Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/21/2006 12:00:00 AM

‘Simón Trinidad’ toma como un triunfo la anulación del juicio en Estados Unidos

Mientras el presidente Álvaro Uribe endurece su lenguaje contra las Farc, sorpresivamente éstas obtienen una victoria en un tribunal en Washington porque el jurado que juzgaba al líder guerrillero no lo condenó por el secuestro de los tres ciudadanos estadounidenses. Análisis de SEMANA.COM

‘Simón Trinidad’ toma como un triunfo la anulación del juicio en Estados Unidos ‘Simón Trinidad’ toma como un triunfo la anulación del juicio en Estados Unidos
El gesto de ‘Simón Trinidad’ fue rápido pero elocuente. Levantó fugazmente el puño en señal de victoria. ¿La razón? El jurado que lo juzgaba por el secuestro de tres ciudadanos estadounidenses se declaró “irreconciliablemente” dividido. Para una parte, era claro que el guerrillero de las Farc era “culpable” pero la otra –la mayoría–, era “inocente”.

Su fallo obligó al juez Tom Hogan a anular el juicio y a volver a convocarlo para enero. El tiempo es lo de menos. Lo que importa es que con semejante antecedente, a la justicia norteamericana le va a quedar muy difícil juzgar al guerrillero de mayor peso que hasta ahora ha capturado el gobierno de Álvaro Uribe Vélez. De esta manera, las autoridades nacionales sufren un revés. Cuando lo detuvieron en Quito, esta administración celebró ruidosamente porque se preveía que se produciría un efecto dominó que permitiría ir poniendo tras las rejas a la cúpula de las Farc.

Sin embargo, pasó el tiempo y este hombre que en su juventud fue banquero y formado en los mejores colegios de su natal Valledupar y que luego se codeó con buena parte del establecimiento colombiano, se fue convirtiendo en el único pez gordo de mostrar. Luego se capturó a ‘Sonia’, una de las mujeres que más ha escalado en la estructura de las Farc. De hecho era la jefe de finanzas del Bloque Sur en Cartagena del Chairá, uno de los enclaves estratégicos de esta guerrilla al punto de que las Farc propusieron a esta región para hacer un experimento piloto de política de sustitución de cultivos ilícitos.

¡Extraditados!

El presidente Uribe sorprendió cuando aceptó las peticiones de extradición y decidió enviarlos a Estados Unidos. Aunque la apuesta era arriesgada porque se ponía en riesgo la posibilidad hacia el futuro de llegar a un acuerdo humanitario –era seguro que las Farc iban a incluir a ‘Trinidad’ y a ‘Sonia’ en la lista de canjeables– se sentaba un precedente de que ahora las cosas serían a otro precio: guerrillero capturado sería enviado a enfrentar la dura y exigente justicia de Estados Unidos.

Esta apreciación era válida pues iba en línea en la guerra contra el terrorismo impuesta por la administración Bush y que el presidente Uribe ha sido el primero en América Latina en abrazar incondicionalmente. Entonces montaron en un avión a ‘Trinidad’ y a ‘Sonia’.

A ‘Trinidad’ para que respondiera principalmente por los cargos de secuestro y narcotráfico. Hay tres delitos más pero éstos son conexos a los mencionados.

El primero era en teoría el más sólido, ya que hay evidencia que las Farc tienen a los tres ciudadanos estadounidenses, que derribaron el avión donde iban, que han permitido que se les filme y hasta se ha planteado incluirlos en un canje.

Sin embargo, la defensa de ‘Trinidad’ utilizó dos armas. La primera desmarcarse de la cabeza de las Farc. Siempre argumentaron que ‘Trinidad’ era un soldado más y que no tenía mando sobre la tropa, lo cual evidentemente es mentira, pues en las negociaciones de paz con Pastrana era uno de los observadores más visibles en la mesa de negociación a nombre de las Farc cuando se intentó buscar una salida al conflicto armado. No obstante, Trinidad logró convencer al jurado de que una cosa es ser un combatiente de mando medio y otra muy diferente pertenecer al Secretariado.

Y la otra estrategia fue la de explicar las causas de su guerra. ‘Trinidad’ narró que su causa era justa y que fue el establecimiento colombiano el que ahogó las posibilidades de una oposición legal y lo obligó a él a irse al monte para luchar por la libertad.

Independientemente de lo que en Colombia la gente piense que son las Farc, en el jurado –donde había cuatro abogados y ocho personas afroamericanas– le dieron la razón. El jurado deliberó durante tres ocasiones en las cuales no se pudo poner de acuerdo. El sistema jurídico indica que así debe anularse el juicio que es lo que sucedió este martes.

Ahora, debe volver a empezar desde cero. Y en cuanto al juicio por narcotráfico la cosa será aún más difícil, a no ser que le aplique la Ley Rico que dice que una persona es responsable de las acciones criminales que cometa la organización a la cual pertenece. Porque individualmente será muy difícil hallar pruebas de ‘Trinidad’ despachando droga hacia Estados Unidos.

El fallo le cae como anillo al dedo a las Farc que recientemente le enviaron una carta a los intelectuales de izquierda y a la opinión pública de Estados Unidos en el sentido de hacer un intercambio de buscar apoyo para realizar el acuerdo humanitario. Esto es dejar en libertad a los tres ciudadanos gringos y a los dos miembros de las Farc que permanecen en las cárceles de Estados Unidos.

Para el gobierno de Uribe es una derrota –en especial para su política de extradición en el caso de las organizaciones guerrilleras– porque el jurado le mandó el mensaje de que una cosa son los insurgentes y otros muy distintos, los narcotraficantes puros y duros.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.