justicia

Al procurador Carrillo se le colmó la paciencia con el Paisa

El Ministerio Público solicita a la JEP que se ordene la captura de Hernán Darío Velásquez, más conocido como el Paisa de las Farc quien ha incumplido todos los llamados que le ha hecho la justicia transicional


A través de un concepto de 51 páginas el Ministerio Público le pide a la Sala de Reconocimiento de Verdad de la Jurisdicción Especial para la Paz que no le dé más largas a la espera de la comparecencia de Hernán Darío Velásquez, alias el Paisa. El excomandante de la temida columna Teófilo Forero de las Farc ha sido renuente frente a varios llamados que le ha hecho la JEP y de acuerdo con la Procuraduría esa situación conlleva a que no pueda ser beneficiario de las sanciones alternativas previstas en esta jurisdicción.

El concepto argumenta que la no comparecencia, reiterada tras varias citaciones “constituye una falta grave a la obligación de aportar verdad plena” y en razón de ello el procurador Fernando Carrillo –a través de su delegada ante la JEP, Mónica Cifuentes– solicitó que el caso sea trasladado a la Unidad de Investigación y Acusación para que se ordene la captura de Velásquez y se garantice su presencia en el proceso y la protección de los derechos de las víctimas.

El Paisa tiene 26 sentencias condenatorias, seis investigaciones en curso e igual número de órdenes de captura. Todo ese prontuario solo con relación a secuestros. Como se recuerda, el exjefe guerrillero fue quien lideró las llamadas pescas milagrosas en las carreteras del sur del país y con ese mecanismo hizo del secuestro una aberración sistemática dentro de las Farc. Por todo ello es clave su comparecencia como uno de los principales responsables dentro del Caso 01 de la JEP, es decir, el macroexpediente por secuestro.

Desde el 10 de septiembre de 2018 el Paisa tiene abierto un incidente de verificación en la JEP. Para esa fecha los 31 miembros de la cúpula de las Farc tenían que presentar unos informes personales e individuales que dieran cuenta de sus actividades de reincorporación y otras obligaciones que tenían para el caso. El Paisa fue el único que no los presentó. Así mismo, tampoco hizo presencia en la audiencia que le dio inicio al caso 001.

Tras esto, se abrió un término límite frente al cual lo único que ocurrió es que el abogado de oficio que conoce el caso de Velásquez ante la JEP argumentó que no había tenido comunicación alguna con este. Luego de ese nuevo incumplimiento la JEP corrió traslado de la situación a las partes y en los próximos días deberá celebrarse la audiencia en la que se definirá la suerte judicial del exguerrillero.

El cúmulo de los incumplimientos y las consecuencias jurídicas que se deriven de ellos serán definidos en dicha audiencia. De ratificarse la existencia del incumplimiento, el Paisa podría pasar a manos de la justicia ordinaria y a ser buscado por los agentes de la Fiscalía. Para la Procuraduría ese es el paso que debe darse.

En su concepto a la JEP, el ente de control señaló que el incidente de verificación de incumplimiento permite establecer que Velásquez Saldarriaga de manera reiterativa y no justificada ha incumplido la obligación de comparecer ante la JEP, sin que haya justificado de forma válida, personal o a través del abogado asignado por el sistema de defensa, y que ello debe derivar en “su exclusión del sistema”.