Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/20/2006 12:00:00 AM

Tiran la piedra y...

El Gobierno aún no entrega información sobre posibles nexos entre las Farc y un precandidato presidencial. ¿Cortina de humo?

Veinticuatro horas después de que el gobierno dijera que pondría a disposición de la Fiscalía 'información que ha recibido en el sentido de que el doctor Rafael Pardo ha propuesto a las Farc una acción política en contra del Presidente de la República", el fiscal Marío Iguarán la sigue esperando.

"La Fiscalía está a la espera de conocer de la Casa de Nariño 'la información' que ha recibido", dice el comunicado del ente investigador. Al mismo tiempo, hizo un llamado "para que las distintas controversias se tramiten por los canales adecuados, en aras de robustecer la democracia colombiana".

¿Pero cuál es esa información de la que habla el Gobierno? SEMANA.COM buscó ampliación sobre los datos que serán entregados a la Fiscalía, pero no halló respuesta. Ni el DAS, ni las divisiones de inteligencia del Ejército y la Policía dicen tener en sus manos pistas sobre el tema. El vocero de la Casa de Nariño, Ricardo Galán, dijo que el gobierno se atenía a lo dicho en el comunicado. "Ya dije lo que tenía que decir", insistió Juan Manuel Santos a este medio.

El presidente Uribe, quien se encuentra en El Salvador, también guardó silencio, pese a que el candidato liberal Pardo lo emplazó para que explicara públicamente qué evidencias tenía el Gobierno sobre nexos suyos con las Farc.

Las preguntas de Pardo, dirigidas al candidato-presidente en una rueda de prensa, fueron bastante retadoras: "¿El doctor Santos actúa siguiendo órdenes suyas?; ¿Este es el tono de la campaña política al cual debemos acostumbrarnos los que estamos aspirando a sucederlo?; ¿Por qué un jefe político que respalda su reelección tiene acceso a supuesta información de inteligencia de Estado?".

Pardo, quien calificó los hechos como una "burda jugada política", aseguró que enviará sendas cartas al Fiscal General, al Procurador, al Ministro de Defensa y al DAS para que aclaren la situación.

El debate

Esta nueva polémica comenzó cuando Juan Manuel Santos, jefe del Partido de 'la U', acusó a Rafael Pardo de armar un frente con las Farc para hacer oposición al presidente Uribe. Lo hizo después de anunciar el retiro de tres candidatos de las listas de 'la U' por supuestos vínculos con 'paras'. Sus palabras cayeron como un baldado de agua fría, aunque no precisamente para apagar las llamas.

"Tengo conocimiento de que Palacio recibió una información de que había hecho una propuesta a las Farc para despejar los municipios de Florida y Pradera, y en la que invitaba a las Farc a que se unieran a las fuerzas de oposición porque si el presidente Uribe ganaba las elecciones se perpetuaría en el poder", fue lo que Santos le respondió, en rueda de prensa, a una periodista que quería saber sobre la información que Casa de Nariño tenía acerca de una propuesta que Pardo le hizo a las Farc.

De inmediato, un escueto comunicado de la Casa de Nariño admitió que conocía el tema y que lo pondría en conocimiento de la Fiscalía General. Acto seguido, Pardo respondió: "Mi último contacto con la guerrilla fue en 1990, cuando era Consejero de Paz".

"Que se diga que Rafael quiere traer a las Farc a un frente de oposición contra Uribe es insensato, tiene un tufillo feo y me parece un despropósito", dijo Carlos Lozano, director del semanario comunista Voz, Carlos Lozano, una de las personas que mejor conoce a las Farc. Sostuvo que Pardo siempre ha tenido una relación de confrontación con las Farc. Principalmente porque 'Manuel Marulanda' culpa a Pardo de haber estado detrás del bombardeo al campamento madre de la guerrilla en Casa Verde en 1991, cuando se desempeñaba como consejero de seguridad de César Gaviria. Después como Ministro de Defensa, Pardo persiguió a muerte a los guerrilleros, y como senador, fue ponente del estatuto antiterrorista.

¿Qué está pasando?

Independientemente de si algún día el presidente Uribe pone en conocimiento de la Fiscalía las pruebas que sustentan la denuncia, el manejo de este caso crea muchos interrogantes sobre las verdaderas garantías que el Gobierno ofrece a sus contendores en estas elecciones que hasta ahora arrancan.

Surgen varias dudas. La primera -planteada por Pardo- es ¿por qué Juan Manuel Santos, el director de un partido político que respalda la reelección del presidente Uribe, tiene acceso a supuesta información de inteligencia de Estado, que por ley debe ser confidencial? Sería muy grave que ahora el gobierno ponga a los organismos de inteligencia en función de sus intereses electorales. La segunda: ¿Por qué si el gobierno tiene una información sobre un tema tan delicado escoge el escenario de la expulsión de unos candidatos de las listas uribistas cuestionados por supuestos vínculos con los paras para dar a conocer esta información?

La periodista que le hizo la pregunta a Santos, Isis Durán, estuvo a cargo hasta hace dos meses del programa Gobierno en Línea, de la Presidencia de la República, por lo cual es fácil sospechar que su pregunta, posiblemente, obedeció más a un pequeño montaje para la audiencia que a mera curiosidad periodística.

¿Con qué fin? La respuesta más obvia es que Santos o el gobierno -o ambos- buscaban desviar la atención de los colombianos del escándalo por la expulsión de cinco candidatos de las listas uribistas. Es probable también que quisieran evitar que César Gaviria, presidente del Partido Liberal, que lleva meses denunciando que existen candidatos 'non sanctos' en las listas uribistas, capitalizara la expulsión de los políticos.

De cualquier forma ésta no es la primera vez que el gobierno recurre a la estrategia de desacreditar a sus críticos con acusaciones, que luego no concreta en los estrados judiciales.

Lo hizo en octubre de 2004 con las ONG de derechos humanos, a las que acusó -con algunas excepciones y sin dar nombres- de " politiqueros al servicio del terrorismo", de "profetas del desastre", de "traficantes de derechos humanos". Casi año y medio después, ninguna de las ONG que elaboraron el estudio 'Embrujo Autoritario' contra el Presidente ha sido llamada por la Fiscalía por vínculos con terroristas.

Lo repitió contra el candidato presidencial del Polo Democrático Antonio Navarro Wolf, cuando revivió la polémica por la posible financiación con dineros del narcotráfico de la toma del Palacio de Justicia por parte del M-19, grupo guerrillero del que Navarro era comandante. El caso había sido investigado y cerrado por falta de pruebas hace años por la justicia colombiana y aunque el presidente no aportó nuevas evidencias -salvo que se considere una el libro del sicario de Pablo Escobar, alias 'Popeye',- la mera acusación dejó a Navarro debilitado. Atacar para evitar defenderse es un método efectivo políticamente, pues la duda queda sembrada; como decía el ex presidente Laureano Gómez 'calumnia, calumnia, que algo queda'. Pero no es un método decente, y mucho menos cuando el Presidente Uribe es el encargado de ofrecerle garantías a sus contendores.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.