Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/07/31 00:00

    Angelino y las plataneras (Por Ximena Gutiérrez)

COMPARTIR

Julio 13 de 2006. Diario Occidente.
 
Cali Cuenta Antonio Caballero, columnista de la Revista Semana, que en las páginas de El Corán -la biblia de los árabes- jamás se habla del camello, el animal típico de esa región asiática. Hay tantos -dice Caballero-, que quienes escribieron ese libro sagrado decidieron ignorarlos. Ahora que, según el Dane, la pobreza en Colombia disminuyó, pareciera que emulamos a los autores de El Corán: Nadie reconoce que aquí hay 30 millones de seres humanos que sobreviven en el límite de la pobreza con menos de $2.000 diarios.

Para el 12% que en Colombia detenta la gran riqueza, lo más fácil es decir que, como hay tantos, los pobres no existen.

Con las platoneras, aquellas mujeres que con un platón sobre sus cabezas ofrecen el fruto de su trabajo, sucede lo mismo. Nadie se digna pararle bolas a sus requerimientos. Y cuando se trata de comprar sus productos hasta pedimos rebaja. ¡No hay derecho! -como dice Dieguito Martínez- en el programa radial "Oye Cali". Las platoneras son, por lo general, mujeres negras desplazadas que hallan sustento en esa actividad. Pero deben redoblar sus esfuerzos para ograr alguna ganancia. Ese sector vive desprotegido, invisibilizado y siempre bajo el riesgo de dedicarse a otra actividad...

Yo, personalmente, prefiero ver las calles llenas de platoneras, vendiendo sus productos, con sus faldas al aire, que plagadas de viciosos y maleantes echando humo al aire. Por eso me gusta lo que está haciendo el gobernador del Valle, Angelino Garzón. Por iniciativa de María Eugenia Morales, encargada de la Secretaría de Desarrollo Social del Valle y con el liderazgo de la ONG "Frutopaz", la Gobernación emprendió un programa que busca llegar a por lo menos 3.000 platoneras del Departamento, desde Buenaventura, pasando por Cali, Jamundí, Pradera, Palmira y Tuluá.

El objetivo es ayudarles a consolidar su negocio. Muchas, por ejemplo, son víctimas de los préstamos gota a gota. Y la Gobernación podría ofrecerles microcréditos. Buenaventura y Tuluá es donde hay menos platoneras, lo cual podría indicar que todas se vienen para Cali, donde son más de 2.000. Es bueno replicar en ellas el ejemplo de las "Chonticas" del chance (lotería sencilla). Claro, sin que las platoneras dejen de ser lo que escogieron ser, porque -a propósito de los camellos inexistentes en El Corán- los árabes creen que no se puede liberar al camello de a carga de su joroba, porque podrían dejar de ser camellos.

Punto final: ¿Qué implicaciones tiene que el Concejo de Cali y Planeación modifiquen el uso del suelo alrededor del Club San Fernando para que sea comercial y no recreativo? La fichas normativas son foco de corrupción. Si el Club se vende deberían devolver a la ciudad el monumento de la platonera del chontaduro.

vozcomun@yahoo.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.