Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2018/03/13 02:11

    Un nuevo mapa político

    Señores del centro: está en sus manos la misión de no dejar este país bajo el yugo de las ideologías, para así permitirnos pasar la página del odio y empezar a construir todos, en la misma dirección, un mejor país.

COMPARTIR

Como se ha dicho tantas veces, las elecciones del pasado domingo marcan el inicio formal de la carrera por la Presidencia de Colombia. Antes del 11 de marzo, si bien teníamos indicios y varias mediciones de tendencias y de intención de voto, resultaba apresurado hacer cálculos sobre quiénes serían los eventuales ganadores en primera y segunda vuelta.

Esta semana tenemos ya definido un nuevo mapa electoral y una nueva realidad política. Algunos de los resultados del domingo eran de esperarse y otros tomaron por sorpresa a más de uno. Esa jornada democrática nos dejó aspectos positivos, otros no tanto, y varias reflexiones. En cuanto al Congreso, vemos que Álvaro Uribe sigue siendo intocable y su fuerza electoral es indiscutible. Solo en lo que va corrido de este año el expresidente ha sido cuestionado por el caso del siniestro del helicóptero que acabó en la muerte de Pedro Juan Moreno, y será además investigado por la corte por presunta promoción de falsos testigos y participación en la creación de bloques paramilitares. Sin embargo, en términos reales, nada de esto parece afectarlo, y su capital político se mantiene intacto. A mi manera de ver, quienes han pretendido argumentar que Uribe ha perdido fuerza, están queriendo tapar el sol con un dedo. Lo cierto es que el líder del Centro Democrático triunfó, y de qué manera. Su partido hoy es la primera fuerza política en el Congreso.

Para darle algo de contraste a la aplanadora de Uribe, la votación obtenida por Antanas Mockus puede entenderse como un mensaje claro y un merecido homenaje al gran profesor. Era de esperarse que el exalcalde tuviera un nivel importante de sufragios, pero nadie vaticinaba que este pudiera superar el medio millón de votos. Independientemente de los proyectos de ley que presente o deje de presentar Mockus, todos debemos celebrar que llegue al Parlamento una persona capaz de hacer control ético a una de las corporaciones que más lo necesita. ¡Bien por Antanas!

Otra parte de la sorpresa la dieron los partidos y grupos pequeños. Muchos alcanzaron a predecir que el Polo, los Verdes y los Decentes de Petro y otros sectores de izquierda, podrían incluso no alcanzar el umbral y quedarse por fuera del Capitolio. Sin embargo, estas fuerzas políticas independientes hicieron lo suyo y sacaron entre los tres 19 senadores. En la práctica, su representación es casi del mismo tamaño a la obtenida por los partidos tradicionales, a pesar de que carecen de toda la fuerza, la plata y el poder de las maquinarias. Sumados, les ganaron al Partido Liberal, a los conservadores y al partido de Germán Vargas. Bien por esos partidos, tan necesarios en la democracia.

Del domingo quedan cosas buenas, como el hecho de que en los siguientes cuatro años los colombianos podremos darnos el lujo de prender el televisor sin estar sometidos a ver en la pantalla a José Obdulio Gaviria, a Alfredo Rangel o al coronel Plazas Vega. Sin embargo, es también claro que las maquinarias siguen jugando un papel determinante en nuestra democracia, y es triste ver a personajes cuestionados en todos los frentes, aliados hasta con el diablo, quienes ostentarán en los próximos días el título de honorables congresistas. En ese sentido, todavía nos falta mucho por hacer, y todos debemos entender que votar por hampones es meternos un tiro en el pie.

Un tema importante que debe quedar sobre la mesa después de estas elecciones es el análisis de la precaria votación obtenida por el naciente partido de la Farc. A aquellos ciudadanos que en los últimos años han entregado su voto porque compraron el discurso del miedo al castrochavismo, y de que la guerrilla es la nueva dueña del país gracias a Santos, no me queda sino decirles que les metieron los dedos a la boca. Les faltó lectura y se dejaron convencer de un discurso que raya en la locura y desafía los más elementales rasgos de inteligencia. Esperemos que con esto quede desarticulado ese fantasma.

En cuanto a la contienda presidencial, es innegable que los grandes ganadores de la jornada electoral son Iván Duque y Gustavo Petro. Era más que predecible que estos últimos serían ungidos como candidatos oficiales de sus respectivas coaliciones, pero nadie esperaba semejante afluencia de votantes en favor del uno y del otro. Ahora, hay que decir que en las dos consultas hubo muchos votos de afuera, que no necesariamente los estarían acompañando en primera vuelta. Dicho esto, no es aventurado afirmar que Duque tiene ya un puesto casi seguro en la segunda vuelta.

Queda entonces un mensaje claro para aquellos candidatos del centro que quieren mantenerse alejados de los extremos. Deben buscar la manera de unirse, de encontrar consensos y de hacer lo necesario para dejar de lado los egos. Si estas alianzas no se dan pronto, los colombianos nos veremos obligados a decidir entre los extremos.

Si hay un común denominador que puede definir tanto a Petro, como al uribismo, es que las dos corrientes tienen una tendencia a buscar un cambio en las normas cuando estas no los favorecen. No en vano, los dos han señalado que su primer acto de gobierno sería convocar una Asamblea Nacional Constituyente y eso ¡quién sabe en qué pare! Pretender cambiar la Carta que nos rige en un momento de tal polarización y en un ambiente político tan adverso, sería un verdadero disparate. Miren a ver entonces, señores del centro: está en sus manos la misión de no dejar este país bajo el yugo de las ideologías, para así permitirnos pasar la página del odio y empezar a construir todos, en la misma dirección, un mejor país.

En Twitter: @federicogomezla

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.