Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/10/2006 12:00:00 AM

“No dejaré que empañen mi campaña”: Uribe

El presidente Álvaro Uribe asegura que no autorizó a Jorge Noguera para reunirse con el jefe ´para´ conocido como Jorge 40 y que lo relevará del cargo si se comprueban las denuncias. Serpa cuestiona legitimidad del gobierno.

“No dejaré que empañen mi campaña”: Uribe Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez.
El escándalo por las denuncias sobre la supuesta comisión de fraude en las elecciones presidenciales y de Congreso de 2002 sacó de casillas al gobierno. Mientras el Ministro del Interior calificó como “canallada” e “infamia” la versión de que la campaña de Uribe se benefició de un fraude electoral fraguado entre políticos aliados del gobierno y paramilitares de la Costa para ganar en primera vuelta (tal y como lo aseguró en Semana el ex jefe de informática del DAS, Rafael García), el presidente Álvaro Uribe aseguró que no permitirá que empañen su obra de gobierno a mes y medio de las elecciones.

En declaraciones a la W Radio, Uribe recalcó que las acusaciones contra su primera campaña presidencial provienen de funcionarios que fueron expulsados del DAS por decisión del entonces director de la entidad, Jorge Noguera, y que por lo tanto se trata de “la acusación de unas personas que están en la cárcel, contra la palabra de Jorge Noguera". De todas maneras, Uribe le pidió a Noguera, hoy cónsul en Milán, que regresara al país para que responda por las denuncias y dijo estar dispuesto a relevarlo del cargo si se comprueba que son ciertas.

García fue amigo de Noguera hasta hace unos meses y fue el propio Noguera quien lo nombró en el DAS, del cual ambos salieron en medio de escándalos. Noguera despidió a García por borrar expedientes y huellas de siete extraditables y luego él mismo tuvo que dejar la dirección de la entidad en medio de una crisis por corrupción e infiltración paramilitar. Sin embargo, luego fue nombrado como cónsul en Milán por el presidente Uribe, de quien también había sido jefe de campaña en Magdalena.

El ex jefe de informática del DAS asegura los paramilitares fraguaron “un fraude electoral de gigantescas proporciones” en la Costa con la ayuda de Noguera, quien actuaba como jefe de la campaña uribista. Uribe se hizo a la jefatura de Estado con 5.862.655 votos (53% de la votación total). Si a ellos se le restan los 337.085 que obtuvo en Magdalena, Bolívar, Cesar y la Guajira, los lugares donde García dice que hubo fraude, no le habría alcanzado para ganar en primera vuelta y habría tenido que disputar una segunda con el candidato liberal Horacio Serpa.

Según Uribe, no se puede hablar de un fraude electoral casi cuatro años después de ocurridas las elecciones. En igual sentido se pronunció Noguera, quien desde este domingo comenzó a llamar a los medios de comunicación nacionales para rendir sus descargos sobre el tema. “También lo haré ante la Fiscalía antes de que me llame. Aunque estoy seguro de que no me va a llamar, porque no hay nada contra mí. Siempre he actuado de acuerdo con la ley”, dijo en Caracol Radio.

Serpa, por su parte, declaró que con las revelaciones de García la legitimidad de la elección de Uribe está en entredicho y “queda claro que Uribe quiere imponer su hegemonía por medio del fraude y la manipulación”. Agregó que reconoció “el triunfo del doctor Uribe hace cuatro años, no obstante haber denunciado durante esa campaña la intromisión del paramilitarismo en el proceso electoral. Hoy, delante de los hechos que se denuncian, es forzoso declarar que la legitimidad del gobierno está en duda. En tales circunstancias, es difícil aceptar que las elecciones presidenciales en curso, tengan carácter democrático”, dijo Serpa.

En su momento, Serpa cuestionó la supuesta cercanía de Uribe con los paramilitares, pero al término de la campaña de 2002 aceptó ser embajador del gobierno Uribe ante la OEA. Con el escándalo desatado en torno a las actuaciones del ex director del DAS y su incidencia en el resultado electoral de hace cuatro años, el candidato liberal retomó su discurso anterior y dijo que “se ha puesto de presente a los colombianos que el dinero del narcotráfico y el brazo asesino de la mafia, estarían determinando quiénes gobiernan y además imponiendo personas para que protejan sus intereses desde el Congreso de la República”.

