Home

Opinión

Artículo

opinión

Alejandra Carvajal Reyes Columna Semana
Alejandra Carvajal Reyes. - Foto: Andrés Vargas

Alias 19 y alias Violeta: ciudadanos ejemplares para el gobierno del cambio

La consigna del Gobierno parece ser “delinca y se le premiará”.

Por: Alejandra Carvajal

La “absolución” que pretende dar el Gobierno a delincuentes como alias 19 y alias Violeta es más que vergonzosa. Y digo absolución, pues el presidente, como si fuera un enviado de Dios, tiene la facultad de otorgar perdón o condenar a cualquier persona de acuerdo con su criterio. Poco o nada importa lo que la justicia considere, pues varias veces ha mostrado que cree está por encima de ella.

La mala hora llegó para los jueces. En especial para aquel que condenó a alias 19, el miembro de la primera línea que secuestró, torturó y casi quema vivo a un comerciante que confundió con un policía. Al finalizar la audiencia en la que se le sancionó también por los delitos de vandalismo y concierto para delinquir, el juez fue amenazado e intimidado cuando, por hacer su trabajo, alguien en la audiencia le escribió que “se veían en las calles”.

Realmente no quisiera ser ese juez, ni ese ni ningún otro, pues en el mejor de los casos, el presidente de la República los dejará plantados, como a los dos magistrados que tenía que posesionar hace dos semanas, evento al que nunca llegó en un claro acto de desprecio a la justicia.

Lo que sorprende aún más es ver cómo el presidente les incumple a los jóvenes, a aquellos que ayudaron a elegirlo y que no pertenecen a la primera línea. Me refiero de manera concreta a cientos de ellos que fueron elegidos como consejeros nacionales y locales de juventud, dentro de los que se encuentran varios que votaron por él y ahora son ignorados por no pertenecer a la primera línea.

Más de 12.000 jóvenes de todo el territorio nacional fueron elegidos democráticamente con el fin de lograr unas políticas públicas en las que fueran tenidos en cuenta. Sin embargo, la semana pasada por medio de un comunicado de prensa, el Consejo Nacional de Juventud que aglutina a estos líderes envió una misiva al Gobierno nacional en la que ponían en evidencia la total desatención que hasta ahora han recibido del Ejecutivo.

Son ignorados al punto de no responderles ni siquiera los derechos de petición enviados a Presidencia, cuando esta es una obligación no solo moral, sino legal. ¿Qué puede esperarse de una nación en la que se premia a los delincuentes y se castiga a ciudadanos ejemplares, como los consejeros nacionales de juventud? ¿Vale la pena ser recto y jugar limpio? ¿O será mejor delinquir, robar, o matar como Violeta, quien hizo que fallecieran tres personas en el Centro Andino en Bogotá y que hoy pasea tranquila por las calles de Caracas en calidad de gestora de paz?

El mensaje que les queda a los jóvenes colombianos entonces es: “Si usted quiere tener un auxilio de 800.000 pesos al mes y viaticar por otros países con todos los gastos pagos, deberá delinquir, porque si usted es recto y actúa de acuerdo con la ley, no tendrá ninguno de los beneficios anteriores”.

A estas alturas, solo sé que nada puede esperarse de un país en el que no se permite que se administre justicia, se desprecia a los jueces, se enaltece a los delincuentes y se le niegan oportunidades de progresar a la juventud. Bienvenidos al gobierno del cambio. Bienvenidos a la paz total.