Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/25/2007 12:00:00 AM

“Venceremos las tristezas y las dificultades”

Bucaramanga, dic. 23 (Colprensa).- Era el 6 de agosto del año 2003. Estábamos varios jornaleros trabajando en unos arreglos a la carretera en una vereda llamada Manzanares, del municipio de El Tarra, en Norte de Santander. De repente salieron de la nada muchos hombres el llamado grupo guerrillero ELN (Ejército de Liberación Nacional). Fuimos retenidos.

“Venceremos las tristezas y las dificultades” “Venceremos las tristezas y las dificultades”
¿Por qué me retienen, si solamente estoy trabajando para mantener mi familia?, les dije, pero no me prestaron atención. Tuve que amanecer allí.

Al día siguiente me fui de regreso para mi pueblo, junto a otro señor que también había sido retenido en el mismo lugar por el ELN. Entonces se comentaba que la guerrilla se había metido a unas fincas, muy cerca del pueblo, a robarse el ganado. Nos habían dicho que la retención de nosotros era para que no bajáramos al pueblo adelante de ellos y después les echáramos la ‘ley’.

Esa no fue mi única experiencia con la violencia. Unos días más tarde, el día 9 de agosto del 2003, las AUC (Autodefensa Unidas de Colombia, un grupo paramilitar), llegaron al pueblo. Me sacaron de allí para la vereda El 92, me amarraron y me tiraron al piso, donde duré medio día.

Les dije, “¿Por qué me amarran y por qué hacen esto conmigo”?, pero no me dejaron hablar más. Estuve todo ese tiempo amarrado junto a otro señor, entonces sentía las manos que se me iban a reventar del dolor. Le dije a uno de los hombres de las AUC, “paisano, usted también es hijo de Dios conduélase y me afloja las manos” y él hizo aquello que yo le pedí. Al poco tiempo me soltaron, pero me corrieron de mi pueblo injustamente.

Al día siguiente fui a la iglesia con mi familia para asistir a la misa. Había vuelto a mi casa para poderme despedir de mi familia, pero para hacerlo, me tuve que tomar unas copas de licor porque nunca me había tocado salirme de mi casa.

Lo más grave para mí fue lo que hicieron conmigo, siendo un pobre inocente trabajador, me vi traumatizado por ambos grupos al margen de la ley.

Salí para la ciudad de Ocaña, en Norte de Santander, a buscar refugio. Allí jornalié dos años para sostener a mi familia, porque perdí todo lo que tenía, como si le hubiera causado algún mal a una persona o a la comunidad.

Perdí a un sobrino menor de edad, por causa de la misma violencia. Me da dolor que, habiendo estado toda mi vida con mi familia, unos se quedaron viviendo lejos de mi casa por esos sufrimientos. Lo mismo le sucedió a otras familias y a mucha gente, que lo perdieron todo.

Los grupos al margen de la ley mataban sin discriminación, tanto de un lado como del otro. Mataron muchos seres humanos y la situación llegó a tal extremo, que los violentos llevaban los muertos a una funeraria y luego les cobraban a sus familiares lo que ellos querían, para entregarles el cadáver.

Cuando cualquier grupo, sea guerrillero o AUC, mataba a alguna persona, los familiares no podían poner el denuncio porque entonces también los mataban.

¿Cómo se libra un pueblo sin ley de esta situación? Los pobres inocentes no nos podemos quedar callados, como cuando le pegan a un niño y para que no llore le vuelven y le pegan.

No siempre aparecían los muertos, también desaparecieron muchas personas. Los ríos los volvieron ‘camposantos’, las montañas fueron ‘sembradas’ de cadáveres, mientras que los familiares estaban sumidos en el sufrimiento, la angustia y el dolor.

Había que volver a empezar. Después de estar dos años en la ciudad de Ocaña, tuve que retornar a mi municipio nuevamente, porque no alcanzaba con el dinero del jornal donde trabajaba para cubrir los gastos de la casa: tenía que pagar arriendo, recibos de agua, luz, gas para la cocina y los alimentos, la compra del mercado y por otro lado, la compra del vestuario.

Soy artista. A pesar de todas estas dificultades volví a organizar mi agrupación de música con mucho esfuerzo, para continuar haciéndole canciones al pueblo colombiano y al mundo entero.

Muchos amigos me dicen que hoy nuevamente vuelven a sonar los trinares poéticos que le cantan sus canciones al bello camino, a la paz, a la vida, al amor y a las mujeres, que son el corazón y la hermosura del hombre.

Con mucho esfuerzo y con el poder poderoso de Dios, venceremos las tristezas y las dificultades y seguiremos adelante con una vida de paz y tranquilidad en el municipio de Alparra y de todo Colombia.

*Los nombres han sido camniados por petición de los autores alegando protección

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
  • "El mundo cambió. Hoy se requiere mayor flexibilidad en las normas laborales"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.