El fraude

Semana verificó en terreno la forma como transcurrieron las elecciones de 2002 en el sur de Magdalena y municipios cercanos de Bolívar y Cesar, en los que encontró que sí hubo manipulación de hombres de las autodefensas. Tal y como lo había denunciado la analista Claudia López en sus mapas sobre distritos electorales, los paramilitares zonificaron los municipios para repartir la votación entre ciertos candidatos a Congreso y la misma concentración atípica de votos se presentó a favor de Álvaro Uribe en las elecciones presidenciales. (Ver notas relacionadas)

El 66% de los votos de Uribe en Magdalena fueron en los mismos municipios con presencia paramilitar en los que congresistas como Dieb Maloof y Luis Eduardo Vives, expulsados del uribismo por su supuesta relación con autodefensas, lograron concentración de electores. Sólo el 34% restante lo obtuvo en zonas ubicadas por fuera de esos `distritos electorales´. En el caso de Serpa la tendencia fue a la inversa. El 31% de sus votos fueron en las zonas de dominio `para´ y el 69% por fuera de ellas. De hecho, en municipios bajo influencia paramilitar como El Difícil, Serpa perdió un 84 por ciento de electores en el 2002 respecto a 1998. Lo mismo en Chivolo. En Salamina, donde los paramilitares mataron a un delegado de la Registraduría que denunció fraude en las elecciones para alcalde de 2003, Serpa sacó un 73 por ciento menos de votación. Uribe sacó 2.420 votos y Serpa solo 368. Por eso en esta ocasión no aplica el argumento de que Uribe perdió contra Serpa en la Costa.

En El Difícil, pequeño y montañoso pueblo del Magdalena, Uribe sacó 9.858 votos y Serpa 1.102. Un jurado de votación al que le correspondió vigilar el proceso electoral de 2002 en ese olvidado rincón del país confirmó a Semana que en su mesa depositaron 40 votos. Pero que al final de la jornada, un paramilitar de la zona le ordenó marcar otras 400 tarjetas electorales con los nombres de los inscritos para votar en esa mesa.

En ese mismo municipio, un funcionario de la Registraduría agregó que en los escrutinios para Presidente, los jurados tacharon dos veces los tarjetones que favorecían a Serpa para anularlos. Similares situaciones se presentaron en los demás municipios del sur de Magdalena y en sitios como Los Pozos, corregimiento de Plato, en donde no deja de sorprender que de un potencial electoral de 700 personas hayan votado las mismas 700, cuando se trata de un apartado caserío analfabeta y abstencionista por tradición.

Ya sobre la mecánica del fraude, parece evidente que en efecto los paramilitares intervinieron en dos momentos: primero, durante la inscripción de cédulas, registrando votantes del censo electoral en las zonas que les convenía en connivencia con funcionarios corruptos o intimidados de la Registraduría. Y luego a través de los jurados obligándolos a marcar los tarjetones a favor primero de unos candidatos específicos y luego de Uribe.

¿Sabía Uribe? La pregunta del millón es si Álvaro Uribe estaba enterado del fraude a su favor. Los políticos de la región consultados creen que él no sabía, pero les parece imposible que Jorge Noguera, el antiguo director del DAS y coordinador de su campaña en el Magdalena no supiera de la infiltración de los paramilitares en la política regional. “Todo el mundo en el Magdalena lo tenía claro y los del equipo de campaña de Uribe se hicieron los de la vista gorda. Era vox populi quién estaba con los paras. Que lo supiera Uribe lo dudo”, dijo uno de ellos.

De hecho, como lo advirtió Semana en un artículo publicado en agosto 18 de 2003, en el Magdalena la influencia de las autodefensas en la política viene creciendo desde mediados de 2000. Rodrigo Tovar Pupo, alias 'Jorge 40', tenía incidencia desde la Sierra Nevada de Santa Marta sobre la política de ese departamento y del Cesar a punta de bala y de una astuta 'operación avispa'. Cuando Uribe fue elegido, los paramilitares ya habían sido acusados de asesinar a los alcaldes de Cerro de San Antonio y Tenerife, en 2000, y a varios concejales y de impedir la competencia política en 14 municipios en ese año. En las elecciones de 2002, ingresaron a la política nacional vía el Congreso y un año después consolidaron su poder regional con los alcaldes.

El caso Correa

Otra de las relevaciones de García tiene que ver con el asesinato de sindicalistas y defensores de derechos humanos a partir de información suministrada por el DAS a la mafia y a los paramilitares. Tanto Uribe como Noguera se declararon sorprendidos con la aseveración que, según el presidente de la República, no es acorde con la reducción de homicidios de sindicalistas reportada en las cifras oficiales.

Uno de los casos mencionados en la declaración de García es el del sociólogo Alfredo Correa de Andreis, quien fue capturado y sindicado de guerrillero de las FARC por la seccional Bolívar del DAS, en junio de 2004. El jurista fue asesinado cerca de su residencia dos meses después de ser puesto en libertad por falta de pruebas.

José Humberto Torres, abogado de la familia Correa de Andreis, pidió en las últimas horas a la Fiscalía que vincule a la investigación por la muerte del investigador a Jorge Noguera, al ex director del DAS de Bolívar, Rómulo Betancur, al jefe de inteligencia de la institución, Giancarlo Auque y a alias Jorge 40.




VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
  • "El mundo cambió. Hoy se requiere mayor flexibilidad en las normas laborales"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.