Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/18/2003 12:00:00 AM

"Es como volver a nacer"

Nuestra reporterita María Paula Laguna entrevistó a Eduardo*, un muchacho de 18 años que estuvo cuatro años con las Farc. El joven hace parte de los combatientes desmovilizados.

La Defensoría del pueblo calcula que en Colombia cerca de 6.000 menores de edad participan directa o indirectamente en el conflicto armado. Estos pequeños combatientes se ven obligados a ingresar a las filas de los distintos grupos y se ven expuestos a una continua violación de sus derechos. Su vinculación incluye el porte de armas, la compra de suministros , realizar labores de inteligencia, fabricar minas antipersonales y cuidar secuestrados, entre otras actividades que afectan su bienestar físico y emocional.

Algunos jóvenes logran desertar y con la ayuda de organismos como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar logran rehacer su vida e incorporarse nuevamente a la sociedad como personas pacíficas. Desde 1999 el ICBF ha recibido 830 niños y niñas.

Semana Jr.: ¿Cómo llegaste a esa organización?

Eduardo: Me convidaron que me fuera con ellos y como uno es joven no se da cuenta de los errores que comete. Fue decisión mía. Yo tenía 14 años y a esa edad uno se siente grande con un arma. También me prometieron que me iban a dar 600.000 pesos mensuales pero es mentira porque uno se va y no le dan ni un peso.

Semana Jr.: ¿Cómo te sentías?

Eduardo:Uno se siente aburrido pero como ellos dicen que si uno se vuela lo matan. Mas de uno le teme a eso.

Semana Jr.:¿Qué tenías que hacer?

Eduardo: Combatir como cualquier guerrillero. Tenía que armar minas, atacar pueblos, hacer emboscadas, abrir trocha.

Semana Jr.:¿Habían más muchachos de tu edad?

Eduardo: Demasiados. Conocí gente de 12 años.

Semana Jr.:¿Los menores de edad tienen un trato especial?

Eduardo: Allá mujeres, hombres, viejos, menores de edad, a todos los tratan igual.

Semana Jr.:¿Qué pasa cuando se enferman?

Eduardo: Se lo llevan a las casas de los milicianos en los pueblos o en el campo y la guerrilla consigue médicos y enfermeros. Eso cuando uno queda sirviendo para algo porque si se parte una pierna y no se puede curar entonces lo matan.

Semana Jr.:¿Qué le decían a tu familia?

Eduardo: Nosotros vivimos en una zona roja donde hay mucha violencia. Cuando mi familia le preguntaba a alguien de la guerrilla por nosotros ellos les contestaban que estabamos muertos.

Semana Jr.:¿Cuál era tu mayor temor cuando estabas en la organización?

Eduardo: A los combates porque uno ve la muerte muy cerquita. Me tocaba pelear sino quería dejarme matar.

Semana Jr.:¿Ahora a qué le temes?

Eduardo: A encontrarme con la guerrilla.

Semana Jr.:¿Por que desertaste?

Eduardo: Me encontré con un hermano que hacía cuatro años no veía porque se había ido con la guerrilla. Nos mandaron a hacer una misión y como estábamos aburridos aprovechamos para entregarnos.

Semana Jr.:¿Cómo te sientes ahora?

Eduardo:Es como volver a nacer porque es vivir en libertad. Uno puede hacer lo que uno quiera. Además uno vuelve a tener contacto con la familia y hay posibilidades de estudiar

Semana Jr.:¿Que te gustaría hacer cuando salgas de aquí?

Eduardo:Poner una panadería

Semana Jr.:¿Cuál crees que sería la solución para acabar con la guerra en el país?

Eduardo: Ayudando más al campesino y al pueblo.

Semana Jr.:¿Con qué sueñas?

Eduardo: Con llegar a ser alguien en la vida. Ser una persona que pueda salir adelante

*El nombre ha sido cambiado

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.