Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/21/2006 12:00:00 AM

“Se me ha puesto en la picota pública”

El controvertido juez de Jamundí renunció alegando que no contaba con las suficientes garantías.

“Se me ha puesto en la picota pública” “Se me ha puesto en la picota pública” Foto: Cortesia Diario Q´Hubo
Oscar Hurtado Reina, el juez encargado del caso contra el coronel Byron Carvajal y los soldados bajo su mando por el homicidio de diez policías de la DIJIN y un informante, acaba de anunciar que presentará esta tarde al Tribunal Superior de Cali su renuncia al cargo por falta de garantías.

“Se me ha manoseado, se me ha puesto en la picota pública, rechazo la influencia del ejecutivo en la rama judicial”, dijo el juez Hurtado a Semana.com. Advirtió que el editorial del diario El Tiempo, publicado hoy bajo el título “Que atajen al juez” lo había puesto en peligro. “Me pueden matar. No se puede jugar con la vida de la gente”, advirtió. “Mi tranquilidad no vale los tres millones que gano aquí”.

El juez Hurtado está en el ojo del huracán desde el miércoles 19 de julio, cuando a los pocos minutos de iniciar la audiencia por el caso de Jamundí decidió trasladar el proceso a manos de la justicia penal militar con el argumento de que los militares vestían uniforme y estaban en el ejercicio de su actividad militar. Además dijo que su decisión no era apelable (ver artículo relacionado).

Su posición se apartaba radicalmente de la asumida por la Fiscalía y la Procuraduría, que esa misma tarde lo denunciaron penalmente por prevaricato. Según el Ministerio Público, el juez ignoró lo dicho por los demás jueces que intervinieron en el proceso y se guió más por los “caprichos” que por razones jurídicas.

Esta denuncia se agregó a otra de prevaricato por acción, por la cual el juez Hurtado ya fue condenado el 13 de julio a 48 meses de prisión domiciliaria, y que aún no ha sido ejecutoriada. El juez Hurtado fue sancionado por haber revocado una medida de aseguramiento contra Fabio Escobar Saavedra, a quien la Fiscalía acusaba de lavado de activos. También fue muy criticado cuando el 23 de octubre de 2004 dejó en libertad al jefe de la banda los Yiyos, al servicio del capo Diego Montoya. Hurtado alega en su defensa que encarceló a otros 13 de la banda, que sí habían sido detenidos legalmente.

Después de la denuncia conjunta de la Fiscalía y la Procuraduría, el juez Hurtado reconoció que se había equivocado al decir que su decisión era inapelable y anunció que enviaría el caso a consulta al Tribunal Superior de Cali, como debió hacerlo desde el principio. El Tribunal decidirá si el juez ordinario tiene competencia o si se queda en la justicia penal militar. 

Pero como  hoy el Ministerio de Defensa dijo que consideraba que este caso era del resorte de la justicia ordinaria, si el Tribunal Superior de Cali ratifica la decisión del juez de enviarlo a la justicia penal militar, el caso llegará rápidamente al Consejo Superior de la Judicatura, que seguramente fallará a favor de la justicia ordinaria.

Mientras se decide ese conflicto de competencias, el proceso por prevaricato contra el juez Hurtado seguirá su curso y el coronel Carvajal y los demás soldados seguirán detenidos.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.