Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/21/2003 12:00:00 AM

Paraíso ensangrentado

Los mamos de los cuatro pueblos nativos de la Sierra Nevada de Santa Marta les hacen un llamado a los 'bunachi', los hermanos menores, para que detengan la masacre de las comunidades que viven y protegen este territorio, en particular del pueblo kankuamo, y para que frenen también las violaciones de sus lugares sagrados. De lo contrario, advierten, vendrá una época de grandes calamidades para todos.

Paraíso ensangrentado Paraíso ensangrentado
La Sierra Nevada de Santa Marta es un lugar paradisíaco para la mayoría de los colombianos y extranjeros que la visitan. Para los miembros de las comunidades indígenas kogui, wiwa, arhuaco y kankuamo, las cuatro etnias autóctonas que la habitan desde antes de la llegada de los españoles, es mucho más que eso. Es un lugar sagrado al que conocen como la Gran Kankurwa Madre Seineken, algo así como la Gran Casa de la Madre Tierra. A finales de noviembre una reunión de mamos, los líderes espirituales tradicionales de estas cuatro comunidades, reiteraron este carácter sacro: "La Sierra Nevada es casa sagrada, hogar sagrado y lugar de paz. Todo lo que vaya en contra del establecido orden de cosas, profana nuestra existencia, nuestras costumbres y nuestra profunda identidad con el mandato de nuestra ley de origen". Este mensaje era un llamado de atención sobre las reiteradas profanaciones contra su territorio y contra la integridad de sus vidas que han soportado durante el 2003.

Hasta el mes pasado, según las denuncias reiteradas que han hecho la Organización Nacional Indígena (ONIC) y el Colectivo de Abogados José Alvear, fueron asesinados 54 miembros de la comunidad kankuamo. A finales de noviembre también aparecieron muertos, después de su retención por parte de un grupo que se identificó como parte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), dos indígenas arhuacos. La situación de zozobra, en particular la del pueblo kankuamo, es conocida de sobra por las autoridades, quienes en la última reunión que sostuvieron con líderes indígenas se comprometieron a instalar en forma permanente en el corregimiento de Atánquez un funcionario de la oficina de Derechos Humanos de la Vicepresidencia. Este se encargaría de monitorear lo que ocurre en la zona.

Para las comunidades indígenas este hecho, aunque positivo, es apenas un pañito de agua tibia porque lo que reclaman en todos los tonos es que cesen de inmediato las muertes de sus miembros. Desde cosmovisión y su ley de origen estos asesinatos generan un desequilibrio que puede tener consecuencias nefastas. Para ellos cada etnia constituye uno de los cuatro gunsunus, horcones sagrados, que sostienen la Sierra Nevada. El baño de sangre de los kankuamos rompe este frágil equilibrio. Así lo declararon los mamos en su reunión de noviembre: "Todo daño que se le ocasione a la Sierra Nevada, a sus lugares, a sus puntos de pagamento, a sus tradiciones, a sus orígenes, a sus mamos, a sus cuatro etnias, inevitablemente tendrá repercusiones negativas en el planeta y en el universo. Se pronostica que vendrán años de duros veranos, granizadas, lluvias ácidas y toda clase de cataclismos y desastres naturales".

No obstante, los mamos también dejaron constancia de que si los bunachi, los hermanitos menores blancos que no viven en la sierra, atienden su llamado ellos se comprometen a hacer todo lo que está en sus manos para evitar que ocurran estas tragedias.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com