tiza y el tablero al acrílico y el marcador, y de estos a las pizarras electrónicas.
 
Hoy día, computadores, portátiles, redes de comunicación, disquetes, cd, dvd, usb, videobeams, proyectores, programas de diseño gráfico, multimedia, son elementos utilizados en los nuevos métodos pedagógicos. El chat y el correo electrónico toman fuerza, cada vez más, al igual que los blogs educativos, donde ya no se habla de profesores sino “blog- fesores”. La red y la educación a distancia o en línea se convierten en excelentes alternativas para aquellos cuyos tiempo y espacio están limitados.

El nuevo docente

El cambio de rol del docente es uno de los elementos básicos de la nueva pedagogía; la realidad es que pocos profesores han sido verdaderamente grandes maestros (fundamentalmente gracias a sus especiales vocaciones y capacidades innatas); la mayor parte del grupo docente corresponde a personas con algún grado de gusto por la enseñanza, con moderadas capacidades para la labor y sobre todo que, por haber sido personas que descollaron como excelentes alumnos y profesionales, han llegado a ser considerados pedagogos, aunque muchos de ellos nunca hayan tenido una verdadera capacitación docente.
 
El rol antiguo del profesor como autoridad y transmisor del conocimiento está dando paso actualmente a personas que funcionan más como coordinadores, facilitadores, orientadores profesionales, tutores, consultores, investigadores, identificadores de las múltiples inteligencias del educando, definidores de objetivos educativos y creadores de unidades pedagógicas virtuales, alentando el progreso individual de los estudiantes que cada día son más autónomos y están mejor informados.

Bibliotecología contemporánea

Otro de los cambios asombrosos de la época moderna es la transformación de las bibliotecas (muchas de ellas ya se estaban convirtiendo en museos) y que ahora son escenarios activos e interactivos de la nueva información; utilizan nuevas tecnologías como Internet y bases de datos, que permiten tener más información que nunca en toda la historia humana y en horarios de 24 horas cada día. Como ejemplo, la biblioteca más grande del mundo, la del Congreso de Estados Unidos, tiene alrededor de 26 millones de libros, mientras que el buscador google nos ofrece más de 18.000 millones de páginas web que pueden ser consultadas por temas y de manera instantánea; entre ellas están 4.000 bibliotecas a las que se pueden acceder para diversos tipos de consulta.
 
La educación se encuentra en uno de los períodos más interesantes y cambiantes de su existencia; es necesario entonces construir más espacios de análisis y discusión en los que participen todos los estamentos interesados en ella.

Ante la importancia de esta temática, la Universidad Nacional de Colombia, a través de la Vicerrectoría Académica y la Dirección Nacional de Admisiones, organiza el Congreso Iberoamericano sobre nuevos estilos de la Educación. Experiencias y propuestas, que tendrá lugar los días 22 y 23 de noviembre de 2006 y que contará con la participación de expertos nacionales internacionales como la Universidad de Barcelona-España; la Universidad de Buenos Aires-Argentina; la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam); la Universidad Panamericana de México; la Universidad Católica de San Pablo-Perú.

*Profesor Titular de la Universidad Nacional de Colombia.
* Periodista Dirección Nacional de Admisiones.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.