Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/05/08 05:29

    El demonio bicéfalo

    La oposición en Colombia pareciera víctima de un demonio con dos cabezas. Una cabeza asesina y una constitucional.

COMPARTIR

La iglesia conocida como “Jacob Kirke” está a tope. Hay gente sentada y de pie. Cuando la negra entra, el público se pone de pie. Una ovación retumba dentro de la vieja nave luterana. Francia Márquez, nacida en una remota aldea colombiana, explica al público noruego en qué consiste la lucha por el agua. Francia recibió el Premio Goldman, conocido en el mundo como el “premio nobel verde”. “Quizá no me pase lo mismo que Berta Cáceres”, dijo Francia a un periodista de Oslo. La ambientalista Berta Cáceres fue asesinada por terratenientes hondureños luego de recibir el mismo premio. En el porche de “Jacob Kirke” se observa una talla del Arcángel Miguel sometiendo a los demonios.   

En Lomitas, un paraje rural de Santander de Quilichao, una veintena de líderes negros están reunidos. Luchan contra la minería ilegal. Contra los empresarios que secan los ríos para quedarse con el oro. Contra los que se roban el agua y matan de sed a las comunidades. Luchan contra el fracking, la aberrante técnica de explotación minera. Los líderes negros deliberan. Francia Márquez está con ellos. Suenan disparos. Explota una granada. Los líderes negros son atacados. Los atacantes huyen. Dos heridos. Afuera se ven ranchos humildes, cultivos de piña, cerdos echados, galpones de gallinas y perros flacuchentos que ladran a rebato.

En una sala del Palacio de Justicia de Colombia un grupo de magistrados se reúnen. Desean esquilmarle la curul al senador Antanas Mockus. Votan. Le quitan la curul. De un plumazo más de medio millón de votos a la basura. Vuelve y se reúnen. Votan. Votan para quitarle el escaño a la representante Angela María Robledo. Le quitan la curul. Más de ocho millones de votos a la basura. Un puñado de magistrados infectan la ilusión de millones de electores. Mockus y Robledo son demócratas. Gustavo Petro está en la mira. El pueblo elige. Los magistrados vetan. Desde la sala de los magistrados se observa el bronce de Bolívar, cagado por las palomas, con una espada en la mano. Más allá está el de Santander, cagado por las ratas, con unos papeles en la mano.

La oposición en Colombia pareciera víctima de un demonio con dos cabezas. Una cabeza asesina y una constitucional. Una cabeza está por fuera de la ley y la otra dentro de la ley. Una dispara contra los líderes sociales y la otra se carga a la representación parlamentaria mediante apaños legales. Es una lucha desigual que vuelve doblemente meritoria la tarea de los opositores políticos y sociales. Esta es una de las razones para seguir confiando en los lideres sociales y los dirigentes políticos que se juegan la vida y el patrimonio desde la oposición. Seguir con ellos y ellas, Viejo Topo, hasta conseguir una mayoría política en el territorio colombiano. No queda otra.   

Yezid Arteta Dávila

* Escritor y analista político

En Twitter: @Yezid_Ar_D

Blog: En el puente: a las seis es la cita

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1951

PORTADA

Elecciones bajo fuego

Tres candidatos a alcaldías asesinados, cuatro a concejos, más de 40 amenazados y 402 municipios en riesgo de sufrir episodios de violencia política forman la antesala de las elecciones de octubre. ¿Qué está pasando?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1951

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.