Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/04/05 18:02

    Del conocimiento apasionado al ambientalismo infuso

    Las ciencias ambientales requieren de un especial cuidado en la discusión de sus agendas de trabajo, métodos y resultados.

COMPARTIR

Todas las personas, por naturaleza, defendemos nuestros cuerpos, los de quienes amamos y el sitio en que habitamos con ellos. Este acto habitual produce un conocimiento genuino, espontáneo e inevitablemente apasionado, derivado de la experiencia cotidiana procesada con un mínimo de conciencia: lo más parecido a la “ciencia infusa” que predicaban algunas escuelas religiosas para referirse al discernimiento de lo sagrado, incuestionable por su origen, como los derechos humanos, pero eventualmente… letal.

Las pasiones, sabemos, incluso la indignación, el pesar o la lujuria son fuente poderosa y bienvenida de inspiración e innovación, pero también lo son de confusión y pérdida de perspectiva: con frecuencia debemos llamar la atención de las personas acerca de sus sesgos, derivados de la “infusión” cognitiva, a riesgo de que la misma pasión haga inviable el diálogo. No hay, por otra parte, nada que sea a la vez más legítimo y contradictorio que la expresión “yo sé lo que me conviene”.

Las ciencias ambientales, dedicadas a entender las relaciones ecológicas de las personas con su entorno y entre ellas, se prestan de manera especial a la distorsión y el sesgo derivados del conocimiento apasionado, fácilmente transformado en ambientalismo infuso, y por ello requieren de un especial cuidado en la discusión de sus agendas de trabajo, métodos y resultados: vemos cómo la gestión del conocimiento en estos temas resbala con frecuencia, creando condiciones especialmente atractivas para los medios de comunicación.

Por este motivo, acepto con gusto la invitación de Semana.com para escribir una breve columna con regularidad, invitando a debatir abiertamente la forma en que construimos, distribuimos y adoptamos el conocimiento ambiental, con que tomamos decisiones en nuestro país o en el mundo, de manera que colectivamente mejoremos la calidad de una discusión que considero profundamente deteriorada y dogmática, a la vez que comprensible pero torpemente polarizada.

Llena de apasionamiento por la vida, lo que es magnífico, pero también de conocimiento infuso, que es fatal. No hay libertad ni progreso democrático cuando las preguntas que se hacen ya vienen con las respuestas incluidas, algo que practican por igual comunidades locales, gobiernos, organizaciones no gubernamentales y academias poco rigurosas, llenas de expertos... infusos.

Directora Instituto Humboldt

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.